Aleteia logoAleteia logoAleteia
miércoles 07 diciembre |
San Ambrosio
Aleteia logo
A Fondo
separateurCreated with Sketch.

Halloween: la verdadera historia de Jack o’ Lantern

decorative jack o lanterns

Sergey Nivens / Shutterstock

Lucia Graziano - publicado el 30/10/22

La tradición dice que, alrededor de Halloween, se tallan calabazas para crear caras de miedo. De esta forma, toman el nombre de Jack o' Lantern, y eso bastaría para despertar la curiosidad: pero ¿quién era este Jack, y por qué se le recuerda en Halloween? La respuesta está en una antigua leyenda irlandesa, ¡con mucha moraleja católica!

¿Cuándo hemos visto alguna vez un vegetal con un nombre propio?

Desde este punto de vista, la calabaza de Halloween es bastante especial: es probablemente la única decoración de fiesta que ha tenido el singular privilegio de haber sido rebautizada con un nombre propio. El árbol de Navidad y el huevo de Pascua no tienen un nombre propio para presumir; la calabaza de Halloween, en cambio, sí. Es conocido en todo el mundo como Jack o ‘Lantern.

Cabría preguntarse quién es este Jack y, sobre todo, por qué azares del destino su nombre quedó grabado en una cucurbitácea. Bueno, esta pregunta tiene una respuesta muy precisa, que tiene sus raíces en el folclore irlandés: Jack es el protagonista de una leyenda lúgubre (¡pero con moraleja!) que a menudo se contaba a los niños durante el período de Halloween.

Zarpando rumbo a América, los inmigrantes irlandeses se la llevaron… acabando dando paso a la calabaza Jack o Lantern. Pero, al contar esta historia, será bueno ir paso a paso y preguntarnos primero: ¿quién era este Jack?

La leyenda de Jack

Jack era un tramposo, un ladrón, un sinvergüenza. Si había alguna anciana a la que enganchar, algún ingenuo al que engañar, alguna parroquia a la que robar las ofrendas: ten por seguro que allí también estaba.

Falso, manipulador y orgulloso de su maldad, Jack recorría Irlanda con la expresión triunfante de quien cree tener el mundo en la mano: era una persona tan horrible que hasta el diablo empezó a seguir con pasión las fechorías. Y un día, sinceramente admirado por semejante pecador, decidió visitarlo personalmente para poder estrecharle la mano.

Cuando los dos se conocieron, Jack estaba sentado en la mesa de una posada, recién salía de un juego de dados que acababa de ganar. El hombre le propuso al diablo jugar otro juego; intrigado por la propuesta, el diablo aceptó. Y perdió, ya que su retador usó dados cargados (¡como era de esperar!); y en ese momento, el diablo se vio obligado a otorgarle el premio que estaba en juego por la victoria.

Lo que estaba en juego en ese juego era el alma de Jack; y el diablo, derrotado, prometió solemnemente que nunca la reclamaría para el Infierno.

Sin arrepentimiento no hay Cielo

Arrullado por esta reconfortante convicción, Jack se entregó con mayor intensidad a una vida de crimen y libertinaje. Murió en la vejez, sin sombra de arrepentimiento; y mientras exhalaba su último aliento, todavía sonreía victorioso por la forma en que, gracias a su astucia, había logrado escapar de la condenación eterna.

Pero Jack, sin embargo, en su orgullo arrogante, no había tenido en cuenta un pequeño detalle: uno debe ir por un lado o por el otro, una vez muerto. Y el hecho de que el diablo no lo quisiera en el Infierno ciertamente no implicaba que hubiera un comité de bienvenida en el Cielo listo para recibir con los brazos abiertos a un pecador tan empedernido e impenitente. Al contrario.

Cuando descubrió que las puertas del Cielo estaban cerradas para él, Jack pensó que seguramente encontraría un lugar en el Purgatorio; pero los ángeles que custodiaban el acceso le cerraron el paso con espadas de fuego, haciéndole saber que sólo las almas penitentes de los que morían invocando la misericordia divina entraban por aquel lugar; ciertamente no los de los atroces criminales que se revolcaron en la satisfacción de sus fechorías hasta su último aliento.

Desde ese día, el alma de Jack ha vagado inquieta por la tierra, rechazada por el Infierno y, sin embargo, incapaz de ganarse la salvación que no merecía. Los mayores murmuran que puede suceder que lo vislumbren cuando en la noche oscura y silenciosa parecen notar el parpadeo lejano de una luz tenue y tenue. Es el alma de Jack la que va pasando, haciéndose alumbrar con una pequeña lámpara, en un eterno vagar sin rumbo y sin rumbo que lo verá sufrir hasta el fin de los tiempos.

De la leyenda irlandesa al nacimiento de la Jack o’ Lantern

En definitiva: una leyenda cristiana con moraleja, que (coherentemente con los temas tratados) solían contar las familias irlandesas a los niños en la época anterior a la fiesta de Todos los Santos y la conmemoración de los difuntos.

Pero esa es también la época de Halloween, no hace falta decirlo. Y cuando los inmigrantes irlandeses navegaron hacia el Nuevo Mundo llevándose consigo su riqueza de historias y folklore, la leyenda de Jack terminó fusionándose con algunas tradiciones que ya existían en Estados Unidos.

La primera de estas costumbres fue tallar calabazas para convertirlas en farolillos decorados. Esta era una tradición de larga data que originalmente no estaba ligada exclusivamente al período de Halloween; de hecho, las revistas femeninas que, en la primera mitad del siglo XIX, proponían plantillas para tallar calabazas de forma artística parecen aludir principalmente a las decoraciones otoñales que se exhibirían en Acción de Gracias.

Las verduras se tallaban con varias formas, dependiendo de la inspiración de cada ama de casa: los patrones geométricos eran los más populares, pero algunas madres disfrutaban haciendo reír a los niños transformando las calabazas en caras redondas, con caras graciosas, sonrientes o asustadizas.

Sleepy Hollow y Halloween

Lo que hizo famoso el modelo de la «cara de miedo» fue la leyenda de Sleepy Hollow, la popular novela de Washington Irving publicada en 1820. Entre las páginas de ese cuento de miedo, ambientado en la víspera de Todos los Santos, un caballero decapitado deambula amenazante usando un calabaza en lugar de la cara que no tiene; y la popularidad de la novela contribuyó a que esta decoración entrara en el imaginario colectivo ligado a la noche de Halloween.

Fue en ese momento, a mediados del siglo XIX, cuando el legendario personaje de Jack, ahora conocido en Estados Unidos gracias a las historias de los inmigrantes irlandeses, acabó mezclándose con esta moda. En las calabazas talladas y transformadas en farolillos, propias de la tradición americana, a muchos les pareció ver la tenue lámpara con la que, en la leyenda irlandesa, el alma en pena de Jack alumbraba su eterno deambular.

Las dos tradiciones acabaron fusionándose en una sola, dando lugar al Jack o’ Lantern tal y como lo conocemos hoy en día: ¡que es mucho más que una banal calabaza vacía, para los que conocen su verdadera historia!

BIBLIOGRAFÍA PARA PROFUNDIZAR

— Lisa Morton, “Trick or treat: A history of halloween”

— A Dictionary of English Folklore

— David J. Skal, Halloween: The History of America’s Darkest Holiday

Tags:
halloweenleyendapurgatorio
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.