Aleteia logoAleteia logoAleteia
viernes 01 marzo |
San Félix III, Papa
Aleteia logo
Cultura e Historia
separateurCreated with Sketch.

El espacio entre palabras, un invento de los monjes copistas

MEDIEVAL-BOOK.jpg

Virag Nobile I Shutterstock

Morgane Afif - publicado el 12/12/23

Este signo invisible no apareció hasta el siglo VII, en el silencio de los monasterios irlandeses. Una mirada retrospectiva a la importancia vital de esta marca invisible

El futuro de Aleteia depende de la generosidad de sus lectores.
Para garantizar que Aleteia siga siendo y para difundir la esperanza,
haz una donación a Aleteia

DONE AHORA

Está ahí, pero no se ve. El espacio entre palabras no puede darse por sentado: ¿quién iba a pensar que habría que inventarlo? Aunque los primeros vestigios escritos datan de hace más de 5 mil años y nos llegan de la cuna de la humanidad, Mesopotamia, la escritura es un lenguaje que nació varias veces para transcribir la oralidad en arcilla, piedra, pergamino o papel. Y aunque la escritura no ha existido siempre, la puntuación ha tardado en llegar y la ruptura entre palabras ha sido gradual.

En los antiguos manuscritos griegos y latinos dominaba la scriptio continua, o escritura continua: el ojo se deslizaba a lo largo de bloques opacos de letras enfrentadas, organizadas en párrafos uniformes y rectangulares.

La lectura estaba reservada a unos pocos elegidos, y la inmensa mayoría de la población europea era analfabeta. El griego y el latín intentaron utilizar el punto medio durante un tiempo, pero nunca más se volvió a emplear. Como resultado, el texto solo revela su significado cuando se lee en voz alta, arrebatando a su lector un intento de puntuación.

Los inicios de la escritura moderna

Kobieta pisząca w pamiętniku

No fue hasta el siglo VII cuando los monjes de Irlanda, acostumbrados al alfabeto irlandés antiguo (una forma antigua de la lengua moderna) y con dificultades para descifrar textos latinos, intentaron reformar su ortografía. Empezaron a separar las palabras entre sí utilizando el espacio que hoy conocemos.

Fue también en esta época cuando empezaron a surgir los signos de puntuación, como la coma, que entonces no era más que una barra oblicua, y los inicios del signo de interrogación. Así apareció el signo calderón, una especie de «P» invertida [ ¶ ], que procede de una «C» de dos puntas, como abreviatura de la palabra capitulum, capítulo, y que indica el final de un párrafo.

Sin embargo, su uso se limitaba al mundo celta y anglosajón, ya que no fue hasta el reinado de Carlomagno, a finales del siglo VIII, cuando una reforma de la gramática impuso sus reglas a la escritura.

La separación de palabras estaba aún en pañales, y los intervalos entre palabras siguieron siendo aleatorios hasta el siglo XII. Fue entonces cuando las palabras se distinguieron por fin claramente unas de otras para eliminar ambigüedades de interpretación.

Con el espacio surgió una nueva práctica: la lectura silenciosa, mientras que hasta entonces los textos estaban destinados a ser proclamados. Un rastro lejano de ello se encuentra en las Confesiones de san Agustín, que se asombró al encontrar a Ambrosio de Milán leyendo un texto sin mover los labios: «Cuando leía, sus ojos recorrían la página y su corazón examinaba el sentido, pero su voz permanecía muda y su lengua inmóvil. […] A menudo, cuando íbamos a visitarle, le encontrábamos leyendo en silencio, pues nunca leía en voz alta».

A partir de entonces, la relación con el texto cambió, entrando en la intimidad del «yo»: ahora los lectores podían leer por su cuenta, por instrucción y luego por placer, y había nacido la literatura. Catorce siglos después, sonriamos y demos las gracias a esos benditos monjes irlandeses a los que debemos un poco de silencio y de respiro en este mundo.

Tags:
literaturamonje
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...




Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.