Aleteia logoAleteia logoAleteia
lunes 26 septiembre |
San Cosme y san Damián
Aleteia logo
Historias que inspiran
separateurCreated with Sketch.

La «Madre Teresa» de los refugiados ucranianos

jeronimo-martins-sister-malgorzata-chmielewska.jpg

Facebook Chleb Zycia/courtesy of Malgorzata Chmielewska

Sor Malgorzata Chmielewska.

Marzena Wilkanowicz-Devoud - publicado el 17/08/22

La hermana Małgorzata Chmielewska se encarga del alojamiento para cientos de personas que han quedado sin hogar.

Todos en Polonia conocen a la hermana Małgorzata Chmielewska. A menudo la llaman la «Madre Teresa polaca». Esta laica consagrada dirige 11 casas con su comunidad Chleb Zycia (Pan de Vida), que hoy acogen a 300 personas sin hogar.

Es una vocación que nació de un encuentro personal con Cristo hace 30 años, seguido de varios esfuerzos de la entonces joven por poner en práctica lo que ella entendía del Evangelio. Descubrió que algunas cosas se explican en el Evangelio de una manera muy sencilla: “Tuve hambre y me disteis de comer…”.

Entonces, un día de 1988, Małgorzata se encontró con personas sin hogar durmiendo en iglesias. Se enteró de que los obligaban a irse al final de la última misa del día. “Recuerdo que una amiga me dijo cuando los vio: ‘Nos vamos a casa a nuestras camas calientes y esta gente se va a los basureros y las alcantarillas’”, explicó a Aleteia. De esta frase nació la idea de hacer “algo concreto, algo grande” por ellos.

No es de extrañar que la Hna. Małgorzata Chmielewska, al ver estallar la guerra en Ucrania el 24 de febrero de este año, tomó medidas nuevamente. Decidió en un instante acoger a los refugiados ucranianos. La edición polaca de Aleteia habló con ella.

-¿Esperaba esta guerra en Ucrania?

No, no me lo esperaba. Cuando un empleado ucraniano que trabaja para nuestra comunidad tocó a mi puerta el 24 de febrero a las 7 am gritando «¡Es la guerra!», no podía creerlo. Tenía la esperanza de que Vladimir Putin no lo llevaría a cabo, aunque mi intuición me decía al mismo tiempo que me preparara para lo peor…

Hace poco decidimos cerrar uno de nuestros albergues y, no sé por qué pero no entregué las llaves al ayuntamiento, al que pertenece el edificio. Pensé que tal vez todavía las necesitaría. ¡Y lo hago! 20 familias pueden vivir aquí. En otras casas de la comunidad ya hemos recibido a varios refugiados. Donde yo vivo ya se han asentado seis familias. La mayoría son madres con sus hijos, acompañadas de su madre o suegra. 

¿Cómo están hoy?

Creo que es muy importante que tengan un espacio propio relativamente cómodo para vivir y que los niños puedan jugar juntos en una habitación separada. Todos estos detalles me parecen esenciales porque estas madres y abuelas están traumatizadas. Cuando vienen a verme, una de ellas siempre está llorando. A veces todos lloran al mismo tiempo.

Cada una de ellas tiene un esposo, un hijo o un nieto en el ejército. Hacemos todo lo posible para consolarlas y mantenerlas ocupados. Pero, ¿cómo consolar a una mujer que sabe que en cualquier momento puede recibir la noticia de la muerte de su esposo, hijo o nieto? 

Cuida de 300 personas sin hogar polacas a diario. ¿Cómo se organizan para acoger también a refugiados ucranianos?

Tenemos un doble enfoque. En primer lugar, tenemos dos casas de tránsito para familias que se quedan solo unos días en dos grandes ciudades, Varsovia y Cracovia, el tiempo que necesitan para reunirse con sus familiares o amigos en algún lugar de Polonia. Es importante saber que hay un millón y medio de ucranianos que viven y trabajan aquí, por lo que algunos de los refugiados tienen un lugar donde quedarse. Luego, en la casa donde vivo, que está en el campo, acogemos a los que no conocen a nadie y no saben adónde ir. Estas familias probablemente se quedarán más tiempo con nosotros porque tendrán dificultades para encontrar un lugar donde vivir y un trabajo en una gran ciudad, porque tienen niños pequeños o porque sus madres son demasiado frágiles para arreglárselas solas. 

Desde el primer día de la guerra, ha habido una verdadera oleada de solidaridad entre los polacos hacia los ucranianos. ¿Cómo explica esto? 

