Aleteia logoAleteia logoAleteia
miércoles 28 septiembre |
San Wenceslao
Aleteia logo
Historias que inspiran
separateurCreated with Sketch.

La conversión relámpago de Brigitte, ex cocainómana y atea

Brigitte-Bedard.jpg

Courtesy of Brigitte Bédard

Brigitte Bédard.

Mathilde De Robien - publicado el 22/08/22

Brigitte Bédard, casada y madre, periodista en Montreal, experimentó a los 33 años una conversión repentina que transformó por completo su vida. Ella testimonia con entusiasmo y humor su vida de pareja renovada por la gracia del Espíritu Santo

Es inusual escuchar el testimonio de una mujer cuya vida ha sido tan completamente cambiada por Cristo. Después de largos años de deambular marcados por las drogas, la dependencia emocional y la depresión severa, Brigitte Bédard vivió una conversión fulgurante. Desde entonces nunca dejó de testimoniar alto y claro que Cristo la había liberado.

Empezó a consumir drogas a los 11 años. Una adicción que durará diez años, al final de los cuales cae en otra adicción: el sexo y la afectividad. «Durante otros diez años estuve desesperada, buscando mi orientación sexual, tratando de conseguir algo de amor a través del sexo», le dijo a Aleteia. “Ciertamente había dejado las drogas, el alcohol y hasta el cigarrillo, pero coleccionaba conquistas de amor”.

Dejarse amar… por Cristo

Hasta el día en que, con la cabeza llena de pensamientos suicidas, acude por invitación de una persona que conoció en la reunión de Cocainómanos Anónimos, a un retiro en una abadía, en Saint-Benoît-du-Lac. Allí, la excocainómana, la atea, la feminista bisexual que era entonces, pasa los tres días descargando su ira sobre un monje que luego se convertirá en su padre espiritual. “¡Le grité! Por tres días. Lanzando toda mi rabia hacia él. Me escuchó sin pestañear. No hablaba de Jesús, pero era Jesús”, recuerda. “Él puso una mirada amorosa en mí. Él oró por mí imponiéndome las manos. Y el Espíritu Santo cayó sobre mí. Comprendí que yo era la hija amada de Dios, que Jesús estaba vivo, verdaderamente resucitado. Fue una revelación”.

A partir de ese día decidió “poner a Dios en el centro de su vida”. Madre soltera de dos hijos, descubre la amistad, la vida de la Iglesia, peregrina a Roma y se levanta todos los días a las 4 de la mañana para orar durante una hora y media. “¡Estoy dotada de todo un temperamento! “, subraya. Unos años más tarde, conoció a Hugues en Internet. Se casaron el 30 de septiembre de 2006 y tienen dos hijos juntos. Hugues también tiene dos hijos de una primera unión, por lo que forman una familia numerosa de seis hijos.

Déjate querer… por tu marido

Después de dejarse amar por Cristo, ahora debe dejarse amar… por su marido. Si los comienzos de su matrimonio fueron bastante apasionados, la vida matrimonial está lejos de ser color de rosa. “Vivíamos un poco solos, Dios no estaba en el centro de nuestras vidas. El hecho de que seas cristiano no significa que no tengas problemas”, dice ella. 

Atrapada en el torbellino de su trabajo, muy absorbente, nunca perdió la oportunidad de dar testimonio de su conversión, atravesó el país para dar conferencias, se comprometió con su esposo en varios servicios de la Iglesia. Su esposo luchó contra la adicción a la pornografía. Pasaron por una crisis de pareja que duraría dos años, y estuvieron acompañados psicológica y espiritualmente por la comunidad de Chemin Neuf.

Lo que cambió nuestra vida

«Lo que cambió nuestra vida fue comenzar a orar en pareja todas las mañanas», dice ella. “Una forma de poner a Dios en el centro, de revisar nuestras prioridades. Y lo que se convirtió en una prioridad en la oración fue nuestra relación personal con Dios. ¿Hasta dónde debe llegar nuestra conversión? ¡Hasta en nuestra cama! Pero hubo muchos obstáculos, en vista de nuestras heridas pasadas, que nos impidieron experimentar la comunión sexual”. 

Poco a poco, Brigitte Bédard consigue presentar a Dios, en su oración personal, sus dificultades, sus miedos, sus frustraciones. Sabe que Dios quiere reconstruir su pareja, restaurarla. Ella sabe que Él no los juzga y los acoge donde están. “Me ayudó a darle la bienvenida a Hugues donde estaba, darle la bienvenida tal como era. »

La oración de la pareja nos “obligó” a estar en la verdad.

En ese momento, unas palabras de un psicólogo los marcaron profundamente: “Hay que cuidar la herida del otro”. Así, la oración les ayuda a permanecer anclados en la paciencia, la confianza, la delicadeza y la mansedumbre. “Dios nos estaba enseñando a amarnos a nosotros mismos deshaciéndonos de todos los conceptos erróneos que teníamos. Nuestros fracasos estaban allí para ayudarnos a construir el amor, y la oración de la pareja nos “obligó” a estar en la verdad”. Un camino que aún hoy da sus frutos y del que felizmente da testimonio a través de sus columnas en el programa de televisión La Victoire de l’Amour (TVA) y en la revista católica Le Verbe, así como en su último libro Je me suis laissé aimer… et l’Esprit Saint m’a emporté(Me dejé amar… y el Espíritu Santo me llevó).

Tags:
adiccionateismoconversion
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.