Aleteia logoAleteia logoAleteia
domingo 27 noviembre |
San Juan Berchmans
Aleteia logo
A Fondo
separateurCreated with Sketch.

Halloween: una festividad tan católica que fue prohibida por reformadores protestantes

Enrique VIII

Enrique VIII, pintado por Hans Holbein

Lucia Graziano - publicado el 28/10/22

Increíble pero cierto: Enrique VIII, Eduardo VI e Isabel I de Inglaterra sintieron la necesidad de prohibir por ley las celebraciones populares que, ya entonces, se celebraban la noche del 31 de octubre. Lo hicieron porque la fiesta les parecía fuertemente irreligiosa, pero no por las razones que pensamos hoy: para los reformadores protestantes, Halloween daba miedo... ¡porque era demasiado católico!

En la Inglaterra moderna temprana, los libretos conocidos con el nombre de Festyvall gozaron de una gran difusión. Eran algo muy parecido a los almanaques de nuestra tradición local: panfletos que contenían un listado de las principales fiestas populares, con sugerencias concisas sobre la mejor manera de celebrarlas.

Ni que decir tiene: después de siglos, los Festyvall se han convertido en un preciado tesoro para los historiadores, que de esas páginas amarillentas extraen testimonios de enorme valor sobre la vida cotidiana en el pasado.

Bueno: en un Festyvall impreso en Londres en 1511, leemos textualmente que «in olde tyme good people wolde on All Halowen daye bake brade and dele it for crysten soules»(antiguamente, la gente buena se dedicaba el día de Halloween a hornear pan y entregarlo para las almas cristianas). Es decir: en la antigüedad, el día de Todos los Santos, la gente buena horneaba pan y se lo daba a las almas cristianas.

Una información sumamente interesante; y por más de una razón. En primer lugar, esta nota nos da testimonio de que, en Inglaterra en 1511, ya existía una fiesta de All Halowen, conocida por toda la población y evidentemente de larga data, según aquella referencia a las celebraciones de «tiempos antiguos». En segundo lugar, las páginas del Festyvall nos dicen que este aniversario tuvo una dimensión innegablemente cristiana, ligada a la piedad por los difuntos.

El Halloween católico de antaño

El folleto de 1511 no es el único testimonio en apoyo de las afirmaciones que acabamos de hacer. De lo contrario.

En sus estudios (citados al pie de este artículo, para quienes deseen ampliar su conocimiento), los historiadores Linda Morton y Nicholas Rogers enumeran un sinfín de fuentes de época; capaces de brindarnos un cuadro vívido y detallado de las modalidades con las que la fiesta se celebraba en las Islas Británicas, entre la Baja Edad Media y las primeras décadas de la Edad Moderna.

Por ejemplo, numerosos escritos del siglo XVI dan testimonio de la extendida tradición de hacer sonar las campanas de las iglesias en la noche del Día de Todos los Santos.

¿Propósito de todo ese ruido? Para mostrar el camino a casa a las almas de los muertos; que, según el folclore de la época, obtuvieron permiso de Dios para regresar a la tierra en esa bendita noche, para visitar las casas de sus familiares.

Por la misma razón (es decir, para iluminar el camino de estas almas errantes), los habitantes de Gales tenían lámparas encendidas en los alféizares de sus ventanas; en Escocia y en las regiones del norte de Inglaterra se prefería encender grandes hogueras en la plaza del pueblo o en el campo que rodeaba los pueblos. ¡Las almas de los muertos sin duda habrían apreciado este brillante comité de bienvenida!

Presencias benévolas, no aterradoras

Advertencia: no estamos hablando de fantasmas inquietos y amenazantes. En el folclore de la época, estas almas errantes eran vistas como presencias benévolas y bienvenidas, cuya visita era esperada y entendida como una comunión entre vivos y muertos que perduraba incluso más allá de la muerte.

Para recibir dignamente a aquellos visitantes del Inframundo, se limpiaban las casas y se ponían las mesas con pequeñas ofrendas de comida: incluidos esos panecillos recién horneados que comentábamos al principio.

Durante el día 31 de octubre, muchos de esos pequeños panes habían sido repartidos a los pobres; a cambio de la promesa de rezar una oración por los difuntos de la familia del benefactor. Por la noche, los bocadillos restantes se colocaron simbólicamente en la mesa «para los muertos de la familia»; para subrayar también de esa manera el afecto y la unión que aún los unía a los vivos.

¿Supervivencia de cultos paganos arcaicos, como a menudo se ha especulado?

Posible; de hecho muy probable. Pero una cosa es cierta: si estamos ante un proceso de cristianización de una práctica de origen pagano, este proceso ya había llegado a su plenitud cuando los cronistas del siglo XVI dieron testimonio de estas celebraciones.

En su ingenua sencillez, las costumbres que se habían desarrollado en la víspera de la Noche de Todos los Santos tenían el poder de recordar incluso conceptos teológicos complejos: por ejemplo, el hecho de que la comunión entre los vivos y los muertos es real y no se rompe.

