Aleteia logoAleteia logoAleteia
jueves 22 febrero |
La Cátedra de San Pedro
Aleteia logo
A Fondo
separateurCreated with Sketch.

Alegrías y tristezas del 87 cumpleaños del Papa Francisco

Pope Francis during his weekly general audience in Paul VI Hall at the Vatican

Antoine Mekary | ALETEIA

Anna Kurian - publicado el 15/12/23

Con motivo de la celebración del 87 cumpleaños del Papa Francisco, el domingo 17 de diciembre de 2023, hacemos un repaso de las alegrías y tristezas vividas por el Pontífice argentino durante el último año. Aleteia ha enumerado 12 de ellas

Desde el funeral de Benedicto XVI a principios de enero hasta sus urgentes llamamientos por la desgarrada Tierra Santa, el Papa Francisco ha vivido episodios de dolor este año. Pero también ha habido momentos de alegría: sus viajes, en particular, han dado al Pontífice un nuevo aliento.

Seis alegrías

1
El rejuvenecimiento de Lisboa

Si hay un viaje que ha sido una experiencia rejuvenecedora para el Pontífice, ha sido la Jornada Mundial de la Juventud en Lisboa, del 2 al 6 de agosto. «Volveré rejuvenecido», aseguró a los periodistas en el vuelo de ida. Durante este viaje, que tuvo lugar dos meses después de su importante operación abdominal, el sucesor de Pedro se sintió libre para improvisar ampliamente y acortar sus textos preparados de antemano. «Cuando hablo, busco la comunicación», confió después. Y con los jóvenes, añadió, prefería dar «el mensaje esencial» antes que «largos discursos». También pasó largos ratos con la multitud en el Papamóvil, bendiciendo a niños visiblemente felices.

2
Con el pequeño rebaño mongol

Una de las alegrías del Papa argentino es ir a las periferias. Con su viaje a Mongolia, del 31 de agosto al 4 de septiembre, para encontrarse con la minúscula comunidad católica – mil 400 creyentes – el Papa recorrió casi 7 mil kilómetros para animar a esta Iglesia embrionaria, centrada en lo esencial de la vida cristiana. Este primer viaje de un Papa a Mongolia le era también muy querido por la proximidad del país con la vecina China. Desde Ulán Bator, pudo enviar un mensaje a toda Asia, asegurándoles la voluntad de la Iglesia de caminar respetuosamente a su lado.

3
Una rosa de oro para María

En un gesto de devoción muy personal, el Papa regaló a su Virgen Romana favorita una rosa de oro. El 8 de diciembre, se dirigió a la basílica de Santa María la Mayor para presentar sus respetos a los pies del icono de la Virgen María, Salus populi romani, que tanto aprecia. Esta iniciativa se consideró el cumplimiento de un deseo en vísperas de su 87 cumpleaños. Tanto más cuanto que unos días más tarde se supo que el Pontífice argentino había hecho preparar su futura tumba en esta basílica y no en San Pedro.

4
El cariño desbordante de los marselleses

El Papa había insistido en que su viaje a Marsella de los días 22 y 23 de septiembre no era una visita a Francia, sino una visita para ayudar a los emigrantes en el Mediterráneo. Sin embargo, durante sus dos días en Francia, la Hija Mayor de la Iglesia sí se lo ganó, si hemos de creer la alegre exclamación «¡Hola Marsella! ¡Hola Francia!» que el Pontífice argentino exclamó en el estadio Velódromo al comienzo de la Misa que presidió. Francisco se declaró encantado y emocionado por la calurosa acogida que le dispensaron los marselleses, que le esperaban en el célebre estadio «como en casa».

Supporters of the Olympique de Marseille football club hold up a huge banner of Pope Francis as he arrives to celebrate mass at the Velodrome stadium in the southern port city of Marseille

5
Homenajes a Teresa de Lisieux

A lo largo del año, el 266º Papa dedicó momentos especiales de devoción a la persona a la que a menudo se ha referido como su santa favorita: santa Teresa de Lisieux. Con ocasión del 150 aniversario del nacimiento de la religiosa carmelita francesa (2 de enero de 1873) y del centenario de su beatificación (29 de abril de 1923), acogió sus reliquias el 7 de junio, en la audiencia general en la plaza de San Pedro, pero también en privado en su residencia Sainte-Marthe. Francisco firmó también una exhortación apostólica dedicada íntegramente a la Doctora de la Iglesia. Aprovechó la ocasión para reiterar su leitmotiv, invitando a los católicos a ir más allá de «una lógica legalista y moralizante», porque «al final, solo cuenta el amor».

