Aleteia logoAleteia logoAleteia
lunes 27 mayo |
San Agustín de Canterbury
Aleteia logo
Cultura e Historia
separateurCreated with Sketch.

Los secretos del cónclave de Venecia, el último fuera de Roma

shutterstock_2369931465.jpg

Shutterstock

Camille Dalmas - publicado el 29/04/24

Entre 1799 y 1800, la isla de San Jorge, en Venecia, acogió el último cónclave fuera de Roma. Informamos sobre el lugar donde, en plena Revolución Francesa y tras muchas dilaciones, se eligió al Papa Pío VII

El 19 de agosto de 1799, el Papa Pío VI murió en Valence, Francia, donde había sido prisionero de los ejércitos revolucionarios. Recibió sepultura civil en el cementerio municipal. La situación para la Iglesia era desastrosa: se encontraba sin líder y también sin territorio, ya que los Estados Pontificios se habían disuelto en 1798.

Roma estaba en manos de los franceses, que habían saqueado la basílica de San Pedro. Pío VI se había anticipado a esta situación publicando una ordenanza que decretaba que el cónclave se celebraría en la ciudad con más cardenales. En aquella época, el Colegio Cardenalicio solo contaba con 45 miembros, repartidos por toda Europa. Encontrar un lugar adecuado para el cónclave, a pesar de las directrices de Pío VI, fue una tarea difícil. Finalmente, los cardenales aceptaron la oferta del emperador del Sacro Imperio Romano Germánico Francisco II, que se ofreció a financiar un cónclave íntegramente en Venecia, que había sido austriaca desde la firma del Tratado de Campo Formio en 1797.

El lugar elegido para el cónclave fue la Isola San Georgio Maggiore, una pequeña parcela de tierra a la entrada del Gran Canal que había estado ocupada por un monasterio benedictino desde el siglo X. Centro intelectual, artístico y espiritual conocido en toda Europa desde la Edad Media, alberga una magnífica basílica diseñada por el arquitecto Andrea Palladio.

Durante su visita en 1797, los franceses saquearon profusamente el lugar, llevándose consigo las Bodas de Caná de Veronese, que aún hoy pueden contemplarse en el Louvre. Pero los benedictinos permanecieron en el lugar, como demuestra la presencia de dos monjes adscritos al mayor monasterio benedictino de Italia, el de Praglia.

shutterstock_539566516.jpg

La sala del cónclave no se encuentra en la espaciosa basílica palladiana, que está abierta al público y se utiliza regularmente para exposiciones de arte sacro contemporáneo organizadas por la organización Benedicti Claustra Onlus.

Para acceder a la sala que ahora se conoce como «sala del cónclave», hay que subir a un edificio contiguo, al que solo se puede acceder con cita previa. Antes de subir, desvíese a la Capilla de la Deposición, llamada así por la última obra maestra de Tintoretto, una Deposición en el Sepulcro, que se encuentra detrás del altar. Hoy es el lugar de oración diaria de la pequeña comunidad benedictina.

Pero volvamos al Sínodo, que se inauguró en noviembre con la presencia de 33 cardenales, en su mayoría italianos, que llegaron a ser 35 con los recién llegados. Los cardenales están sentados en el «coro notturno», la capilla donde los monjes solían ir a rezar por la noche. Un lugar de silencio y oración, ideal para nombrar a un Papa capaz de sacar a la Iglesia de las sombras en las que entonces estaba sumida.

La bóveda enlucida de blanco contrasta con el flamígero techo pintado por Miguel Ángel en la Capilla Sixtina, pero la sala también tiene sus maravillas artísticas.

La Salle du Conclave
La Salle du Conclave

El mobiliario es mínimo: sillería de madera oscura, un mueble central a juego y un altar mayor. Este último llama inmediatamente la atención por el cuadro que hay sobre él. Se trata de San Jorge y el Dragón, de Andrea Carpaccio, que representa al santo del siglo III atravesando a su adversario con su lanza. Los historiadores creen que el cuadro se pintó probablemente para la basílica, que está dedicada no solo al protagonista del cuadro, sino también a san Esteban, cuyo martirio se representa al fondo.

