Aleteia logoAleteia logoAleteia
lunes 27 mayo |
San Agustín de Canterbury
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

¿Debo hacer oración en silencio o en voz alta?

kobieta podczas modlitwy uwielbienia spogląda w górę i uśmiecha się radośnie

Dikushin Dmitry | Shutterstock

Valdemar de Vaux - publicado el 14/04/24

Para quien quiere hacerse amigo de Dios, la oración es sin duda el mejor medio de crecer en intimidad con Él. Pero ¿se puede dialogar sin palabra externa?

“Que mi oración se eleve ante ti como incienso”, dice el magnífico salmo 141 recitado en Vísperas. ¿Qué mejor manera de expresar el hecho de que la oración es ante todo una ofrenda interior, un impulso del alma, un movimiento invisible pero real, materializado por el tiempo y el espacio concedidos a Dios?

Por eso, la oración es, la mayoría de las veces, un tiempo de silencio, propicio a la intimidad y a la interioridad. Cristo mismo lo dijo en su Sermón de la Montaña:

“Cuando ores, retírate a tu habitación más apartada, cierra la puerta y ora a tu Padre que está presente en lo secreto; tu Padre que ve en lo secreto te recompensará”. (Mt 6,6).

Así pues, al Creador no le interesan tanto las manifestaciones externas como el deseo profundo del corazón.

Evitar un diálogo unidireccional

El silencio del alma en la oración es también una forma de evitar un diálogo unidireccional. Dado que Dios es invisible, existe un gran riesgo de hablarle sin dar cabida a su alteridad.

Una solución a esta preocupación puede encontrarse en la oración de adoración, que hace real la presencia del Otro, o en la lectura de la bien llamada Palabra de Dios.

En el silencio, como el profeta Elías, el amigo de Cristo descubre que el Creador no se deja ver en el ruido y la furia, sino en “el susurro de una suave brisa” (cf. 1 Re 19,12).

Silencio o no, es el deseo del alma lo que importa al Señor”.

Puesto que la fe cristiana es siempre una línea de cresta, el salmo que sigue al citado anteriormente en el Oficio de Vísperas es el 142, cuyas palabras iniciales suenan como una desautorización: “¡Con voz plena clamo al Señor! A plena voz imploro al Señor”.

En una audiencia sobre la oración, el 21 de abril de 2021, el Papa Francisco insiste en este punto: “La primera oración humana es siempre una recitación vocal”, antes de promover la recitación de oraciones como el Ave o el Pater que “nos llevan de la mano”.

Un regalo del Creador a través de su Iglesia

Para el sucesor de Pedro, estas oraciones son una buena manera de evitar el orgullo. En particular, porque educan nuestra relación con Dios y nos recuerdan que esta relación es siempre un don del Creador a través de su Iglesia. Este es uno de los frutos de la liturgia, que impone a todos un rito que modela y objetiva el diálogo entre Dios y los hombres.

Silencio o no, lo que importa al Señor es el deseo del alma. Aunque sea silenciosa, la oración hipócrita y autosatisfecha del fariseo que “se paraba y oraba en sí mismo” (Lc 18,11) no agrada a Aquel que nunca ha expresado mejor el deseo de su corazón misericordioso que en la Cruz: “Tengo sed” (Jn 19,28).

Tags:
oraciónpalabrasilencio
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...




Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.