Y que sí es importante tener en el corazón el destino de los muertos, porque muchas cosas se pueden hacer en la tierra por los que están en el Purgatorio (… aunque las hogueras, las campanas y los panes sobre la mesa obviamente tienen un mero valor simbólico) .

Cuando Halloween realmente empezó a asustar: los reformadores protestantes

Es difícil no captar significados profundamente cristianos en estas antiguas prácticas folklóricas.

Diré más: es difícil no captar en ellos enseñanzas profundamente católicas; y de hecho, a partir del siglo XVI, los detractores más furibundos de All Halowen Daye fueron los reformadores protestantes, anglicanos y calvinistas.

Las tradiciones populares que se hacían esa noche y que implicaban, de hecho, la existencia de un más allá conforme a lo predicado por los católicos, les parecieron preocupantemente papistas. De hecho, los reformadores actuaron con dureza en un intento de suprimir estas prácticas; incluso a costa de prohibirlas por ley: una idea que vino a la mente de Thomas Cranmer por primera vez en los años inmediatamente posteriores a la división entre Enrique VIII y la Iglesia de Roma.

En 1546, Cranmer propuso al rey que las campanas nocturnas fueran prohibidas por ley en la noche de Halloween; en ese momento Enrique VIII vaciló, temiendo enemistarse con la población con un ataque directo a tan querida costumbre. Y se limitó a desalentar enérgicamente esa práctica. Pero su heredero, Eduardo VI, se mostró menos reacio y, en 1548, prohibió oficialmente (¡por ley!) las campanadas nocturnas del 31 de octubre.

Las celebraciones populares de Halloween resurgieron bajo el breve reinado de María Tudor, «la católica»; pero fueron nuevamente abolidas por ley (y esta vez definitivamente) tan pronto como Isabel I llegó al poder en 1559.

Multas y persecuciones

Y aunque las costumbres de Halloween permanecieron intactas en la muy católica Irlanda, Escocia también se había alineado mientras tanto con la tendencia; prohibiendo, a partir de 1555, cualquier forma de celebración pública en la noche del 31 de octubre.

Al menos de inmediato, todo este esfuerzo no sirvió de mucho. Es indicativo el gran número de multas impuestas a los campaneros; a quienes evidentemente no les preocupaba quebrantar la prohibición. Eran muy frecuentes a lo largo de los años 60 del siglo XVI, testimoniando una tradición de que las autoridades evidentemente no podían limitarse a socavar. Las sanciones soportadas por los ciudadanos continuaron registradas en los archivos durante al menos veinte años.

Pero, sobre todo, a pesar de los esfuerzos del legislador, sobrevivieron aquellas tradiciones que los ciudadanos llevaban en la intimidad de sus hogares; y que, por razones obvias, eran más difíciles de sancionar.

En Gales, la costumbre de iluminar las ventanas de las casas con una lámpara la noche del 31 de octubre está atestiguada hasta el siglo XIX. En muchas zonas de Inglaterra, la antigua costumbre de encender hogueras en la víspera de Todos los Santos había tomado el nombre de Teanlay (quién sabe por qué): una tradición que aún estaría muy viva en 1738, según escribió ese año, y con desaprobación, Gentleman’s Magazine.

La hermosa tradición de dar pequeños panecillos dulces a los mendigos también se conservó durante mucho tiempo. Formalmente, el regalo ya no estaba condicionado a la petición de oraciones por las almas de los muertos; pero el nombre mismo de esa costumbre (souling) para mantenerse allí, elocuentemente, como un bochornoso recordatorio de las razones que al principio animaron estos actos de caridad.

La fiesta sí perdió el sentido

Eso sí: casi quinientos años nos separan del lejano día en que los reformadores protestantes odiaban Halloween, dando pie a una batalla inagotable para que esta festividad cayera en desuso. Es verdad que no lo consiguieron del todo… pero evidentemente lo consiguieron en gran parte, acabando por desvirtuar su sentido; privándola de todos aquellos elementos que en un principio le daban razón de ser.

Las almas benevolentes del purgatorio, esperadas con tanto cariño, se han convertido ahora en fantasmas amenazantes; y las lámparas que en su día se encendieron en su honor se han convertido en banales adornos.

Pero los orígenes católicos de Halloween (o más bien: de aquel día de Todos los Santos que asustó a los reformadores protestantes) son innegables. Y con luminosa claridad, para cualquiera que consulte detenidamente las fuentes antiguas. Y probablemente será útil recordar este detalle, especialmente entre los católicos.

Bibliografía para profundizar

Nicholas Rogers, Halloween. From Pagan Ritual to Party Night (Oxford University Press, 2022)

Lisa Morton, Trick or Treat. A History of Halloween (Reaktion Books, 2012)

Tags:
cristianos perseguidoshalloweenhistoriaprotestantesreino unido
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.