Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 21 mayo |
San Cristóbal Magallanes y compañeros mártires
Aleteia logo
Historias que inspiran
separateurCreated with Sketch.

George Sabé, marista en Alepo: “Hemos abierto nuestras casas a quien lo necesite”

VIRGIN MARY STATUE

By Smallcreative | Shutterstock

Imagen de la Virgen en las montañas de Maaloula, Siria.

Violeta Tejera - publicado el 13/02/23

George lleva años trabajando con los cristianos en Siria. Ha vivido el terremoto y cuenta la desgracia que vive el país desde hace años. Tienen miedo pero confiesa que su labor allí ahora es "dar luz a los que lo han perdido todo". "El papel de la Iglesia es servir".

George Sabé nació en Alepo. Se hizo religioso y decidió quedarse en Siria en el año 2012 para trabajar al servicio de los cristianos en su país. Allí vive en una casa que tienen los Maristas y que ahora se ha convertido en un refugio tras el terremoto. Está tan sólo a 30 kilómetros del epicentro. “En estos últimos días hemos recibido a más de 100 personas. Familias enteras que hemos acogido en nuestra casa”. En esa zona devastada por el temblor, entre 200 y 300 personas lo han perdido todo. “Les ofrecemos todo lo que tenemos, pero aquí el día a día es muy duro”.

“Tenemos luz sólo 2 horas al día, no hay calefacción ni gasóleo”, cuenta George, una situación límite durante este invierno en el que por la noche e Alepo registran los 5 grados bajo cero.

“Es la realidad que tenemos, pero damos gracias a Dios porque, nosotros los maristas, junto a los franciscanos y los salesianos hemos abierto nuestras casas para poder acoger a todo aquel que lo necesite“.

Los primeros momentos del temblor

“Vivimos una situación dramática, sentimos mucho miedo”. La tierra se abría el pasado día 6 en Alepo a causa de un terremoto de 7,8 grados en la escala de Richter. “Eran las cuatro de la madrugada y vivimos algo apocalíptico, inolvidable. Fueron solo unos segundos… pero cayeron edificios enteros con todas sus familias dentro”. Tras el primer terremoto la gente huyó de sus casas y deambula por las calles. “Hay mucho temor. Temor de niños, temor de ancianos y de adultos. Temen por su vida, temen por su futuro.”

Siria, una tierra castigada

Los terremotos han afectado al sureste de Turquía y el noroeste de Siria. La ayuda internacional llega con mucha más facilidad a Turquía que a Siria. Este país sufre las sanciones de varios países contra el régimen sirio. Al final han conseguido abrir varios corredores humanitarios por los que entra la ayuda aunque a cuentagotas.

“Hemos sufrido una guerra, después las sanciones y ahora esta desgracia”. George explica cómo la población siria sufre desde hace años. Cómo a pesar de las circunstancias, los religiosos se han quedado en la zona para ayudar a muchas de esas familias. Sólo los maristas atienden allí a 850 familias.

La labor de la Iglesia en Siria

“Lo más importante es aportar un poco de luz en medio de esta situación”. Es la frase con la que George define la labor de la Iglesia allí en este momento. “Lo importante es aportar esperanza en medio de la oscuridad psicológica, humana y económica que vive este pueblo”. “La gente está sufriendo mucho, hay que dar luz tras este trauma”. “Nuestra labor aquí -subraya- es acompañar, dar tranquilidad y seguridad a los niños”.

No tienen luz eléctrica, pero como explica George “estamos sin luz pero no sin esperanza, hace falta mucha esperanza”. El papel más importante de la Iglesia “es servir”. “Estar al servicio del evangelio que nos invita a salir a las calles, más allá de las fronteras donde está la gente”.

Como dice el papa Francisco, “servir para tener esperanza”. George y sus hermanos maristas trabajan ahora en medio de la desolación y la destrucción con un único objetivo: “La Iglesia está aquí con los que sufren. Acompañándolos para darles luz y esperanza en medio de esta oscuridad.”

Tags:
ayudareligiosossiriaterremoto
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...




Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.