Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 06 diciembre |
San Nicolás
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

¿Quieres dejarlo todo?

suitcase-1412996_960_720

pixabay

Nuestro tiempo parece ofrecer muchas ideas para no quedarse pero hay algo mejor que huir

Luisa Restrepo - publicado el 02/05/22

Ante la decepción, el cansancio y la ira, nos vemos impulsados ​​a romper relaciones y sin darnos cuenta rompemos a nosotros mismos...

Todos hemos experimentado esa punzada de huir y dejarlo todo.  Quizá por eso, el llamado tan apasionado de Jesús a permanecer expresado en el Evangelio, me hace pensar que el impulso que lleva a las personas a querer partir ya había comenzado en la primera comunidad cristiana.

Queremos irnos cuando estamos desilusionados, cuando vemos que las cosas no van como esperábamos. Cuando nos sentimos excluidos, cuando sentimos que no tenemos nada más que dar.

Queremos irnos cuando estamos enojados, cuando nos enfrentamos a la injusticia. Queremos irnos cuando estamos cansados y ya nada nos entusiasma.

Nuestro tiempo, como el de Jesús, parece ofrecer muchas ideas para no quedarse: temor al compromiso, confusión de los valores, volatilidad de las cosas, prepotencia en el poder, intolerancia en las relaciones, incapacidad para escuchar y valorar a las personas.

Es un tiempo en que el espíritu parece haberse retirado de la tierra. Es como si Jesús hubiera dejado las herramientas del oficio en nuestras manos y se hubiera ido.

Como si todo dependiera de nosotros y ya no hubiera un Dios que luche con nosotros.

Un ejemplo evangélico de huida

VIA CHRISTI

En este tiempo Pascual el evangelista Lucas también nos presentó esta dinámica de desilusión y huida: los dos discípulos de Emaús.

Ellos al cabo de tres días, al darse cuenta de que las cosas no iban como esperaban, decidieron marcharse y abandonar su fe.

Ante la decepción, el cansancio y la ira, nos vemos impulsados ​​a romper relaciones y sin darnos cuenta rompemos a nosotros mismos.

La invitación de Jesús no es un llamado a permanecer pasivos donde estamos, sino a permanecer vinculados. A veces uno puede permanecer en una situación, pero aislado.

El amor no es la obstinación en no cambiar, sino la apertura que permite que circule la vida.

La propuesta de Jesús

Aparentemente, el sarmiento también puede permanecer injertado en la vid, pero sin dejar circular la savia.

Jesús no nos invita a permanecer en una obstinación pasiva, sino que nos pide permanecer en Él y dejar que Él permanezca en nosotros.

Jesús nos invita a permanecer en una relación: «separados de mí nada podéis hacer«(Jn 15,5).

Sin Jesús, nuestra vida está secuestrada en un torbellino de tonterías, que luego tratamos en vano de llenar.

“Es indispensable permanecer siempre unidos a Jesús, depender de Él, porque sin Él no podemos hacer nada (cf. Jn 15, 5).

En una carta escrita a Juan el profeta, que vivió en el desierto de Gaza en el siglo V, un creyente hace la siguiente pregunta: ¿cómo es posible conjugar la libertad del hombre y el no poder hacer nada sin Dios?

Y el monje responde: Si el hombre inclina su corazón hacia el bien y pide ayuda de Dios, recibe la fuerza necesaria para llevar a cabo su obra. Por eso la libertad humana y el poder de Dios van juntos”.

Benedicto XVI

El dolor ayuda a crecer

Por supuesto, la vida también pasa por la poda. Jesús no nos engaña, presentándonos un florecimiento indoloro.

Mirando hacia atrás en nuestra historia, podemos reconocer cómo los momentos de dolor nos ayudaron a crecer.

Hoy vivimos en una cultura que exorciza la poda, y por eso mismo las generaciones más jóvenes corren el riesgo de no prosperar. Los adultos, padres o educadores, tienen miedo de cortar y podar.

No podemos negar que la floración pasa por una época de deshoje, donde la planta aparece desnuda e indefensa.

Sin poda, la planta se debilita y el riesgo es precisamente este: formar una generación de hombres y mujeres frágiles, aplastados por el peso de la vida.

El reto está en no dejarnos vencer por la aparente ausencia de Dios. El reto consiste en creer que el Espíritu viene en auxilio de nuestra flaqueza y, como a veces perdemos la esperanza y no sabemos pedir, Él viene en nuestro auxilio.

Seguro el labrador compadecido de esta viña se moverá para venir a echarnos una mano.

Tags:
amorevangeliofidelidadrelaciones
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.