Aleteia logoAleteia logoAleteia
sábado 26 noviembre |
San Juan Berchmans
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Santos que sufrieron con sus suegros

Daphrose Rugamba

Karel Dekempe | CC BY-SA 3.0

Meg Hunter-Kilmer - publicado el 08/11/22

La unión de dos familias a través del matrimonio puede traer muchos problemas. Estos santos pueden ayudar

Apesar de que la «suegra autoritaria» es un estereotipo trillado, las relaciones con los suegros no siempre son fáciles. Si tienes dificultades para llevarte bien con tus suegros, estos santos que han estado ahí pueden interceder por ti y (en ocasiones) ayudarte a ver cuánto peor podrían ser las cosas.

Santa Pulqueria 

Fue la hija mayor del emperador de Bizancio. Ella gobernó como regente de su hermano Teodosio hasta que alcanzó la mayoría de edad. Luego gobernó junto a él como Augusta (emperatriz). Cuando la envidiosa nueva esposa de Teodosio, Eudokia, llegó, le hizo la vida imposible a Pulqueria y, en última instancia, logró que expulsaran a su cuñada. Finalmente, Eudokia fue acusada de adulterio y abandonó Constantinopla. Pasó algunos años como hereje antes de reconciliarse con Pulqueria y la Iglesia, y retirarse a una vida de oración; algunas tradiciones la consideran una santa. Mientras tanto, Pulqueria fue llamada a la corte, donde nuevamente gobernó como emperatriz incluso después de la muerte de su hermano.

San Etelberto de East Anglia 

Se habría convertido en religioso si no hubiera sido heredero de la corona de East Anglia (en la Inglaterra moderna). Incluso después de ser coronado, quería permanecer célibe, pero lo instaron a casarse para cimentar una alianza política. Ethelberto consintió casarse con Santa Althryda. Althryda era una joven piadosa, pero era un peón en el juego político de su padre. Muchas señales sobrenaturales no lograron advertir a Ethelberto de que se alejara de Althryda. En cambio, viajó a Mercia, a la casa del rey Offa, el padre de Althryda, donde fue asesinado por orden de Offa.

Santa Juana Francisca de Chantal

Estaba felizmente casada con un barón francés hasta que su muerte accidental la dejó viuda con 28 años y cuatro hijos pequeños. En su profunda depresión llegó una carta de su suegro amenazando con desheredar a sus hijos si Juana no se mudaba con ellos a su casa. Al no ver otra opción, Juana desarraigó a su familia para vivir con su suegro cruel y exigente y su amante. Allí vivió con sus hijos durante siete años. Finalmente, se encargó de las necesidades de sus hijos ya adolescentes y (bajo la dirección de san Francisco de Sales) fundó las Hermanas de la Visitación.

La beata Lucy Yun Un-Hye 

Era una mujer coreana casada con el beato Bernabé Jeong Gwang-su. Los padres no cristianos de Bernabé se opusieron al matrimonio de su hijo con una creyente e incluso lograron evitarlo durante algún tiempo. Incluso después de que esto fracasara, se negaron a permitir que los recién casados ​​practicaran su fe y exigieron que participaran en el culto tradicional a los antepasados. Al darse cuenta de que nunca serían libres para vivir su fe mientras estuvieran entre la familia de Barnabas, la pareja se mudó y se convirtieron en evangelizadores y catequistas exitosos, trabajando juntos para llevar a la gente a Jesús. Hicieron objetos religiosos, impartieron clases de catecismo, transcribieron libros religiosos y organizaron reuniones de oración hasta que ambos fueron martirizados.

San Ignacio Kim Che-jun 

Fue el padre de san Andrés Kim Tae-gon (el primer sacerdote coreano) y nieto del mártir beato Pío Kim Jin-hu. Cuando su hijo Andrés fue elegido para ir al extranjero y estudiar para el sacerdocio, Ignacio sabía el riesgo que correría su familia al apoyar la vocación de Andrés. Pero él accedió y pagó el precio. Fue traicionado por un yerno y arrestado por su fe. Aunque apostató bajo tortura, más tarde se arrepintió, se retractó de su apostasía y fue decapitado por su fe.

La beata Gaetana Sterni 

Fue una mujer italiana que se casó con un viudo con tres hijos. Murió mientras ella estaba embarazada de su primogénito, y cuando su bebé murió a los pocos días de nacer, sus suegros le quitaron a Gaetana a los tres hijastros y la desterraron a la casa de su madre, separada permanentemente de los niños que había amado como madre. Pasó el resto de su vida al servicio, primero de su familia y luego de los enfermos y moribundos. Con algunas compañeras, fundó una orden religiosa llamada Hijas de la Divina Voluntad.

La Sierva de Dios Daphrose Rugamba 

Fue una mujer católica ruandesa casada con un ateo (siervo de Dios Cyprien Rugamba) que luego se convirtió. Daphrose perdió a su primer hijo por un aborto espontáneo, pero después de que el segundo nació sano, sus suegros convencieron a su esposo de que Daphrose estaba involucrada en el ocultismo. Cyprien la acusó de brujería y la repudió, enviándola a la casa de su familia y quedándose con el bebé. Después de ocho meses, Cyprien se dio cuenta de la falsedad de los rumores de la magia negra y llevó a su esposa a casa, pero pasaron muchos años de lucha (e infidelidad) antes de que los dos encontraran una curación real. Fueron martirizados en el genocidio de Ruanda.

Tags:
problemasrelacionessantossuegros
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.