Aleteia logoAleteia logoAleteia
lunes 04 marzo |
San Casimiro
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Soberbia, el pecado que hundió a la humanidad en la desgracia

Soberbia

Prazis Images-Shuttrerstock

Mónica Muñoz - publicado el 22/01/24

Uno de los siete pecados capitales que trajo la perdición al género humano desde su origen es una plaga actual que debemos combatir

El futuro de Aleteia depende de la generosidad de sus lectores.
Para garantizar que Aleteia siga siendo y para difundir la esperanza,
haz una donación a Aleteia

DONE AHORA

Los defectos de carácter, sin duda, afean a la persona porque le impiden mantener relaciones interpersonales sanas y enriquecedoras. Por supuesto, todos los seres humanos viajamos en el mismo barco y nos dirigimos hacia el mismo destino, lo cual deberá ser una motivación para procurar hacernos más llevadera la existencia y dejar de amargarnos y de dificultarle la vida a los demás.

Sin embargo, nuestras debilidades espirituales son complicadas de dominar debido a las fallas que existen desde el origen y que pusieron a todo el género humano en la difícil situación de tener que luchar diariamente para eliminar lo que le estorba para alcanzar el Cielo. Porque, si los defectos permanecen sin trabajarse, se convertirán fácilmente en pecados que nos alejarán de Dios y de la gloria.

La caída del hombre y del demonio

Sabemos que, desde el principio, Dios hizo al hombre y a la mujer a su imagen y semejanza (Gn 1, 27). El Catecismo de la Iglesia católica dice que «la Revelación nos da la certeza de fe de que toda la historia humana está marcada por el pecado original libremente cometido por nuestros primeros padres» (CEC 390).

El Catecismo agrega que el precedente fue la elección libre de los ángeles caídos y menciona en el número 392 que «Esta ‘caída’ consiste en la elección libre de estos espíritus creados que rechazaron radical e irrevocablemente a Dios y su Reino. Encontramos un reflejo de esta rebelión en las palabras del tentador a nuestros primeros padres: ‘Seréis como dioses’ (Gn 3,5). El diablo es «pecador desde el principio» (1 Jn 3,8), «padre de la mentira» (Jn 8,44).»

VIRGIN MARY
La humildad de María es una poderosa arma contra el maligno

La raíz de todo: la sobrerbia

Querer ser como dioses, es decir, la soberbia de desear igualarse al Creador, fue el detonante de todo el mal en el mundo. Se perdió irremediablemente el paraíso terrenal y la naturaleza humana quedó atada a sus pasiones, «está herida en sus propias fuerzas naturales, sometida a la ignorancia, al sufrimiento y al imperio de la muerte e inclinada al pecado (esta inclinación al mal es llamada «concupiscencia») (405).

Por eso, continúa el Catecismo, «el Bautismo, dando la vida de la gracia de Cristo, borra el pecado original y devuelve el hombre a Dios, pero las consecuencias para la naturaleza, debilitada e inclinada al mal, persisten en el hombre y lo llaman al combate espiritual» (405).

Desterrar la soberbia de nuestras relaciones

Entendemos la raíz, pero las consecuencias que trae consigo son las que deben preocuparnos más. El hecho de creerse superior hace que la persona se aleje de los seres que ama porque los lastima con frecuencia. Se hace odiosa porque cree tener razón para todo, no sabe disculparse ni perdonar, ofende a quien no piensa como ella y todos le huyen porque no tiene capacidad para ceder.

Es necesario, entonces, desterrar esa terrible conducta, haciendo ejercicios de humidad. El que se siente superior a los demás, difícilmente encontrará la felicidad. Recordar que somos seres finitos y limitados, y que Dios es el dueño de nuestra vida, nos ayudará a ser más caritativos y sencillos de corazón, porque lo verdaderamente importante es amar a Dios y al prójimo sin buscar pisotearlo, sino tratándolo como hermano. Dios nos pedirá cuentas de ello.

Tags:
pecadosoberbia
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...




Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.