Aleteia logoAleteia logoAleteia
jueves 07 julio |
San Fermín
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

Por qué tener en cuenta el vecindario al elegir un lugar para vivir

NEIGHBORHOOD

Kusska | Shutterstock

Michael Rennier - publicado el 30/05/22

Ya sea rural, urbano o en algún punto intermedio, nuestro vecindario nos da forma y se convierte en nuestra experiencia de comunidad.

Me crié en una tranquila calle suburbana. Supongo que algunos de ustedes también. Me gustaba mucho nuestro barrio. La calle estaba llena de niños, había un parque detrás de nuestra casa para explorar y se estaban construyendo muchas casas en las que podíamos jugar por la noche después de que los trabajadores se fueran a casa.

Todos los veranos teníamos una fiesta de barrio. El 4 de julio, todos los papás salían de sus garajes cargados de cohetes y bengalas del stand de la calle y había un espectáculo colectivo de fuegos artificiales.

No era inusual ver pandillas de niños dando vueltas a la manzana en bicicleta o jugando a hockey sobre patines bloqueando el camino en el callejón sin salida. 

Mis padres aún viven en la misma casa en la que crecí, arraigados a los recuerdos y la estabilidad del lugar.

El arraigo a un lugar

Este arraigo, creo, es importante. Especialmente en un mundo que se ha vuelto transitorio y carente de la fuerza de la comunidad local. 

Las personas cambian de domicilio con frecuencia, incluso saltando a ciudades y estados completamente diferentes. 

Por lo general, esto se debe a las oportunidades laborales, lo cual es comprensible. Pero la separación de la familia y el vecindario tiene un costo, aunque se trate de mudarse una hora por la carretera. 

Muchas personas sienten que carecen de la estructura de apoyo de una comunidad, personas que te conocen y se preocupan por ti.

Por eso, si tienes la suerte de poder establecerte en un vecindario y echar raíces, vale la pena considerar en qué tipo de vecindario quieres vivir, especialmente si vas a criar a tus hijos allí y pasar décadas. Conviene invertir en esa comunidad.

¿Rural, urbano o algo intermedio?

Muchas de las familias católicas que conozco en este momento están ansiosas por mudarse al campo, obtener una propiedad y una casa. 

Debo admitir que no me parece mala idea. Hay virtudes en la vida rural. Es un ritmo de vida más sencillo, más en sintonía con la naturaleza y ofrece más libertad a los niños. 

Si hay una aldea o pueblo cercano, podría ser el tipo de comunidad unida y solidaria que todos anhelamos. Sí, me parece que la vida rural está infravalorada.

Nuestra propia familia hizo el compromiso contrario. Teníamos muchas ganas de comprar una casa en un barrio urbano. 

Nos encanta nuestra cafetería local y otros restaurantes a los que podemos ir a pie. Todos los viernes vamos a Melo’s a por pizzas de queso. Allí nos conocen. 

A menudo vemos a nuestros vecinos dando un paseo por la noche y disfruto la forma en que los porches delanteros tienden a convertirse en espacios de reunión en las calurosas noches de verano. 

Disfrutamos de la arquitectura antigua y las cualidades históricas de las casas: la nuestra es una casa victoriana de ladrillo rojo construida a fines del siglo XIX. 

Sobre todo, como padres de seis hijos, apreciamos el hecho de que cuando caminamos al parque para jugar, los niños interactúan con un grupo diverso de niños de diferentes orígenes.

Algunos podrían pensar que realmente no importa dónde vives o en qué tipo de vecindario crías a tus hijos. Creo que importa bastante. 

Conozco a muchas personas que compran casas sin considerar primero el vecindario. No ven cómo afectará a sus vidas. 

Simplemente ven una casa, y como todos los demás parecen estar comprando casas más grandes y es lo que hay que hacer, compran la primera casa grande que pueden pagar.

Aunque no siempre vale la pena. En algunos lugares parece que los vecinos apenas se conocen, u obligan a las familias a realizar largos viajes al trabajo y tiempo en automóvil, o no tienen acceso a una buena parroquia cercana. 

Vivir en esos lugares no es más que un lugar para dormir y viajar. Un vecindario es más que el tamaño de las casas; se trata de la gente.

Nuestro barrio nos moldea

No existe un lugar perfecto y, por supuesto, la gente tiene buenas razones para preferir el campo, la ciudad o los suburbios. 

A veces, también es cierto que los compromisos laborales o las realidades financieras significan que no podemos vivir donde queremos. 

El punto es que el tipo de vecindario que elegimos para vivir afecta a nuestras familias, y los lugares son comunidades que viven y respiran con personalidades propias. Merece una cuidadosa consideración.

En su novela My Antonia, Willa Cather describe las tierras de cultivo de las grandes llanuras, escribiendo,

“Las primaveras ventosas y los veranos abrasadores, uno tras otro, habían enriquecido y suavizado esa meseta plana; todo el esfuerzo humano que se había invertido en él volvía en largas y amplias líneas de fertilidad. Los cambios me parecieron hermosos y armoniosos; era como observar el crecimiento de un gran hombre o de una gran idea”.

Siento lo mismo acerca de mi vecindario urbano. Es la expresión física de cómo generaciones de humanos han convivido, dando forma al lugar con su alegría y tristeza, esperanza y belleza.

Haríamos bien en considerar dónde echamos raíces, porque el suelo de ese lugar dará forma a cómo crecemos. 

Y, por supuesto, nosotros también tenemos un efecto. Nosotros también ocuparemos nuestro lugar en esa comunión de almas que tanto contribuyen a hacer de estos variados lugares —rurales, urbanos o cualquier otro— un hogar.

Tags:
amistadayudafamiliafamilia numerosa
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.