Aleteia logoAleteia logoAleteia
viernes 01 marzo |
San Félix III, Papa
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Un padre del desierto dice cómo liberarte del peso de la culpa

Homme ; Prière

© Shutterstock

Michel Gitton - publicado el 03/12/23

¿Qué nos dicen los Padres del Desierto para iluminar nuestra vida espiritual, en las circunstancias muy concretas de nuestra vida? Hoy, Abba Lot, un santo monje que vivió en un monasterio del Bajo Egipto en el siglo IV, nos habla del pecado y la penitencia. ¿Cómo liberarse del torbellino que se apodera de uno después de cometer un pecado?

El futuro de Aleteia depende de la generosidad de sus lectores.
Para garantizar que Aleteia siga siendo y para difundir la esperanza,
haz una donación a Aleteia

DONE AHORA

El abad Lot, famoso ermitaño del desierto egipcio, recibe un día la visita de un hermano muy agitado. Se da cuenta de que algo va mal:

«Se contaba de un hermano que había cometido una falta que, yendo a ver a abba Lot, estaba turbado, entrando y saliendo, incapaz de sentarse. Y abba Lot le dijo: «¿Qué te pasa, hermano?». Él respondió: «He cometido una gran falta, y no puedo confesarla a los Padres». El anciano le dijo: «Confiésamela, y la soportaré». Y él le dijo: «He caído en fornicación, y para poder hacerlo, he sacrificado [a los ídolos]».

El anciano le dijo: «Ten fe: la penitencia es posible; vete, siéntate en la cueva, come solo cada dos días, y yo soportaré contigo la mitad de tu culpa». Al cabo de tres semanas, el anciano estaba seguro de que Dios había aceptado la penitencia del hermano. Y éste permaneció sumiso al anciano hasta su muerte». (Lot, 2).

Empujando el peso de la culpa
En realidad solo hay una cosa capaz de liberarte de la culpa

Reparto de culpas

En respuesta a la pregunta directa del anciano: «¿Qué te pasa?», abrió por fin su corazón y confesó un grave pecado y su incapacidad para hablar de él con los monjes de la comunidad. Lot no lo dudó y se ofreció a confesar su pecado allí mismo, delante de él, añadiendo la promesa de «cargar» con él. Llevarlo significa asumir la carga, asumir la vergüenza, como si fuera culpa suya. Ni una sombra de juicio.

El otro hombre, tranquilizado, hace su confesión: ha tenido relaciones sexuales, sin duda con una mujer del pueblo vecino y, lo que es más grave, ha consentido una práctica idolátrica que ella debió exigirle antes de ceder. Hecha la confesión, espera la penitencia que se le impondrá, pero ahora está dispuesto a todo.

La penitencia es grave, pero no terrible: debe permanecer fuera de casa y comer cada dos días -la duración de la ordalía no está fijada-, pero el abate Lot se compromete a seguir la misma dieta que él para «soportar» la culpa de su penitente, como había prometido. Al cabo de tres semanas, la prueba terminó y el pecado fue perdonado.

Contribuir a su recuperación

Era una época en la que no existía la absolución sacramental o, más exactamente, en la que estaba limitada a los delitos públicos y, por ello, reservada al obispo. Pero va a seguir el mismo camino que nosotros en la penitencia: pasar del cargo de conciencia y el malestar a la verdadera contrición, confesar su falta para humillarse pero, al mismo tiempo, para mostrar que se aleja de su pecado, aceptar la «reparación» fija que recibe como una gracia y no como una carga, porque es la prueba de que puede contribuir a su recuperación, y finalmente esperar a que se le notifique su vuelta a la gracia.

Todo ello fue posible gracias a la intervención de Lot, lleno de bondad, pero también de firmeza: no se contentó con unas palabras tranquilizadoras, sino que tomó su lugar en el proceso de liberación, llevando literalmente a su penitente hasta el final de la cura. Esto es lo que se nos ofrece en cada confesión, con la certeza añadida que nos da la absolución de haber vuelto verdaderamente a la gracia con Dios.

Tags:
confesionculpapecado
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...




Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.