Aleteia logoAleteia logoAleteia
miércoles 06 diciembre |
San Nicolás de Bari, obispo de Mira
Aleteia logo
Historias que inspiran
separateurCreated with Sketch.

Una novia ciega pidió que todos llevaran los ojos vendados

novia-ciega-lucy

Lucy Edwards | Instagram

Tina Martinec Selan - publicado el 09/11/23

Esta novia pidió a sus invitados que vendaran sus ojos durante su boda. Así, todos "vieron" la boda igual que la novia, que es ciega desde los 17 años

La novia Lucy Edwards tiene 27 años. A finales de agosto se casó con su novio de toda la vida, Ollie Cave, pero como ella es ciega, la pareja inglesa tuvo una boda un poco diferente.

Ciega de ambos ojos desde los 17 años

Una rara enfermedad genética llamada incontinencia pigmentaria dejó a Lucy completamente ciega a los 17 años. Sus problemas empezaron cuando tenía cuatro años, cuando los médicos dijeron a sus padres que acabaría perdiendo la vista por completo.

A los 11 años quedó ciega del ojo derecho y a los 17 del izquierdo. Por aquel entonces, ella y Ollie no eran más que una pareja de novios. Lucy, que sabía lo que era vivir con una persona ciega, quiso poner fin a su relación y aliviar el tormento que le habría supuesto vivir con ella.

«Estaba realmente desesperada cuando pensaba en cómo sería mi vida. Pero Ollie me dijo: ‘Lucy, no voy a dejarte. Sé que no estarás triste por tu ceguera para siempre’. Fue entonces cuando me di cuenta de que él era el hombre con el que quería pasar mi vida».

Slepi svatje

Los invitados experimentaron el matrimonio con otros sentidos

Después de comprometerse en Tenerife en 2018, Lucy y Ollie se casaron en Londres este año. Al elegir su vestido de novia, Lucy sabía que quería un vestido con mucha textura para poder «verlo» con los dedos.

Encontró el vestido perfecto para ella en Eleganza, en Escocia, un precioso vestido de princesa hecho de muchas capas de tul, cosido con perlas, flores y lentejuelas destacadas. Eleganza le regaló el vestido a Lucy después de ver la cara que puso en cuanto se lo puso.

Al planear la boda, Lucy estaba preocupada por cómo saldría todo, ya que una boda es un acontecimiento en el que se viven tantas cosas a través de la vista, desde el vestido hasta el ramo, pasando por la decoración del salón de bodas…

«Me dolía el corazón de imaginar cómo todo el mundo me estaría mirando emocionado y sonriendo, pero yo no sería capaz de verlo».

View this post on Instagram

A post shared by Lucy Edwards #BlindNotBroken (@lucyedwardsofficial)

Cuando estaba pensando en cómo podría transformar el acontecimiento en uno que ella pudiera vivir de la misma manera que todos los demás, a ella y a Ollie se les ocurrió la idea de convertir la boda en un acontecimiento de varios días para todos los invitados, en el que todos los invitados a la boda, incluido el novio, llevarían los ojos vendados.

El salón de bodas estaba profusamente decorado con flores muy perfumadas, y la intensidad del aroma aumentaba desde la entrada hasta el pasillo. La sala se sonorizó en varios momentos y la ceremonia estuvo acompañada por un arpista. El novio también dio una sorpresa a la novia contratando al coro de su película favorita, Love Actually.

El novio «vio» el vestido de novia a su manera por primera vez

Cuando la novia se acercó al novio, que nunca antes había visto su vestido, ella le vendó los ojos y lloró de emoción. Lucy narra:

«De hecho, Ollie cayó de rodillas porque se sintió abrumado por la emoción al sentir mi vestido, lo bonito que era y lo bien que me sentía con él. Después de la ceremonia me dijo: ‘Ni siquiera necesitaba verlo con mis ojos. No sentí la necesidad de quitarme la venda porque sentí lo bonito que era tu vestido'».

Todos los invitados lloraron al sentir lo conmovedor del amor de Lucy y Ollie en el altar. Todos se metieron en la piel de la novia por unos instantes y miraron con sus ojos, que son los ojos interiores.

«Ciega, no rota»

Por supuesto, el camino de Lucy no ha sido fácil. «Al principio me daba miedo, mucho miedo. No conocía a nadie ciego, así que no tenía ningún apoyo ni ejemplo de cómo se puede vivir la ceguera con normalidad». Pero su lema es: Ciega, no rota.

Siempre animada a afrontar todas las dificultades y retos del camino, era una excelente estudiante y aprobaba los exámenes dictando sus respuestas. Se matriculó en Derecho, pero como se esforzaba demasiado, sufrió una crisis nerviosa.

Cuando se recuperó, terminó sus estudios con éxito y su primer empleo fue en la BBC, donde trabajó como periodista.

Ollie, su marido, la ha apoyado cariñosa y activamente todos estos años. Juntos aprendieron braille, él se pasaba horas enseñándole la ciudad y enseñándole a acostumbrarse a ir sola a las tiendas a comprar cosas básicas para mantener su sentido de la independencia y le enseñó a caminar con sus perros guía, ya que Lucy tiene dos.

Ahora Lucy es una empresaria independiente que se dedica activamente a sensibilizar sobre la vida con discapacidades, entre otras cosas, mediante publicaciones en sus redes sociales, donde tiene muchos seguidores. Su primer libro, Blind but not Destroyed, se publicará el año que viene.

«La ceguera es un don. Es cierto que he perdido la vista, pero he recibido la capacidad de ver el mundo de una forma realmente hermosa. Mi camino de aceptación y amor propio no ha sido fácil. Trabajo cada día para quererme de verdad y no desear que las cosas salgan de otra manera. Espero que mi historia inspire a muchas personas que también se enfrentan a barreras físicas o de otro tipo. Que un día ellos también se den cuenta de que pueden aceptar quiénes son y volver a volar».

Tags:
boda
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...




Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.