Aleteia logoAleteia logoAleteia
sábado 02 marzo |
Santa Ángela de la Cruz
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Los pecados capitales que no pierden vigencia

The-silhouette-of-a-selfish-crowd-holds-the-word-ego-shutterstock_1124268737.jpg

Prazis Images-Shutterstock

Mónica Muñoz - publicado el 15/01/24

Los pecados capitales no son una moda, sino vicios que pueden derivar en pecados más graves si no se saben controlar. Veamos de qué se trata

El futuro de Aleteia depende de la generosidad de sus lectores.
Para garantizar que Aleteia siga siendo y para difundir la esperanza,
haz una donación a Aleteia

DONE AHORA

Dios hizo al hombre bueno, como obra maestra de la creación, pues lo hizo a su imagen y semejanza (Gn 1, 26). Sin embargo, el pecado original debilitó su voluntad y quedó expuesto a toda clase de pecados, vicios y tentaciones que solo se pueden vencer con la gracia de Dios.

Y entendemos, como lo dice el Catecismo de la Iglesia católica, que el pecado es una ofensa a Dios, además, «es una falta contra la razón, la verdad, la conciencia recta; es faltar al amor verdadero para con Dios y para con el prójimo, a causa de un apego perverso a ciertos bienes. Hiere la naturaleza del hombre y atenta contra la solidaridad humana» (CEC 1849).

Pecados que se convierten en vicios

Respecto a este punto, el mismo Catecismo de la Iglesia católica identifica que hay diversidad de pecados, poniendo énfasis en lo siguiente:

«El pecado crea una facilidad para el pecado, engendra el vicio por la repetición de actos. De ahí resultan inclinaciones desviadas que oscurecen la conciencia y corrompen la valoración concreta del bien y del mal. Así el pecado tiende a reproducirse y a reforzarse, pero no puede destruir el sentido moral hasta su raíz» (CEC 1865).

Estos pecados «son llamados capitales porque generan otros pecados, otros vicios. Son la soberbia, la avaricia, la envidia, la ira, la lujuria, la gula, la pereza» (CEC 1866).

chica mirando de reojo – ar

Cómo vencerlos

Cada vicio en el que cae el ser humano resulta difícil de vencer, ya que la tentación es fuerte cuando la carne siente satisfacción, o bien, la conciencia se nubla de tal modo que, si no acude a los sacramentos, al ayuno y a la oración, será presa fácil del demonio que lo insta a continuar en el fango.

Además, cada pecado capital tiene una contraparte, es decir, una virtud que deberá ejercer para contrarrestar el daño provocado por el vicio que le aqueja:

Contra soberbia, humildad; contra avaricia, generosidad; contra lujuria, castidad; contra ira, paciencia; contra gula, templanza; contra envidia, caridad; contra pereza, diligencia.

Cada par de pecados y virtudes merecen una explicación más amplia y los iremos tratando en otros artículos, pero es prudente destacar que no pierden vigencia y están muy presentes en el mundo actual.

Por lo pronto, pidamos a Dios con mucha convicción, como lo hacemos en el Padre nuestro, que nos ayude a para no caer en la tentación.

Tags:
pecadovirtudes
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...




Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.