Aleteia logoAleteia logoAleteia
miércoles 07 diciembre |
San Ambrosio
Aleteia logo
Historias que inspiran
separateurCreated with Sketch.

Cómo un pueblo de España ayudó a una joven japonesa a ser monja

MASAKO-KIMURA.jpg

Dolors | Dolors

Masako Kimura.

Dolors Massot - publicado el 14/11/22

La historia parece descabellada pero es real y podría ser una serie de Netflix. Su protagonista se llamaba (y se llama) Masako

En 1963, la maestra de un pueblo de España llamado Alpartir, en la provincia de Zaragoza, recibió una carta del extranjero.

No existían aún ni internet ni whatsapp. Doña Mari se carteaba de vez en cuando con un misionero español que estaba en Japón. Francisco Zendóquiz -ese era su nombre- le había escrito en esta ocasión para explicarle que en su zona, una joven llamada Masako Kimura, hija de un sacerdote sintoísta, se había convertido al catolicismo.

Masako descubrió que tenía vocación religiosa y quería ingresar en el convento de las Hermanas Clarisas de Arnedo. ¿Por qué precisamente en aquel lugar? Porque la abadesa del convento era la hermana del misionero.

Se necesitaba mucho dinero

Después de informarle de aquella gran noticia, llegaba la petición a Doña Mari: ¿podría encargarse de reunir el dinero suficiente para que Masako pudiera viajar de Japón a España? Estamos hablando de 40.000 pesetas de la época, una fortuna. El sueldo medio en España era por entonces de unas 1.500 pesetas.

Doña Mari no lo dudó ni un momento y comenzó a hacer gestiones en el pueblo. Avisó al ayuntamiento, al párroco, a todos los vecinos… Y todos se pusieron en marcha para que Masako pudiera viajar y hacer realidad su sueño de ser monja.

En Alpartir se organizó una rifa y con ello obtuvieron algo de dinero, pero hacía falta más, así que enviaron cartas a los periódicos del momento y a las emisoras de radio.

«Ustedes son formidables»

Por aquellos años, había un programa en la cadena SER que tenía una extraordinaria popularidad. Se llamaba «Ustedes son formidables» y lo dirigía el periodista Alberto Oliveras. Por las ondas siempre trataban temas solidarios.

La historia de la joven Masako y la ilusión de un pequeño pueblo de España por lograr que la japonesa pudiera viajar y entrar en el convento caló hondo. Oliveras le dedicó un programa entero.

Los donativos no se hicieron esperar. El 7 de mayo de 1963, Masako Kimura pudo tomar el avión en el aeropuerto de Tokio con destino a Barajas (Madrid). En el aeropuerto español le esperaban Alberto Oliveras, el alcalde de Alpartir Cristóbal Llobet y el párroco del pueblo, Antonio Cortés.

Masako-Kimura-Lapida.jpg
La lápida que recuerda lo que hizo el pueblo de Alpartir por Masako y su vocación.

Masako estuvo dos semanas en Alpartir y después ingresó, como había pensado, en el convento de clausura de las Clarisas de Arnedo. Hoy sigue viviendo allí, feliz con su vocación.

¿Cómo tranquilizar a los padres de Masako?

Pero la historia no acaba aquí. Para los padres de Masako, la marcha de su hija les había dejado sumidos en una profunda tristeza.

Al saberlo, al periodista Alberto Oliveras se le ocurrió una idea: ¿por qué no enviar cartas a los padres de Masako desde España para decirles que ahí su hija sería muy feliz y que todos estaban contentos de que ella hubiera escogido este país para vivir su vocación?

A la emisora de radio comenzaron a llegar entonces decenas, cientos de cartas con el mensaje «Masako Kimura será feliz en España».

Y en este punto de la historia, hubo quien pensó que lo mejor sería que el cartero del pueblo, Rafael Barranco, viajara hasta Japón y entregara las cartas en persona. Así lo hizo, salió de Alpartir con un traje nuevo de funcionario de Correos y viajó en avión hasta Tokio.

Acompañado por un cartero japonés, llegó hasta la prefectura de Saitama, a 50 km de Tokio y entregó las cartas. La familia de Masako se mostró conmovida y contenta de tener noticias tan positivas de su hija y del país que la acogía.

La historia de Masako era tan singular que hubo quien se atrevió a llevarla al cine bajo el título de «El cartero de Alpartir» y como «El santo llega a Japón», en versión nipona. También se ha publicado un libro, «Kimura y el cartero de Alpartir», editado por la Diputación de Zaragoza. Esta está tan orgullosa de aquel logro que recientemente lo recordó en las redes sociales:

Tags:
ayudaDeClausuragenerosidadjaponreligiosasvocacion
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.