Aleteia logoAleteia logoAleteia
viernes 01 marzo |
San Félix III, Papa
Aleteia logo
Historias que inspiran
separateurCreated with Sketch.

Consalvi, el cardenal que plantó cara a Napoleón y sigue inspirando la diplomacia vaticana

SIGNATURE DU CONCORDAT

© Leemage via AFP

Signature du Concordat le 5 juillet 1801.

Anna Kurian - publicado el 23/01/24

Bajo el pontificado de Pío VII, el cardenal Ercole Consalvi (1757-1824) fue el hombre clave en las negociaciones del Concordato firmado con Napoleón, así como en el Congreso de Viena, que reorganizó Europa tras la caída del Imperio

El futuro de Aleteia depende de la generosidad de sus lectores.
Para garantizar que Aleteia siga siendo y para difundir la esperanza,
haz una donación a Aleteia

DONE AHORA

Una «figura fascinante». El Secretario para las Relaciones con los Estados, el arzobispo Paul Gallagher, no ocultó su admiración por el cardenal Ercole Consalvi (1757-1824) al presentar en Roma, a principios de enero, las iniciativas organizadas con motivo del bicentenario de su muerte. «Para mí, el cardenal Consalvi es una inspiración en medio de los muchos problemas que tenemos que afrontar hoy y que parecen imposibles de resolver», dijo el arzobispo británico, eje de la diplomacia vaticana.

El cardenal que se quitó a Napoleón de encima

Nacido en Roma el 8 de junio de 1757, Ercole Consalvi se formó en la Academia de Nobles Eclesiásticos de Roma de 1776 a 1782. En 1799, con ocasión del cónclave de Venecia que eligió a Barnaba Chiaramonti -que se convertiría en Pío VII-, se dio a conocer como secretario. En el primer año de su pontificado, 1800, el Pontífice italiano le nombró Secretario de Estado y le creó cardenal.

La tarea no fue fácil durante este periodo turbulento: Pío VII y Napoleón estaban ocupados negociando la introducción de un régimen concordatario. El objetivo era llegar a un acuerdo sobre las relaciones entre Francia y los Estados Pontificios, en un momento en que la Revolución Francesa de 1789 había puesto fin a los privilegios de la Iglesia en Francia y provocado la división de la institución entre una Iglesia constitucional dependiente de la República Francesa y una Iglesia llamada «refractaria», leal al pontífice.

Esto marcó el inicio de la gran carrera política del cardenal Consalvi, que siguió siendo un simple diácono durante toda su vida, pero mantuvo relaciones con los dirigentes europeos.

Su intransigencia, en línea con la de Pío VII, permitió el renacimiento de la Iglesia de Francia. El Vaticano estaba dispuesto a renunciar a todo para que la Iglesia recuperase su unidad y su libertad. El Concordato firmado el 15 de julio de 1801 costaría caro a la Iglesia, que perdería en la cuestión de los bienes del clero, pero el objetivo del Papa se había logrado: la Iglesia constitucional había desaparecido y se reconocía la autoridad del Pontífice.

Entretanto, las negociaciones habían sido tormentosas. Las crónicas hablan de una rabieta durante la cual Bonaparte amenazó al cardenal Consalvi: «¡Te destruiré! El italiano replicó: «¡Llevamos mil 800 años intentándolo y no lo hemos conseguido!» También fue uno de los 13 «cardenales negros» que se negaron a asistir a la segunda boda de Napoleón en 1810.

Unos años más tarde, Ercole Consalvi fue una de las figuras clave del famoso Congreso de Viena (1814-1815). Este acontecimiento, que reorganizó el continente europeo tras la derrota de Napoleón, fue un éxito para la Santa Sede, que recuperó sus Estados Pontificios y el patrimonio de sus Museos, que constituyen una gran parte de las colecciones actuales. La infatigable mano derecha de Pío VII murió diez años después, declarando: «Estoy sereno».

El «consalvismo», que debe su nombre a este astuto estratega, ha pasado a designar una cierta diplomacia papal de realismo político. Esta visión favorecía las relaciones directas entre la Santa Sede y los gobiernos nacionales, sin pasar por instancias intermediarias como los episcopados nacionales.

Nunca se rindió, ni siquiera en los momentos más oscuros

«Hoy no podemos aplicar su doctrina, pero su persona y su deseo de servir son inspiradores», dijo el arzobispo Gallagher. El Secretario de Estado de Pío VII «no se rindió, ni siquiera en los momentos más oscuros, cuando todo parecía perdido, siguió adelante, tenía fe en su misión y en la contribución que podía hacer el papado».

Aunque el papel de los Papas es diferente hoy en día, «la Santa Sede todavía tiene una contribución que hacer por el bien de la humanidad» y la diplomacia eclesiástica «todavía tiene su papel», se defendió el arzobispo británico. Y añadió: «Frente a los desafíos del mundo actual, cuando las soluciones se nos escapan, cuando no hay una visión muy clara para resolver los problemas, Consalvi es una figura inspiradora por su compromiso y su coraje».

Además, el Congreso de Viena, al que contribuyó a dar forma, «fue un ejemplo de multilateralismo de gran éxito» y «uno de los momentos más importantes de la historia europea», subrayó el arzobispo Gallagher. Diplomático «brillante» y verdadero «ícono» en la historia de los Secretarios de Estado, el cardenal Ercole Consalvi sigue siendo hoy un modelo para la diplomacia vaticana.

Tags:
cardenalfranciavaticano
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...




Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.