Aleteia logoAleteia logoAleteia
jueves 06 octubre |
San Bruno
Aleteia logo
Historias que inspiran
separateurCreated with Sketch.

Cómo apareció Dios cuando mi marido colapsó en Urgencias

marcelo-leal-6pcGTJDuf6M-unsplash.jpg

Marcelo Leal / unsplash

Quién iba a imaginar que el paso por Urgencias iba a ser tan decisivo en mi vida.

Amanda Knapp - publicado el 12/08/22

"El shock séptico me abrumó, pero la fidelidad del Señor se hizo patente". Amanda Knapp hace público su testimonio

Siempre pensé que (más o menos) entendía lo que era el shock séptico, hasta que vi a mi esposo colapsar en el suelo en una sala de urgencias.

Ver a mi fuerte esposo adulto, el protector y guía de nuestra familia, tendido y apenas consciente, me introdujo en el verdadero significado de las palabras «Shock séptico». En ese momento, quedé marcada para siempre al darme cuenta de la fragilidad del cuerpo humano.

Nunca había conocido tal terror. Nunca había estado tan tensa. Me dirigí a la Virgen María y sentí agudamente su presencia a mi lado durante esos momentos. El mundo entero transcurría con normalidad fuera de esa oscura Unidad de Cuidados Intensivos, y yo recorría los pasillos pidiéndole a nuestra querida Madre que le diera fuerza a mi esposo, pidiéndole que implorara a su Hijo que no se llevara a mi esposo y al padre de nuestros hijos. Y tal vez con la misma intensidad, le rogaba a Dios que me diera fuerza y ​​le pedía a María que por favor me agarrara y me mantuviera en pie. 

Creo que siempre creí que mi esposo lograría salir de ese hospital y regresaría a casa con nosotros. De lo que no estaba tan segura era de si podría llegar a ese día, si mi cordura aguantaría. Ambos éramos inmensamente vulnerables.

Soledad en tiempos difíciles

Esa primera noche en la UCI estuve muy sola. Durante más de una década, había hablado con mi esposo todos los días. Había dirigido casi todas las decisiones por él y compartido todas mis alegrías y tristezas y todos mis miedos con él. Ahora, en nuestro momento más oscuro, no podía compartir nada con él, y él solo podía hacerme gestos leves. Había que tomar decisiones. 

En cuanto a familiares y amigos, soy una mujer muy bendecida. Toda nuestra gente estaba ansiosa por ayudarme a mí y a mis hijos durante este tiempo. Pero Dios nos empareja a la mayoría de nosotros en dos por una razón, y de repente me quedé, aunque brevemente, como una mujer sin pareja. Lo necesitaba desesperadamente.

Pero una cosa extraña me sucedió psicológicamente durante ese tiempo. De repente me volví abrumadoramente agradecida. Me gustaría decir que esto fue un instinto natural mío, que la gratitud siempre estuvo viva enterrada en lo más profundo de mi corazón. Pero, seamos honestos, este no es el caso, y esa no era mi tendencia. 

El regalo de la gratitud

Aún así, me senté en esa sala oscura de la UCI y agradecí a Dios con todo lo que tenía a mi alcance que los médicos creyeran que mi esposo probablemente estaría bien. Me senté a pensar en todos aquellos a quienes se les dio el pronóstico opuesto, a quienes se les dijo que sus seres queridos probablemente no lo lograrían. Recé por ellos. Oré por la familia que estaba en la habitación de al lado que ya había pasado semanas en esa unidad de cuidados intensivos y probablemente estaba escoltando a su ser querido hacia casa para morir.

Me di cuenta de que mientras millones dormían sin preocupaciones en sus camas en esa, mi noche más aterradora, otros estaban más aterrorizados que yo. Algunos estaban haciendo los arreglos del funeral y preparando a los visitantes para que vinieran a despedirse. Hubo aquellos cuya Unción de los Enfermos fue acompañada por el Viático. Di gracias a Dios por las gracias que nos había concedido y por la bendición de la esperanza. Cada oración de «por favor, déjanos estar bien» fue seguida por «gracias, gracias, gracias, Señor».

Esas oraciones de gratitud no brotaban de la virtud. Eran mi medio de supervivencia. La gratitud que Dios me concedió durante esos días en el hospital sigue siendo uno de los mayores regalos que me ha concedido.

Esta mañana les hablaba a mis hijas de cómo estamos llamados a llenar nuestra mente con el Señor. Estamos llamados a ofrecerlo todo a Dios, a buscar siempre la voluntad de Dios, a estar siempre en comunión con Él. Estas son palabras de gozo cuando se pronuncian en tiempos de gozo. Pueden sentirse como palabras mundanas cuando se pronuncian en tiempos ordinarios. Pero cuando se hablan durante los tiempos difíciles, demuestran su durabilidad, verdad y fuerza.

Su fidelidad a través de todo

La belleza que ocurre cuando las personas se vuelven a Dios durante tiempos difíciles no es prueba de su propia santidad. Más bien es una prueba de la fidelidad de Dios. Nuestro Dios sabe lo que necesitamos y siempre está dispuesto a proporcionárnoslo. No tenemos otra opción en esos momentos que apoyarnos en Él. Pero Él tiene una opción y siempre elige a nuestro favor.

«Mis oraciones consistían en simples súplicas pronunciadas con las palabras más básicas.«

Cuando miro hacia atrás ahora, no puedo evitar asombrarme de todo lo que el Señor nos ha hecho pasar a mi esposo y a mí, llevándonos en sus brazos todo el tiempo. Pero también me recuerdo la importancia del resto de los días, los días ordinarios y mundanos. Me recuerda que Dios nos habla en esos tiempos oscuros, pero muchas veces habla palabras que ya plantó en nuestro corazón. No podía abrir una Biblia en esos tiempos. No podía componer grandes oraciones. Mis oraciones consistían en simples súplicas pronunciadas con las palabras más básicas.

En agradecimiento al Señor por todo lo que ha hecho por nosotros y en preparación para las pruebas que la vida traerá nuevamente, ahora trato de saturarme en la Palabra de Dios tanto como puedo. Lo he leído, lo contemplo, busco Su belleza en el mundo. Tomo nota de su bondad. Observo mientras lleva a otros, y les hablo a mis hijos acerca de permanecer cerca de Él y pedirle que camine a nuestro lado en nuestros días ordinarios. Ahora entiendo que mientras más verdad sepamos acerca de Dios durante nuestros días ordinarios, más Él podrá hablarnos durante nuestras pruebas.

Ahora trato de pasar mis días conociéndolo más para que cuando vuelva a estar a mi lado en la tragedia, ya no me sorprenda lo fiel que es.

Tags:
conversionenfermedadfe
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.