Aleteia logoAleteia logoAleteia
sábado 01 octubre |
Santa Teresa de Lisieux
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

7 trucos para superar la pereza

shutterstock_649886707.jpg

Sergey Nivens - Shutterstock

Adquirir buenos hábitos hace más fácil vencer la pereza en todo momento.

María José García Crespo - publicado el 23/08/22

Sí, queremos superar la pereza, pero ¿cómo? María José García Crespo, colaboradora de Aleteia, lanza 7 efectivos mensajes para comenzar esta lucha con éxito

Cuando la pereza nos invade, y a todos nos ataca alguna vez, dejamos de hacer cosas buenas y beneficiosas para nosotros mismos y para los demás. Dejamos de contribuir a la construcción de un mundo mejor, descartamos la posibilidad de tener una vida plena y dejamos de cumplir los planes de Dios.

“Los perezosos siempre hablan de lo que piensan hacer, de lo que harán; los que de veras hacen algo no tienen tiempo de hablar ni de lo que hacen”.

Goethe

Como diría un amigo mío, “supera la pereza en dos pasos: deja de pensar y actúa”. Vale que la afirmación de mi amigo es toda sabiduría, pero si conocemos el proceso mental que la produce podemos autocontrolarnos y hacer lo que debemos. Además, la pereza es un pecado capital ya que genera otros pecados. Se considera el más metafísico de los pecados capitales, porque está relacionado con la incapacidad de aceptar y hacerse cargo de la existencia de uno mismo.

A continuación, dispones de 7 pasos que nos pueden ayudar.

1Fijar metas.

Cuando nos fijamos un objetivo concreto, le estamos diciendo a nuestra mente “esto es a lo que vamos a dedicar nuestras energías”. Así se hace más fácil ponernos manos a la obra, actuar y hacer frente a la pereza.

Si la pereza nos invade de forma habitual, probablemente no hemos prestado la debida atención a los detalles y por eso no podemos concentrarnos en conseguir una meta.

No podemos cumplir un objetivo que no podemos visualizar. Tenemos que escribirlos e imaginarlos. Así tendremos más probabilidades de pasar a la acción con un plan.

2Crear rutinas sólidas.

Establecer rutinas es un truco estupendo para ganarle la partida a la pereza. El cerebro quiere conservar energía tanto como sea posible, y cada vez que pensamos hacer (o no hacer) algo, tu cerebro consume un poco de energía.

Y si tu cerebro reconoce una rutina, la pone en piloto automático creando un hábito…

En efecto, no necesita consumir energía adicional ni de procesamiento para ejecutarse. La ventaja de esto es que no necesitamos pensar en ciertas cosas que debemos hacer porque se han vuelto naturales y automáticas.

Cuando los aprovechamos adecuadamente, las rutinas pueden matar la pereza.

3Hacer ejercicio para reducir la pereza.

El deporte es un hábito clave porque, una vez desarrollado, tendrá un impacto positivo en cada área de la vida. Las personas que hacen ejercicio se ven mejor, viven más y son saludables. Son más puntuales, tienen más confianza, son más productivas y enérgicas.

Y de igual forma, son mucho menos perezosas que las que no lo hacen.

“No confundas la serenidad con la pereza, con el abandono, con el retraso en las decisiones o en el estudio de los asuntos. La serenidad se complementa siempre con la diligencia, virtud necesaria para considerar y resolver, sin demora, las cuestiones pendientes”.

San Josemaría Escrivá, Forja nº467

4Buscar amigos que te motiven.

La pereza es contagiosa. Si te rodeas de perezosos, caerás al nivel más bajo. Nos ayudará encontrar un colega que nos preste su ayuda para motivarnos y estimularnos en alcanzar nuestras metas.

Debe ser alguien que no esté acostumbrado a darnos la razón sin más. Debería ser alguien que nos diga la verdad, aunque nos duela.

DOWCIPY
Da las gracias a los amigos que te ayudan a vencer la pereza.

5Tomar menos decisiones.

Cada decisión que tomas tiene una consecuencia energética.

La fuerza de voluntad se agota cuando la usas mucho y tienes toneladas de decisiones sin resolver navegando en el fondo de tu cerebro.

Cada mañana, te despiertas con tu fuerza de voluntad a plena carga y a lo largo del día, cada decisión que tomas agota tu fuerza de voluntad, lo que aumenta tus posibilidades de ser perezoso con respecto a tus prioridades para el día.

¿Qué hacer? Focalizar nuestra energía en decisiones importantes y priorizar. Así tendremos más fuerza de voluntad para combatir la pereza.

“El perezoso codicia y su deseo es vano, pero el deseo de los laboriosos será colmado.”

Proverbios 13, 4

6Considerar las consecuencias de la pereza.

Cada vez que apostamos por la pereza sobre la acción, perdemos vida, acción. Podríamos hacer cosas maravillosas, vivir pequeñas aventuras, crear proyectos y acabarlos.

La pereza vive en el país de “podría” y del “y si”. La pereza vive en el pasado y resta vida. Pensemos en el futuro y sus consecuencias, en qué beneficio voy a obtener. ¡Pasa a la acción!

7Pensar en el dolor a largo plazo por no actuar y… actúa.

Sólo tenemos una vida para vivir. Y es tu elección si quieres vivir la vida al máximo o llevar una vida mediocre. La pereza es una elección. Si aceptas de forma habitual la pereza te conviertes en perezoso.

Para ganarle la partida a la pereza pensemos en las consecuencias, en el dolor que me va a producir no actuar, y en la satisfacción personal de no caer en sus redes.

Piensa menos y haz más. Hay un tiempo para pensar y hay un tiempo para hacer. A veces solo tenemos que animarnos y empezar a hacer.

Solo levántate y ve tras tu objetivo en el mismo momento en que sientas el impulso…

Se hace camino al andar. Ya sabes, deja de pensar y actúa.

“Mantente lejos de la pereza y de las personas perezosas. Lleva a cabo tus labores, ya que cuando nos dejamos llevar por la pereza estamos en peligro de pecar”.

San Juan Bosco
Tags:
perezatrabajovoluntad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.