Aleteia logoAleteia logoAleteia
viernes 03 febrero |
San Blas
Aleteia logo
Cultura e Historia
separateurCreated with Sketch.

La «magia de la Navidad» y un cartero salvaron a niños en apuros

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family
primera postal navidad

Public Domain

La primera tarjeta navideña, encargada por Henry Cole (colección Dr. Alan Huggins)

Lucia Graziano - publicado el 20/12/22

Parece el guión de una película navideña, pero es una historia real: todo comenzó en 1903 gracias a la intuición de un cartero de corazón generoso: Einar Holbøll.

¿Cuándo comenzó la tradición de intercambiar tarjetas de felicitación en Navidad?

De hecho, esta costumbre tiene fecha y lugar de nacimiento preciso: Todo comenzó en Gran Bretaña en 1840, cuando la Royal Mail se convirtió en el primer servicio postal europeo en introducir un método de envío de bajo coste pensado para aquellos usuarios que tenían la necesidad de enviar sobres de pequeño formato y peso ligero.

Aprovechando las nuevas tarifas decididamente baratas, muchas familias se acostumbraron a sorprender a familiares lejanos y amigos con breves cartas de buenos deseos con motivo de fiestas, aniversarios y cumpleaños… y la industria no tardó en reaccionar a esta nueva tendencia.


La primera tarjeta navideña nació en 1843 gracias a la inventiva de Henry Cole, quien comenzó a producir folletos ilustrados con temas festivos que se ponían a la venta al módico precio de un chelín (aproximadamente el equivalente a 2 euros en la actualidad).

En resumen: frente a un gasto decididamente limitado, se hizo posible enviar deliciosas postales ilustradas por correo, similares a pequeños cuadros festivos.

En Gran Bretaña, la iniciativa fue un éxito rotundo, y pronto otros impresores de toda Europa comenzaron a copiar la idea: a finales del siglo XIX, las tarjetas de Navidad se habían convertido en un imprescindible de las fiestas de fin de año.

Einar Holbøll: un cartero de buen corazón

No en vano, la historia que queremos contarles hoy tiene lugar en una oficina de correos, verdaderamente digna de una película navideña (¡pero absolutamente cierta, para aquellos que se preguntan!).

Era el año 1903 y una terrible epidemia de tuberculosis afectaba a cientos de niños daneses cada año, poniendo a prueba su pequeño organismo. Einar Holbøll, empleado de correos en la localidad de Charlottenlund, conocía bien las consecuencias de una enfermedad no tratada adecuadamente.


De niño había acariciado el sueño de dedicarse a la carrera militar, pero en su juventud, contrajo una fuerte fiebre reumática, dejándole secuelas a largo plazo. Su físico nunca había vuelto a ser el de antes, lo que obligó al joven a abandonar la vida militar. Einar se había retirado a una carrera digna como cartero, pero el deseo de salvar a otros de su misma suerte permanecía en él.

En resumen, nuestro amigo se convirtió en un filántropo que luchó para que todos, incluso los menos favorecidos, pudieran acceder a una atención médica oportuna y de calidad.

Su atención se dirigió en particular a los niños enfermos de tuberculosis y nacidos de familias pobres. Aquellos que seguramente se habrían beneficiado de una estadía en un sanatorio, pero que lamentablemente no podían pagarlo.

El sanatorio de los sellos navideños

Ese diciembre de 1903, parado en el mostrador de su oficina de correos, Einar se había dado cuenta de una cosa: en Navidad la gente solía ser más amable.

Ante las larguísimas colas que se creaban en el mes de diciembre, los clientes de Correos solían refunfuñar menos que de costumbre. Cuando sucedió que una anciana poco práctica hizo un lío en el mostrador, todos aguantaron con estoica paciencia. («¡No se puede apurar a una abuela que envía sus saludos a sus nietos!»).


E incluso los clientes más tacaños estaban dispuestos a gastar dinero para comprar la tarjeta de cumpleaños más rica y decorada de todas las que la Oficina de Correos estaba mostrando a la venta.

