Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 21 mayo |
San Cristóbal Magallanes y compañeros mártires
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

Jardinería con niños para el crecimiento espiritual

Girl in the garden

Ground Picture | Shutterstock

Daniel Esparza - publicado el 02/05/24

A través de la experiencia compartida de cuidar un huerto, embellecemos nuestro entorno y cultivamos una conexión más profunda con nuestros hijos y con la creación de Dios

¿Ha pensado alguna vez cómo la jardinería puede ayudar a los niños a crecer espiritualmente? Siendo una práctica que existe al menos desde el Neolítico, es natural que la jardinería ofrezca una gran riqueza de metáforas para el crecimiento espiritual.

Al igual que en la parábola del sembrador, donde las semillas caen en distintos tipos de tierra, nuestras vidas ofrecen un terreno fértil para cultivar las virtudes.

En la tradición católica, figuras como Santo Tomás de Aquino, siguiendo a Aristóteles, exploraron el concepto de potencia y acto, utilizando a menudo la metáfora del potencial que encierra una semilla para convertirse en una planta floreciente.

Cultivar un huerto con los niños no es solo una actividad divertida, sino una forma poderosa de alimentar los corazones jóvenes.

garden

Cultivar el respeto por la creación

Al igual que una semilla encierra el potencial de una magnífica floración, los niños poseen una capacidad inherente para la virtud. La paciencia, el cuidado y el respeto por la creación son semillas que podemos ayudar a cultivar a nuestros hijos. Mientras labramos la tierra y plantamos nuestras semillas con ellos, les mostramos la importancia de la perseverancia.

El lento y constante proceso de crecimiento refleja el desarrollo de un buen carácter. Les explicamos el ciclo de la vida: la dependencia de la luz del sol y la lluvia, de los tiernos cuidados y, tal vez, incluso de la delicada danza entre el depredador y la presa, si es que algún bicho decide comerse nuestras plantas.

Esto fomenta el sentido de admiración por la creación de Dios y la responsabilidad de cuidarla, en consonancia con el mensaje de Laudato Sisobre la protección del medio ambiente.

Un pequeño brote que se abre paso en la tierra es una lección tangible de esperanza y del poder de la nutrición. Cuando los niños riegan las plantas y las ven florecer, aprenden la importancia de la responsabilidad y la alegría de cuidar algo precioso.

La cosecha (ya sean tomates gordos, girasoles o simplemente una planta de interior a la que le han salido hojas nuevas) se convierte en una celebración de sus esfuerzos y una recompensa por su paciencia. Así, la jardinería ofrece oportunidades para hablar de los valores católicos.

La parábola del sembrador

planting trees, sapling bud

El ciclo de la siembra y la cosecha conecta perfectamente con la parábola del sembrador en la que Jesús subraya la importancia de recibir la palabra de Dios con el corazón abierto.

Puedes incluso contar la parábola a tus hijos una y otra vez, ya que a menudo les encanta escuchar la misma historia una y otra vez. Además, la delicadeza de los semilleros puede dar lugar a grandes debates sobre la dulzura y la compasión. Incluso el acto de escardar puede ser una metáfora para eliminar la negatividad de nuestras vidas.

A través de la experiencia compartida de cuidar un jardín, no solo embellecemos nuestro entorno, sino que también cultivamos una conexión más profunda con nuestros hijos y con la creación de Dios. Como nos recuerda el Papa Francisco en Laudato Si’, “labrar la tierra, sembrar semillas y recoger la cosecha son actividades impregnadas de una gracia especial” (Laudato Si’, 9).

Cultivar un huerto con los niños es una forma maravillosa de vivir esta gracia, plantando semillas no solo en la tierra, sino también en los corazones y las mentes de la próxima generación.

Tags:
familiajardinniñospadres-hijos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...




Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.