Aleteia logoAleteia logoAleteia
jueves 22 febrero |
La Cátedra de San Pedro
Aleteia logo
Actualidad
separateurCreated with Sketch.

Los artesanos de Notre Dame son tan inspiradores como su trabajo

Notre-Dame de Paris, charpente du choeur

Cécile Séveirac

Cécile Séveirac - publicado el 16/01/24

Una etapa decisiva en la reconstrucción de Notre Dame se completó el 12 de enero con la colocación de las últimas piezas del armazón del techo del coro

En la base de las obras de Notre Dame, el frío del aire en estos días invernales produce escalofríos. Escalofríos de frío, pero también de alegría y orgullo. Tras la subida del gallo a lo alto de la aguja a finales de diciembre, el 12 de enero marca una nueva etapa en el avance de las obras de restauración de la catedral. Es el día en que los carpinteros terminaron el armazón del tejado sobre el coro.

La construcción de este enorme «bosque» de robles comenzó el verano pasado. Para Philippe Jost, presidente del establecimiento público encargado de la reconstrucción, se trata de una nueva victoria.

«Estamos muy cerca de la reapertura, y la catedral ha recuperado el rostro y la silueta que todos conocemos y amamos», dice con una sonrisa. Luego añade con un toque de orgullo: «Es una estructura magnífica y hermosa de contemplar. Pero también es una obra perenne. Estamos muy seguros de que este armazón de roble macizo durará tanto como su predecesor, ¡al menos 860 años!»

Marcado por un ramo

Para simbolizar el final de este largo proyecto, tradicionalmente se coloca un ramo de flores en lo alto de la estructura. El carpintero más joven, Léonard de 21 años, tuvo el honor y la responsabilidad.

Se le puede ver subido a la estructura. A su alrededor se distinguen las siluetas de sus compañeros con cascos blancos, algunos de ellos caminando por los andamios de hierro que aún aprisionan Notre-Dame. Abajo, otros obreros y artesanos esperan, abrigados con sus abrigos y sus gorras caladas hasta los ojos.

Entre ellos, Julien, un carpintero de 42 años. «Es la culminación de un proyecto extraordinario. Visto desde fuera, ya que soy más carpintero que ebanista, este proyecto ha animado mucho a la empresa. También es una celebración de la gran cohesión creada en torno a Notre Dame», explica a Aleteia.

El silbato acalla la charla: La grúa levanta el gran ramo que cuelga de su extremo, acercándolo al ábside. Una vez cogido el ramo, se coloca un alfiler para asegurarlo. Vítores y aplausos puntúan la ceremonia. «¡Bien hecho, chicos!», exclaman los compañeros que han permanecido en el suelo.

Notre-Dame de Paris, charpente du choeur

Jóvenes, mayores, franceses, extranjeros…

Armand, de 16 años, es aprendiz en los talleres Perrault y ayudó a desmontar el ábside del armazón del techo, que se había montado en los talleres de Anjou. «Es maravilloso ver cómo se hace todo este trabajo», dice sonriendo y mirando hacia Notre Dame. «Es curioso, desde aquí parece tan pequeña, pero bajo la carpa era enorme. Poder contribuir a la restauración de un monumento como éste es increíble. Es pura historia», se maravilla.

Los carpinteros han bajado por fin de su percha de madera. Dorian es uno de ellos. Este treintañero de barba poblada, con el pelo envuelto en un pañuelo azul, se encargaba de convertir los troncos en vigas con un hacha larga. No oculta su orgullo por formar parte de esta empresa de larga tradición: «Me siento orgulloso del trabajo en sí, pero también porque seguimos perpetuando tradiciones, valores y una verdadera fraternidad».

Notre-Dame de Paris, charpente du choeur
Dorian, 30 ans, charpentier aux Ateliers Perrault.

Técnicas del siglo XIII para el futuro

Más adelante, Wallerand, de 25 años, charla con su hijo mayor, Dominique, alias «Doudou». El joven es especialista en logística de árboles. Se ha asegurado de que los árboles elegidos del bosque sean impecables para que puedan formar las 650 piezas que componen el armazón.

«Es toda una emoción estar hoy aquí. Todo es el resultado de un trabajo meticuloso con técnicas del siglo XIII. La madera que hemos visto cortar se está ensamblando y colocando en su sitio. Es un espectáculo espléndido, esta catedral levantándose de nuevo».

Vestido con traje de chaqueta y gorra Gavroche, el estilo de Anck se adapta perfectamente a la ocasión. Aleteia se reunió con él seis meses después de conocerles, a él y a Will, en los talleres Desmonts de Perriers-la-Campagne (Eure). Estos dos estadounidenses lo dejaron todo para trabajar en las obras de Notre Dame. Ambos trabajaron en la armadura del techo de la nave, que ahora está a la espera de ser erigida. Pero no dudaron en unirse a sus colegas para colocar el ramo en el armazón del techo del coro. «Llevo un año trabajando aquí y es la gran aventura de mi vida. Estoy muy emocionado de estar aquí», dice Anck.

Aunque este día marca el final del trabajo para muchos de los carpinteros, todos miran decididamente hacia el futuro. ¿No son ellos los nuevos constructores de catedrales?

«No es el final, es solo el principio», dice Dorian. «Voy a seguir mi camino y hacer obras que perduren. Quiero elegir inspirar a las nuevas generaciones». Definitivamente, Notre Dame está más viva que nunca.

Notre-Dame de Paris, charpente du choeur
Anck, charpentier venu des États-Unis.
Tags:
Notre Dame
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...



Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.