Aleteia logoAleteia logoAleteia
domingo 03 marzo |
Beata Concepción Cabrera de Armida
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

¿Por qué se llama «tiempo ordinario»?

sacerdote casulla

Pascal Deloche / Godong

Mónica Muñoz - publicado el 21/01/24

Terminados los tiempos fuertes dentro el calendario litúrgico, regresamos a la vida diaria que conocemos como "tiempo ordinario", igualmente profundo

El futuro de Aleteia depende de la generosidad de sus lectores.
Para garantizar que Aleteia siga siendo y para difundir la esperanza,
haz una donación a Aleteia

DONE AHORA

Terminaron los tiempos fuertes del Adviento y la Navidad y volvemos al tiempo ordinario. No es que sea menos importante, porque continuamos en la reflexión de los hechos de vida de nuestro Señor Jesucristo, pues estamos próximos a vivir otro momento cumbre del año litúrgico: la Pascua de Resurrección, precedida de la Cuaresma y la Semana Santa.

¿Qué significa, entonces, el tiempo ordinario? Para responder esta pregunta, es necesario recordar qué pasa durante el año litúrgico. La constitución Sacrosanctum Concilium explica que en ese lapso, la Iglesia «desarrolla todo el misterio de Cristo, desde la Encarnación y la Navidad hasta la Ascensión, Pentecostés y la expectativa de la dichosa esperanza y venida del Señor» (102).

Un círculo anual

Los tiempos fuertes, pues, se intercalan en el tiempo ordinario, durante el cual «la santa Iglesia venera con amor especial a la bienaventurada Madre de Dios, la Virgen María, unida con lazo indisoluble a la obra salvífica de su Hijo» y recuerda a «los mártires y de los demás santos, que llegados a la perfección por la multiforme gracia de Dios y habiendo ya alcanzado la salvación eterna, cantan la perfecta alabanza a Dios en el cielo e interceden por nosotros» (SC 103-104).

Revalorización del domingo

Además, durante este círculo anual, en el que se conmemoran los misterios de la Redención una vez al año, las riquezas del poder santificador y de los méritos de su Señor se hacen presentes en todo tiempo para que puedan los fieles ponerse en contacto con ellos y llenarse de la gracia de la salvación ( SC 102).

Y algo muy importante: el domingo, día del Señor, los fieles deben reunirse para que «escuchando la palabra de Dios y participando en la Eucaristía, recuerden la Pasión, la Resurrección y la gloria del Señor Jesús y den gracias a Dios» (SC 106).

Continúa el documento:

«Por esto el domingo es la fiesta primordial, que debe presentarse e inculcarse a la piedad de los fieles, de modo que sea también día de alegría y de liberación del trabajo. No se le antepongan otras solemnidades, a no ser que sean de veras de suma importancia, puesto que el domingo es el fundamento y el núcleo de todo el año litúrgico» (SC 106).

Tiempo de perfección espiritual

Por tanto, vivir el tiempo ordinario en la liturgia, debe significar para todos los que somos cristianos católicos, el momento propicio para reflexionar sobre la vida del Señor Jesús. Las lecturas de la sagrada Eucaristía nos ayudan a centrarnos en ese camino que llevó al Salvador al momento culmen de su pasión, muerte y resurrección, por ello, dejémonos conducir para que cada tiempo fuerte sea de provecho para nuestras almas y nos ayude a alcanzar la perfección espiritual.

Tags:
calendarioliturgiatiempo
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...




Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.