6
La frescura del circo

El Santo Padre estaba debilitado por un agudo ataque de bronquitis que le obligó a cancelar su viaje a Dubái y a renunciar a leer sus propios discursos. Sin embargo, en la audiencia general del 29 de noviembre, Francisco recuperó inesperadamente la chispa gracias a algunos… números circenses. Al final de la audiencia, una compañía entró en el Aula Pablo VI, animando el escenario con malabares y proezas artísticas. El Papa fue todo sonrisas ante esta actuación. «El circo expresa una dimensión del alma humana; la de la alegría gratuita, la alegría sencilla, hecha con la mística del juego», encontró la fuerza para comentar a pesar de su evidente cansancio.

Seis penas

7
Adiós a Benedicto XVI

El año de Francisco comenzó de luto, con el funeral de su predecesor el 5 de enero. Aunque la celebración, en el frío glacial de la plaza de San Pedro, estuvo marcada por una gran sobriedad, el gesto final de su mano colocada sobre el féretro de Benedicto XVI, y su cabeza inclinada en profunda contemplación, quedaron en el recuerdo. Y con razón: sabemos, como él mismo confesaba a menudo, que el Pontífice argentino apreciaba la discreta presencia de Joseph Ratzinger, que vivía recluido en los Jardines Vaticanos. Hablaba con él y a veces le pedía consejo, viéndolo como un abuelo del que podía extraer sabiduría. Su partida dejó al 266º Papa un poco más solo en el trono de Pedro.

Funeral-mass-of-Pope-Emeritus-Benedict-XVI-Foto-Messa-Esequiale

8
El horror del conflicto en el este de la RDC

«Ante la violencia inhumana que habéis visto con vuestros propios ojos y experimentado en carne propia, seguimos conmocionados». Con estas palabras reaccionó el Papa tras conocer los horrores sufridos por las víctimas de la violencia en el este de la República Democrática del Congo, con las que se reunió en febrero. «No hay palabras; sólo hay que llorar, en silencio», dijo, visiblemente marcado por lo que acababa de oír y ver. Denunció los mecanismos étnicos y económicos que han sumido en el abismo a esta región del país.

9
Dos hospitalizaciones

A lo largo del año, el Pontífice fue hospitalizado en dos ocasiones en el hospital Gemelli de Roma. La primera, en marzo, por una afección pulmonar de la que, como explicaría más tarde, se salvó por los pelos. Durante sus 10 días en la policlínica, incluso tuvo que renunciar a rezar el Ángelus con los fieles, por primera vez en su pontificado. En junio, el Papa tuvo que volver de nuevo a su habitación del hospital para someterse a una operación en el abdomen, y aceptar someterse a otra anestesia general, después de la que se le practicó en 2021. Sin duda, será un calvario, ya que ha manifestado en repetidas ocasiones su reticencia a someterse a una intervención quirúrgica de tal envergadura.

10
Conmemoración en el cementerio militar

El 2 de noviembre, ante las 426 tumbas de soldados de la Commonwealth en el cementerio de guerra de Roma, en el barrio de Testaccio, el Papa lloró las «vidas destrozadas» y «sin futuro» de estos hombres, la mayoría de los cuales tenían «entre 20 y 30 años». Fue allí donde decidió celebrar la Misa por los difuntos el 2 de noviembre, bajo un cielo sombrío. Allí, el Papa dijo que pensaba en «los padres, las madres» que habían perdido a sus hijos en el campo de batalla, y se entristeció por «tantas lágrimas». «Las guerras son siempre una derrota; no hay victoria total […]. […] Se puede ganar […] pero detrás está la derrota del precio que se ha pagado», advirtió.

Pope Francis at the Rome War Cemetery for a mass to celebrate All Souls Day

11
Un viaje cancelado en el último minuto

Todo estaba listo para Dubai, adonde el Papa Francisco estaba decidido a viajar a toda costa para defender la causa del planeta en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP28), del 1 al 3 de diciembre. Eso sí, sin tener en cuenta la bronquitis aguda que obligó al argentino a permanecer en el Vaticano. Este viaje tan esperado, incluso en el ámbito internacional, no se llevó a cabo, muy a pesar del Pontífice. Aunque envió varios mensajes y desplazó al Vaticano a su mano derecha, el cardenal secretario de Estado Pietro Parolin, la voz del jefe de la Iglesia católica fue más débil a causa de la cancelación.

12
Las lágrimas en Tierra Santa

Tras el mortífero atentado de Hamás en Israel el 7 de octubre, el Papa Francisco no dejó de expresar su dolor y de pedir la liberación de los rehenes y el cese de la ofensiva israelí en la Franja de Gaza. Estos llamamientos no fueron escuchados por muchos, e incluso se criticó al obispo de Roma por su neutralidad. Su intento de recibir a las familias de los rehenes israelíes retenidos en Gaza, y luego, por separado, a los familiares de los palestinos que sufren el conflicto en Gaza, lejos de ser un éxito, incluso creó confusión y enfado en ambos bandos.

Tags:
papa francisco
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...



Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.