Aleteia logoAleteia logoAleteia
jueves 07 julio |
San Fermín
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Tiempo, palabras y oportunidades, ¿sabes aprovecharlos?

POPE-FRANCIS-AUDIENCE

Antoine Mekary | ALETEIA

Carlos Padilla Esteban - publicado el 18/05/22

Puedo arrepentirme por no haber estado atento, por haber sido impulsivo o hiriente. Puede que haya segundas oportunidades o puede que no...

El otro día leía que hay tres cosas en la vida que se van y no regresan nunca. El tiempo, las palabras y las oportunidades. Y pensé que era muy cierto.

Puede ser un tópico pero el tiempo que no aprovecho se escapa y no regresa. Los días que he perdido no los recupero.

Las horas en las que no amo, no me entrego, no busco a Dios, no hago el bien a los hombres, son horas perdidas, que pasan sin pena ni gloria por mi vida.

Por eso me importa tanto vivir bien el presente. Cada momento es un regalo de Dios.

El tiempo de la pandemia

FATHER
La pandemia ha hecho más frecuente el uso familiar de dispositivos electrónicos.

Me decían algunos que la pandemia fue un tiempo perdido. No es cierto. Dependía de cada uno.

En ese tiempo aprendí cosas que había olvidado. El valor del compartir. La alegría de estar en casa con los míos.

La no necesidad de hacer cosas útiles. La posibilidad de aprovechar las reuniones no presenciales.

El valor de la salud y el miedo a perderla. La fragilidad del hombre que no logra detener una pandemia y no es el amo de este mundo.

Miro el tiempo pasado en pandemia y veo que no fue un tiempo perdido. Todo depende de la actitud con la que haya vivido esos días, esos meses, esos años.

El tiempo se me escapa de los dedos y quiero vivir intensamente. No deseo que se me olvide entregar la vida. Merece la pena amar hoy, entregar mi vida hoy.

Palabras que sirvan

shutterstock_780695101-2.jpg

El tiempo se va y lo pierdo. Las palabras también se van y tampoco regresan. No puedo callarlas cuando se han hecho voz o grito. No desaparecen en el olvido porque dejan huella.

Hieren o consuelan. Dan paz o siembran guerras. Son bálsamo o son afrenta. Unen o separan. Son lazos que llevan al cielo o son espadas que cortan los vínculos.

Quiero medir mis palabras para no hacer daño. Las palabras nacen del alma y se las lleva el viento. Pero la memoria las retiene, porque son importantes.

Por eso no quiero hablar de más ni decir lo que no siento. Quiero hablar sólo cuando haga falta o cuando tenga algo importante que decir.

No quiero callarme por miedo a lo que piensen los demás. No quiero hablar de más desvelando secretos o decir cosas de las que luego me arrepienta.

Mis palabras construyen o destruyen. Hacen que crezca el amor o el odio. Son sinceras o están llenas de mentiras.

¡Qué fácil es no decir la verdad! Mi forma de hablar, mi respeto al decir lo que siento o pienso, mis palabras que muestran cómo es mi alma.

Las palabras que digo se las lleva el viento o quedan enterradas en la tierra y dan fruto.

Me gustan las palabras que hablan de cómo soy, reflejan cómo es mi alma y desvelan cómo son mis sueños.

Me gusta jugar con las palabras. Sin herir, ni hacer daño. Que mis palabras sean caricias y creen puentes que sostengan las almas unidas.

Quiero que mis palabras creen una realidad mejor de la que ahora veo.

Jesús hizo todas las cosas nuevas. Con sus palabras que eran palabras de vida eterna, y con sus gestos de amor: «Todo lo hago nuevo». Sus palabras cambiaron los corazones.

Hay palabras que no cambian nada ni a nadie. Y hay otras palabras que construyen un mundo mejor.

Tantas oportunidades

Y por último las oportunidades llegan y puedo dejarlas ir. Si no las aprovecho, no regresan.

La vida está llena de oportunidades que se me presentan. Puedo aprovecharlas, luchar por el éxito que deseo, alcanzar la gloria que no quiero dejar escapar. Puedo hacerlo.

Los fracasos son también oportunidadespara crecer, para entregar la vida. Puedo aprovechar las oportunidades que la vida me presenta.

Un cambio de trabajo. Una invitación que no puedo declinar. Un sueño que se puede hacer realidad si digo que sí a la vida. Si arriesgo mis pasos. Si no dudo, si venzo el miedo, si soy audaz superando mis cadenas.

En esos momentos hago que las oportunidades que tengo den fruto. Todo depende de mi actitud al enfrentar el futuro con sus miles de interrogantes.

Una oportunidad es un sueño que puede hacerse realidad. Depende de mí, de mi mirada, de mi forma de enfrentar la vida.

Actitud atenta

Sé por todo ello que el tiempo, las palabras y las oportunidades son tres cosas que puedo perder si no las enfrento con la actitud adecuada. Se van y no regresan. Luego queda la culpa, o la herida, o el dolor.

Puedo arrepentirme por no haber estado atento, por haber sido impulsivo o hiriente. Puede que haya segundas oportunidades.

Pero puede suceder que nunca vuelvan. Ya no podré cambiar las palabras dichas o dejar que se repita esa misma oportunidad. Se van y no vuelven.

Tengo que vivir con el corazón despierto, con la mirada atenta.

Jesús hace todas las cosas nuevas. Él vino a cambiar el orden de mis prioridades. Vino a decirme que mi vida puede ser mucho mejor y mis sueños se pueden hacer realidad. Para que supiera que nada de lo que tengo en esta vida es eterno, que todo es pasajero.

Vino para enseñarme a aprovechar los momentos y no dejar que haya tiempo perdido en mis días. Vino para decirme que sólo el amor verdadero es capaz de cambiar la realidad.

El amor egoísta, autorreferente, ensimismado, no construye, no edifica un mundo nuevo. Miro mi corazón y sé que puedo hacer las cosas mejor.

Me arrepiento cuando fallo y vuelvo a comenzar. Las oportunidades perdidas no vuelven. Pero vendrán nuevos días en los que podré volver a elegir y optar por el bien. Está en mis manos, no temo.

Tags:
amorpalabrapresentetiempo
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.