Precisamente fue la combinación de todas estas consideraciones lo que despertó una idea en la cabeza de Einar: ¿Y si el Estado vendiera algo que embelleciera aún más los sobres de felicitación… y que a la vez recaudara fondos para la cura de la tuberculosis?

Parecía una idea descabellada, pero el cartero pensó detenidamente en el asunto y estudió un proyecto que podría funcionar. Su idea era conseguir que el Servicio Postal Nacional emitiera una especie de sello que se vendiera por unos centavos. Un sello sin valor, puramente ornamental, decorado con lindas imágenes navideñas. El consumidor debería haber sido libre de comprarlo o no, y posiblemente pegarlo junto al sello «real» para darle un toque de elegancia al sobre blanco.

Un sanatorio hecho con sellos

Después de unas semanas de reflexiones, Einar presentó su proyecto al responsable de la oficina: ¡y, increíble pero cierto, les gustó mucho la idea! El plan obtuvo un apoyo creciente y terminó en el escritorio de Christian IX, rey de Dinamarca, quien le brindó su apoyo incondicional: en diciembre de 1904 se inició la recaudación de fondos, con la presentación del sello en todas las oficinas de correos de la nación.

Fue un éxito abrumador. En el espacio de treinta y un días, se vendieron más de cuatro millones (!). Ese único evento de recaudación de fondos fue suficiente para juntar la suma necesaria para comprar un terreno edificable cerca de la ciudad de Kolding.

Para 1911, se inauguró un sanatorio (un hospital literal de varios pisos equipado con todo el equipo médico de última generación para el tratamiento de la tuberculosis), cuya construcción había sido financiada en su totalidad por la venta de sellos de caridad. Increíble pero cierto!

El Sanatorio del Correo de Navidad (como se conocía popularmente en la época) permaneció activo hasta la década de 1950, acogiendo hasta doscientos niños al mismo tiempo. La tasa de curación fue igual al 85% (¡un porcentaje muy envidiable, para la época!).

Después de la Segunda Guerra Mundial, habiendo desaparecido la amenaza de la tuberculosis, el sanatorio afortunadamente se volvió superfluo, y la imponente estructura se utilizó para otros usos. Pero cuántos niños se habían salvado mientras tanto, gracias a la intuición de un cartero de buen corazón… Y a la proverbial magia de la Navidad, que hace mejores a todos.

Pero él quería ayudar también a madres solteras

¿Una curiosidad? En un principio, Einar había barajado la idea de destinar parte de la recaudación a la creación de un hogar familiar numeroso al que las madres solteras pudieran confiar a sus hijos nacidos fuera del matrimonio, si no se sentían capaces de criarlos solas.

Desafortunadamente, la propuesta fue rechazada porque el tema se consideró potencialmente demasiado divisivo (cualquiera que se mueva con compasión ante un niño tuberculoso, pero el abandono de menores concebidos fuera del matrimonio siempre ha sido un tema particularmente delicado).

Así que, para no correr el riesgo de socavar el éxito de todo el esfuerzo de recaudación de fondos, Einar prefirió concentrar todos sus esfuerzos en el cuidado de los niños enfermos: un trabajo digno en cualquier caso, por supuesto.

Pero quién sabe qué habría pasado si hubiera seguido adelante con su plan inicial.
Y quién sabe qué pasaría hoy, si algún centro de soporte vital decidiera copiar esa antigua idea de Einar: personalmente, estoy bastante convencida de que el creador no se ofendería. ¡Al contrario!

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family

¿Ya eres miembro?

¡Gratis! - Sin ningún compromiso
Puedes cancelar en cualquier momento

Descubre los beneficios:

Aucun engagement : vous pouvez résilier à tout moment

1.

Acceso a nuestra red de cientos de monasterios que rezarán por tus intenciones

2.

Acceso ilimitado a todo el nuevo contenido de Aleteia Family

3.

Acceso al servicio "Carta de Roma"

4.

Acceso exclusivo a nuestra revista de prensa internacional

5.

Publicidad limitada

6.

Acceso exclusivo a publicar comentarios

Apoya a medios que promueven los valores católicos
Apoya a medios que promueven los valores católicos
Tags:
dinamarcahistoriainfancianavidadsolidaridad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.