Aleteia logoAleteia logoAleteia
jueves 18 abril |
San Simeón, obispo de Seleucia y mártir
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Santos que vivieron en tiempos de gran agitación

saints

Public Domain

Meg Hunter-Kilmer - publicado el 16/02/23

Estos hombres y mujeres encontraron la santidad incluso cuando sus mundos parecían desmoronarse a su alrededor

Después de un tiempo de incertidumbre, miedo y sufrimiento a escala mundial, muchos de nosotros nos encontramos contando los días con cierta esperanza de que el futuro pondrá fin a los momentos en que hemos estado sufriendo.

Pero el 2023 no ha borrado la pandemia, restaurado la economía global ni resuelto la agitación política de ninguna nación. 

Afortunadamente, sabemos que los santos se forjan en tiempos de inquietud, quizás incluso más fácilmente que en tiempos de estabilidad. 

Mientras buscamos convertirnos en santos en un mundo tumultuoso, miremos a aquellos que se fueron antes. A esos que encontraron la santidad incluso cuando sus mundos parecían desmoronarse a su alrededor.

Beato Jaime Bonnaud (1741-1792)

Nació en Haití pero lo enviaron a Francia de niño para evitar las dificultades que su piel oscura le trajo como un niño birracial en las Américas. 

En Francia, lo educaron los jesuitas y pronto ingresó en la Compañía de Jesús

Cuando aún estaba en formación, la orden de los jesuitas se disolvió en Francia. Así Bonnaud se vio obligado a buscar otra forma de seguir su vocación en un seminario diocesano

Una vez ordenado, el Padre Bonnaud vivió de acuerdo con la regla jesuita lo mejor que pudo mientras servía como sacerdote en la arquidiócesis de París.

Más tarde se convirtió en vicario general de Lyon durante varios años, mientras la Revolución Francesa sacudía el país. Finalmente Jaime murió martirizado por negarse a jurar lealtad al estado.

Beata Catalina Jarrije (1754-1836)

Fue una campesina francesa que trató de dominar su espíritu travieso después de convertirse en laica dominica.

Sin embargo, cuando estalló la Revolución, descubrió que Dios la había hecho animosa a propósito

Pasó el tiempo de crisis contrabandeando sacerdotes de un lugar a otro, asegurándose de que ningún bebé quedara sin bautizar y nadie muriera sin los Sacramentos.

Bromeó y engañó a los revolucionarios, utilizando el sarcasmo y la actuación improvisada para salvar vidas. 

Después de la Revolución, volvió a una vida más tranquila de mendigar por los pobres, pero mantuvo su reputación como la heroína de los católicos locales.

Venerable Félix Varela y Morales (1788-1853)

Fue un sacerdote y estadista cubano, un profesor de seminario cuyas contribuciones intelectuales a Cuba fueron tan significativas que a menudo se le llama “el que nos enseñó a pensar”. 

Cuando fue enviado como representante al Parlamento español, Varela aprovechó esa oportunidad para pronunciarse a favor de la abolición de la esclavitud y la libertad de las colonias españolas.

Recibió una sentencia de muerte por su problema, pero escapó a Nueva York. Allí pasó el resto de su vida en el exilio, sirviendo a las comunidades de inmigrantes (particularmente a los irlandeses) y trabajando para formar a la Iglesia católica en América para liderar el camino de apoyo a los inmigrantes.

Segismundo Félix Felinski (1822-1895)

Nació en una familia orgullosamente polaca en una época en la que no existía una Polonia independiente. Su padre murió cuando él tenía 11 años.

Cuando tenía 18 años, su madre fue exiliada a Siberia por su sentimiento pro-polaco. El mismo Zygmunt estuvo involucrado en una revolución fallida antes de convertirse en sacerdote diocesano. 

Fue nombrado arzobispo de Varsovia mientras la ciudad estaba sitiada por los rusos, pero sirvió en Varsovia solo 16 meses antes de ser exiliado a Siberia durante 20 años. El arzobispo Felinski pasó el resto de su vida en semiexilio en la Ucrania moderna.

San Rafael Guízar y Valencia (1878-1938)

No tenía idea de la conmoción que le esperaba cuando lo ordenaron sacerdote en México a los 23 años.

Durante la Revolución Mexicana, se vio obligado a esconderse, viviendo como un sacerdote encubierto antes de huir a la Estados Unidos, Guatemala y Cuba. 

Después de años de exilio, le nombraron obispo de Veracruz y regresó a México. Incluso entonces, no estaba seguro, pasó la mitad de su episcopado de 18 años en el exilio o en la clandestinidad.

Beata Natalia Tulasiewicz (1906-1945)

Fue poeta, violinista, maestra de secundaria de mediana edad con tuberculosis y sueños de un doctorado. 

Pero cuando los alemanes invadieron Polonia, Natalia se convirtió en miembro de la resistencia, enseñando en secreto la cultura polaca antes de escabullirse a una fábrica alemana para llevar fe y esperanza a las mujeres polacas obligadas a trabajar allí. 

Los nazis finalmente descubrieron los círculos de oración y los retiros que Natalia estaba organizando y la enviaron a un campo de concentración. Allí continuó sirviendo como un faro de esperanza y apóstol de Ravensbrück hasta que murió asesinada en una cámara de gas.

Venerable Francisco Javier Nguyen Van Thuan (1928-2002)

Fue consagrado arzobispo de Saigón a los 47 años, una semana antes de la caída de Saigón ante las fuerzas comunistas. 

Unos meses más tarde, lo arrestaron y lo internaron en un campo de internamiento comunista durante 13 años, nueve de los cuales los pasó en régimen de aislamiento

Durante ese tiempo, el Arzobispo Van Thuan evangelizó a sus guardias, celebraba la Misa con su mano como un cáliz y pasó de contrabando mensajes de esperanza a su pueblo. Finalmente le liberaron pero lo enviaron al exilio durante sus últimos 11 años.

El Siervo de Dios Ragheed Aziz Ganni (1972-2007)

Fue un joven sacerdote popular que jugaba al fútbol y daba charlas en mítines juveniles

Pasó su sacerdocio reuniendo a su pueblo frente a los incesantes ataques terroristas contra los cristianos en su ciudad natal de Mosul

La parroquia de Ganni fue atacada al menos 10 veces, pero él se negó a vivir con miedo y dijo: “Sin la Eucaristía dominical no podemos vivir”. 

Lo asesinaron unos terroristas por negarse a mantener cerrada su iglesia después de que lo amenazaran.

Tags:
dificultadincertidumbresantidadsantosvalentía
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...




Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.