Aleteia logoAleteia logoAleteia
sábado 02 marzo |
Santa Ángela de la Cruz
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

La avaricia favorece las injusticias

young-miser

Prostock-studio-Shutterstock

Mónica Muñoz - publicado el 30/01/24

Un pecado capital muy común es el de la avaricia, que impide a la persona compartir con generosidad sus bienes materiales y la vuelve infeliz

El futuro de Aleteia depende de la generosidad de sus lectores.
Para garantizar que Aleteia siga siendo y para difundir la esperanza,
haz una donación a Aleteia

DONE AHORA

Un afán de tener más corrompe el espíritu, pues empaña la visión del alma y le impide ver las necesidades de los demás. El libro del Eclesiastés dice:

«El que ama el dinero nunca tiene lo suficiente: ¿por qué, entonces, perseguir una satisfacción que nunca llegará? Esto no tiene sentido» (Ecl 5, 9).

Obtener bienes materiales no es pecado, nuestro Señor Jesucristo nunca dijo que estuviera mal que existieran los ricos. Para Él, el problema estaba en que la riqueza se puede convertir en el centro de la vida del que la tiene o la procura, olvidándose de Dios y de su prójimo. Por eso, caer en esta tentación acarrea muchos males, el mismo Señor Jesús habló de este vicio:

«Miren, y guárdense de toda avaricia; porque la vida del hombre no consiste en la abundancia de los bienes que posee» (Lc 12, 19, 15).

El amor al dinero es la raíz de todos los males

Tener bienes es un sueño para mucha gente en la actualidad. Lamentablemente, existe un alto índice de pobreza en el mundo, y aunque no es una regla general, puede suceder que, cuando a esas personas les empieza a ir bien, desean tener cada vez más. Aunque también ocurre a quienes nacieron ricos.

San Pablo exhorta en la Primera carta de Timoteo (6, 7-11) de la siguiente manera:

«Pues al llegar al mundo no trajimos nada, y al dejarlo tampoco nos llevaremos nada. Conformémonos entonces con tener alimento y ropa. Los que quieren ser ricos caen en tentaciones y trampas; un montón de ambiciones locas y dañinas los hunden en la ruina hasta perderlos. Debes saber que la raíz de todos los males es el amor al dinero. Algunos, arrastrados por él, se extraviaron lejos de la fe y se han torturado a sí mismos con un sinnúmero de tormentos. Pero tú, hombre de Dios, huye de todo eso. Procura ser religioso y justo. Vive con fe y amor, constancia y bondad».

helping hands

Ser generosos es un acto de justicia

Es verdad que cada quien tiene lo que ha ganado con su trabajo y esfuerzo, por lo menos así debe ser. Pero no debemos olvidar que la providencia divina se encarga de darnos lo que necesitamos para vivir. Y también es cierto que solo somos administradores de los bienes que Dios nos da. Eso nos debe hacer reflexionar sobre el destino de lo que tenemos de más: le pertenece a la gente menos favorecida.

Por ello, es un acto de justicia que compartamos nuestros bienes con aquellos más necesitados, porque si en nuestra casa sobra, seguro le está haciendo falta a alguien más. Seamos generosos y compartamos nuestra riqueza, sea mucha o poca, para alejarnos de la avaricia que nos puede llevar a la perdición.

Tags:
dinero
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...




Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.