Autel de la Salle du Conclave avec Saint Georges et le Dragon de Carpaccio
Autel de la Salle du Conclave avec Saint Georges et le Dragon de Carpaccio.

Una batalla política

Por debajo de esta escena épica, se libraba otra batalla, más política, entre los 35 cardenales participantes, en la que la principal cuestión en juego era cómo responder a los cambios provocados por la Revolución Francesa.

Las cosas se complicaron aún más por el hecho de que el camarlengo -que tenía los poderes del Papa durante la vacante- murió en pleno cónclave. Sin embargo, el árbitro de los debates fue el cardenal Consalvi, elegido secretario del cónclave, y que se convertiría en uno de los secretarios de Estado más notables de la historia.

Otro actor importante fue el cardenal Franz von Herzan, que había llegado tarde para representar al emperador de Austria. Al igual que el Rey de España -y en su día el Rey de Francia-, el Emperador de Austria tiene derecho exclusivo de veto durante el cónclave. Dado que el cónclave se celebraba en Austria, el emperador pretendía instalar en el trono de Pedro a un pontífice que le fuera favorable. Pidió a Herzan que transmitiera el mensaje de que rechazaría a todos los cardenales procedentes de Francia, España, Génova o Nápoles.

Había dos candidatos opuestos: el cardenal Mattei, arcipreste de San Pedro en Roma y de línea dura contra la Revolución, y el cardenal Bellisomi, obispo de Cesena -entonces bajo dominio francés-, que parecía más capaz de negociar. La votación se prolongó durante varios días y Bellisomi obtuvo finalmente suficientes votos para ser elegido, pero el cardenal Herzan utilizó la amenaza de un veto imperial para bloquear su elección. La elección se complicó aún más con la aparición de un tercer «candidato», el cardenal Hyacinthe-Sigismond Gerdil, un saboyano que dirigía la Congregación del Índice.

Las maniobras se multiplicaron, y España también amenazó con utilizar su veto contra el cardenal Mattei. El cónclave parecía estancado a finales de enero. Febrero no cambió nada, sin que surgiera ningún candidato en Venecia.

El discreto Barnaba Chiaramonti

En marzo, se propuso el nombre del discreto Barnaba Chiaramonti, obispo benedictino de Imola. El cardenal Herzan se vio acorralado e intentó persuadir a Chiaramonti para que aceptara, pero quería que nombrara a un Secretario de Estado especialmente conservador.

Chiaramonti no quería ser Papa, pero parecía ser el único candidato neutral para todos los partidos, y recibió el apoyo directo del cardenal Consalvi. En la mañana del 14 de marzo de 1800, la votación fue unánime: Gregorio Barnaba Chiaramonti fue elegido y tomó el nombre de Pío VII, en deferencia a su predecesor Pío VI.

En una pequeña escalera escondida en un rincón de la sala del cónclave, hay una columna agujereada que, según se dice, se utilizó para producir el humo blanco con las papeletas de votación. El recuerdo de la elección de Pío VII, el piadoso benedictino y hábil pontífice, se conserva aquí con deferencia: el lugar del cardenal Chiaramonti está marcado y una placa conmemora el acontecimiento. Hay varios cuadros magníficos de Pío VII tanto en la basílica como en el convento.

El cónclave duró más de tres meses, y el periodo de Sede Vacante más de seis meses. Fue el último cónclave fuera de Roma. El desafío al que tuvo que enfrentarse Pío VII fue tan grande como esta elección excepcional: unos meses antes, en noviembre de 1799, otra reunión a puerta cerrada en el castillo de Saint-Cloud había desembocado en el golpe de Estado del general Bonaparte. Sería el gran adversario del nuevo pontífice.

Tags:
historiaitaliapapa
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...




Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.