Aleteia logoAleteia logoAleteia
lunes 04 marzo |
San Casimiro
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

El sudario de Oviedo, ¿otro testigo de la Pasión de Cristo?

OVIEDO-SUAIRE-aurimages_0045402_4237

© Paul M. R. Maeyaert | Arcaid / Aurimages

Le reliquaire (Arca Santa) contenant le suaire d'Oviedo.

Marjorie Chatelus - publicado el 22/01/24

Desde 1988, ha sido objeto de amplios estudios científicos, cuyos resultados son sorprendentemente similares a los de la Sábana Santa de Turín

El futuro de Aleteia depende de la generosidad de sus lectores.
Para garantizar que Aleteia siga siendo y para difundir la esperanza,
haz una donación a Aleteia

DONE AHORA

Oviedo, capital de Asturias y punto de partida del camino primitivo a Santiago de Compostela, alberga una reliquia que nos sumergen en el corazón de la pasión de Cristo. Para los amantes de esta peregrinación, que comenzó en el siglo IX, la visita a la catedral es obligada antes de partir hacia Santiago. Menos conocido y publicitado que el de Turín, el sudario de Oviedo es aquí objeto de veneración constante desde hace siglos.

Se expone tres veces al año: el 14 de septiembre, el 21 de septiembre y el Viernes Santo. Esta antigua tela de lino mide 86×53 cm; ha sido empapada en sangre, y la mancha principal muestra la ubicación de la nariz, la boca y la frente del hombre cuya cabeza cubría (en un doble simétrico a lo largo de un pliegue del tejido).

Cómo llegó a Oviedo

Probablemente, el sudario se conservó en Jerusalén con gran cuidado y discreción durante los primeros siglos del cristianismo. En 614, la invasión persa impulsó a los cristianos a ponerlo a salvo. Tras una breve estancia en Alejandría, la reliquia, oculta en un cofre, fue llevada a la costa sur de España, a Cartagena, entonces una importante diócesis del Imperio de Oriente. Pronto fue depositada en Sevilla, durante el reinado del célebre San Isidoro.

A la muerte de este, la reliquia fue trasladada a Toledo, cuyo obispo era discípulo de Isidoro. En 711, los árabes musulmanes invadieron la Península Ibérica. La reliquia tuvo que ser escondida de nuevo, y se refugió en las montañas del Reino de Asturias, en Monsacro. Aún hoy, dos capillas mantienen vivo el recuerdo de su paso.

El sudario fue trasladado a Oviedo cuando se fundó la ciudad, o durante el reinado de Alfonso II (791-842). El soberano mandó construir la Cámara Santa, una capilla en la catedral destinada a albergar una serie de reliquias, cuya lista elaboró Alfonso VI dos siglos más tarde. La arqueta que hoy alberga el sudario data del siglo XII.

The Mistery Man

Pruebas coherentes con el relato evangélico

Los análisis realizados sobre la tela por el equipo del Centro Español de Sindonología (CES), sintetizados por Janice Benett en 2018, confirman la presencia de pólenes típicos de Palestina y del sur de Oriente Próximo, con punto de encuentro en Jerusalén.

Las pruebas concuerdan con el relato de los Evangelios: el sudario cubría el rostro de un hombre barbudo con el pelo largo atado detrás de la cabeza, que había sido torturado y ya estaba muerto cuando se utilizó el sudario.

Las manchas de sangre tienen un aspecto deslavado que puede explicarse por la presencia de un líquido parecido al agua, resultado de un edema pulmonar. Esto se debe a una muerte por asfixia lenta, como la que se produce al estar de pie sobre una cruz.

También hay heridas punzantes en la cabeza, causadas por pinchos como espinas, que sangraron cuando la persona aún estaba viva. Además, la nariz está ligeramente desviada e hinchada, señal inequívoca de que se la han roto. Por último, se encontraron importantes restos de polvo y suciedad alrededor de las fosas nasales, señal probable de una caída.

Al llevar la barra horizontal de la cruz, los condenados podrían haber tenido las manos atadas a ella y, por tanto, no podrían agarrarse si se caían. El análisis comparativo con la Sábana Santa de Turín revela que la sangre presente en ambos paños es del mismo grupo AB, lo que es relativamente raro en la población mundial (en torno al 5%).

Hay setenta puntos de coincidencia (tamaño de la nariz, forma de las manchas de sangre, etc.), lo que demuestra con toda probabilidad que se utilizaron para la misma persona, pero en momentos diferentes.

El viaje de fe del peregrino

Los estudios forenses han permitido remontar el curso de los acontecimientos tras la muerte del crucificado. En la cruz y durante el descendimiento de la cruz, las manchas revelan que su cabeza estaba inclinada hacia delante y sobre su brazo derecho. También podemos distinguir el rastro de una mano que intenta contener el flujo de sangre de las fosas nasales y la boca del crucificado.

A continuación, la tela, formando una especie de capucha, rodeaba completamente la cabeza después de que el cuerpo hubiera sido colocado horizontalmente y los brazos doblados hacia abajo. Si se examina el sudario bajo una luz rasante, se observan pliegues en una esquina: era el punto en el que se cerraba con un nudo.

De este modo, el poder de la tradición oral se une a la pericia científica, ofreciendo un resumen silencioso de cómo pudieron ser las últimas horas de la vida y el entierro de Cristo. Pero lo que realmente importa es la fe del peregrino. Como dijo Benedicto XVI del sudario de Turín, los rastros de sangre en estas reliquias hablarán siempre de «amor y vida (…). Es como un manantial que susurra en el silencio, y podemos oírlo, podemos escucharlo».

Descubra también un cuerpo de Jesús elaborado a partir de la Sábana Santa con extremo realismo:

Tags:
Jesúspasión de Cristoreliquias
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...




Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.