Es una efusión completamente espontánea y maravillosa del corazón hacia los que más lo necesitan. Esta guerra ya no es como la guerra en Siria que hemos visto en la televisión. Está teniendo lugar ante nuestros ojos, justo al lado. Es visible y es palpable. ¿Cómo no podemos ayudar? 

Biblia Gutenberga i najwyższy drewniany ołtarz – w Pelplinie!

Fue gracias a las redes sociales que la gente se unió de inmediato en un increíble movimiento de base: gente común, ONG y autoridades locales… Se han organizado intercambios de información y apoyo mutuo “en vivo” con unos pocos clics a través de varios grupos de Facebook. Déjame darte un ejemplo. Unos estudiantes buscaban un minibús para ir a la frontera polaco-ucraniana. Cuando vi su anuncio, respondí que podíamos prestarles nuestro auto. Partieron casi de inmediato para pasar una semana como voluntarios en la frontera. Sugerí que fueran al lado ucraniano, porque allí, las personas esperaban tres, a veces cuatro días en el frío antes de poder cruzar al lado polaco.

Así que la idea era darles comida caliente, medicinas y la posibilidad de calentarse en nuestro minibús. Estos jóvenes estudiantes pudieron ayudar a unos miles de personas. Con unos pocos clics y mensajes de texto, todo se arregló para que lo hicieran. Justo esta mañana me llamó un obispo protestante de Cracovia porque necesitaba una cuna de viaje para una familia de refugiados. Me pidió que pusiera su pedido en las redes sociales. En media hora, ya tenía varias cunas disponibles. 

«Hay un despertar espiritual»

¿Siente que esta oleada de solidaridad va acompañada de un despertar espiritual?

Cada gesto hacia una persona en necesidad es un gesto que viene de Dios. Porque Dios es amor. Se den cuenta o no los que ayudan, su gesto viene de Dios. Sí, creo que hay un despertar espiritual. Parroquias, órdenes religiosas y asociaciones católicas trabajan día y noche para ayudar a los refugiados. Tanto las comunidades religiosas masculinas como femeninas han abierto las puertas de sus monasterios y conventos.

Está sucediendo algo extraordinario, que sin duda dará sus frutos. No solo una ayuda concreta a las personas necesitadas, sino también una transformación espiritual: una nueva mirada, más allá del “campanario parroquial”. Estoy segura de eso. Es un gran despertar y una apertura a las necesidades de los demás. ¿Conoces las tres “direcciones para la acción” de Cristo? La primera es la Eucaristía, la segunda es la Iglesia como comunidad, y la tercera es el prójimo. 

¿Cómo afrontar el miedo al futuro, hoy tan incierto?

Probablemente tengamos que renunciar a muchas de nuestras pequeñas comodidades y quizás incluso al nivel de vida al que estamos acostumbrados los europeos. Las sanciones económicas contra Rusia también tendrán un impacto en nosotros. No podremos permitirnos esto o aquello. Así que sí, podemos ser más pobres, pero seremos mejores.Sé que Dios suplirá todas estas carencias, siempre que hagamos el esfuerzo de “hacernos a un lado” y dejar espacio para el prójimo. Desde un punto de vista cristiano, necesitamos coraje. 

Ante el trabajo, el estrés y el cansancio, ¿qué hace para recuperar fuerzas?

Para tener fortaleza espiritual, trato de estar con Cristo de la mañana a la noche. Y cuando duermo, sé que Él me está cuidando. Y en cuanto a mi fuerza física, me repito a mí y a los jóvenes que en esta nueva situación ligada a la guerra y la acogida de refugiados, no es una carrera de velocidad, sino una carrera de fondo. Para seguir, trato de darme momentos de descanso, de dejarme llevar.

Esto también se aplica a mi trabajo diario “en tiempos normales” con las personas sin hogar. Hay situaciones que son terriblemente difíciles. Para hacerle frente, uno debe cuidarse: dormir, comer y luego tomar medidas. Recibimos cientos de llamadas telefónicas al día y tenemos cientos de cosas que coordinar, cientos de problemas que resolver. Para hacer frente, es esencial mantener la calma interior.

Pero, ¿cómo no dejamos que el miedo, la ira o la desesperación se apoderen de nosotros?

Creo que la oración es la clave: cada vez que tengo unos minutos, rezo por la paz. Y trato de vivir en la presencia de Cristo con la conciencia de que es Él quien me envía. Mi trabajo es simplemente estar lista para servir. 

Tags:
guerraheroepoloniarefugiadosreligiosasucrania
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.