Aleteia logoAleteia logoAleteia
viernes 27 enero |
Santa Ángela de Mérici
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

3 lugares donde Dios vive

shutterstock_400992952.jpg

Shutterstock

Luisa Restrepo - publicado el 11/01/23

En la inquietud de nuestros interrogantes podemos encontrar a Dios, solo basta ponernos en camino y adorar. Una bella reflexión de Luisa Restrepo

Está claro que nuestra fe no nace de nuestros méritos o de razonamientos teóricos, sino que es don de Dios. Su gracia nos ayuda a despertarnos de la indiferencia y a hacer espacio a las preguntas importantes, preguntas que nos hacen salir de la presunción de estar bien y nos abren a aquello que nos supera.

No debemos tener miedo a experimentar la inquietud de nuestros interrogantes. Nos dice el papa Francisco:

El camino de la fe comienza cuando, con la gracia de Dios, damos espacio a la inquietud que nos mantiene despiertos; cuando nos dejamos interrogar, cuando no nos conformamos con la tranquilidad de nuestros hábitos, sino que nos la jugamos, nos arriesgamos en los desafíos de cada día; cuando dejamos de mantenernos en un espacio neutral y nos decidimos a vivir en los espacios incómodos de la vida, hechos de relaciones con los demás, de sorpresas, de imprevistos, de proyectos que sacar adelante, de sueños que realizar, de miedos que afrontar, de sufrimientos que hieren la carne.

Es en estos momentos que surgen en nuestro corazón las preguntas verdaderamente importantes, esas que nos abren a la búsqueda de Dios: ¿Dónde está la felicidad para mí? ¿Dónde se encuentra ese amor que no pasa, que no se rompe ni siquiera ante la fragilidad, los fracasos o las traiciones? ¿Cuáles son las oportunidades escondidas dentro de mis crisis y mis sufrimientos?

A menudo buscamos acomodar el corazón, sedarlo, sedar el alma, hasta que no exista más la inquietud.

1En nuestras preguntas inquietas

Zamyślona studentka matematyki przed tablicą zapisaną wzorami matematycznymi i fizycznymi

Dios vive en nuestras preguntas inquietas; en ellas «lo buscamos como la noche busca a la aurora».

Él está en el silencio que nos turba ante los fracasos, ante la muerte, y al final de todas nuestras grandezas. Está en la necesidad de justicia y de amor que llevamos dentro y en cada acontecimiento de la realidad. Él es el misterio del totalmente Otro al cual buscamos constantemente.

Por tanto, este es el primer lugar: la inquietud de las preguntas. No tengamos miedo a entrar en ellas, este es el camino que nos conduce a Jesús.

2En el riesgo del camino

Landscapes on Denali highway, Alaska

El segundo lugar donde podemos encontrar al Señor es en el riesgo del camino.

Los interrogantes, incluso los espirituales, si no nos ponemos en camino, si no dirigimos nuestro movimiento interior hacia Dios y hacia su palabra, pueden inducirnos a la frustración y a la desolación.

Por eso se trata de nunca deternos, siempre buscar, siempre descubrir, no dejar de sorprendernos.

Sin un camino continuo y un diálogo constante con el Señor, sin la escucha de la palabra, sin la perseverancia, no se puede crecer. Una mera noción de Dios y alguna oración que calma la conciencia no son suficientes; es necesario seguir a Jesús y su Evangelio, hablarlo todo con Él en la oración, buscarlo en las situaciones cotidianas y en el rostro de los demás.

La fe es un camino, la fe es una peregrinación, la fe es una historia en la que hay que comenzar siempre de nuevo.

¿Estoy en camino hacia el Señor para que sea el Señor de mi vida? ¿Dónde quiere que vaya? ¿Qué me pide?

3En el asombro de la adoración

Este es el punto decisivo. Nuestras inquietudes, nuestras preguntas, nuestros caminos espirituales deben converger en la adoración del Señor. Allí encontramos la fuente de la que todo nace, porque es el Señor quien suscita en nosotros el sentir, el actuar y el obrar.

Todo nace y todo culmina allí, porque el final de cada cosa no es alcanzar una meta personal y recibir gloria para nosotros mismos, sino encontrar a Dios y dejarnos abrazar por su amor.

HOLY SACREMENT
Te puede interesar:Cómo se adora

De nada sirve ser grandes apóstoles si no ponemos a Jesús en el centro y lo adoramos.

En la adoración aprendemos a estar delante de Dios no tanto para pedir o para hacer algo, sino para permanecer en silencio y abandonarnos a su amor, para dejarnos regenerar por su misericordia.

Hemos perdido el sentido del adorar, porque hemos perdido la capacidad de entender la inquietud y hemos perdido la valentía para ir hacia adelante con los riesgos del camino.

Hoy el Señor nos invita a adorar para no inclinarnos ante las cosas que pasan ni ante las lógicas seductoras que nos alejan del camino.

Tags:
adoracioncontemplacióndeseoindiferenciariesgos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.