Aleteia logoAleteia logoAleteia
lunes 03 octubre |
San Francisco de Borja
Aleteia logo
Historias que inspiran
separateurCreated with Sketch.

5 adolescentes salvan a una niña abandonada a -20ºC en Siberia

NEWBORN, WINTER, SLEEP

Koldunova Anna | Shutterstock

Annalisa Teggi - publicado el 14/01/22

Milagro en las estepas siberianas: cinco jóvenes, ayudados por sus celulares, salvaron a una pequeña recién nacida abandonada en el hielo

La vieron en un cartón de huevos, literalmente abandonada en el frío y la escarcha. La temperatura había bajado a -20ºC en el pueblo de Sosnovka cerca de Novosibirsk, en Siberia. Cinco adolescentes que dieron un paseo el día de Navidad ortodoxo se convirtieron en la providencia de una niña de 3 días que corría el riesgo de morir congelada.

Una niña abandonada en el frío

Era el 7 de enero, en Rusia se celebraba la Navidad ortodoxa. Por la tarde cinco adolescentes hicieron un descubrimiento inesperado mientras paseaban. Como pastores noveles, se encontraron contemplando un bulto frío. Estaban incrédulos, pero eso sí, frente a sus ojos había una caja de cartón y dentro una bebita muy pequeña. Los padres de los chicos fueron los primeros en ayudarlos en el rescate y contaron a los periodistas la escena:

“Ya estaba oscuro, [los muchachos] usaron luces de teléfonos celulares para ver qué había en la caja”, dijo el Sr. Litvinov.

Había una niña envuelta en trapos y con un biberón, agregó. Él y su esposa Anna habían sido llamados al lugar por su hijo, Renat. Inmediatamente llevaron a la niña al hospital. El temor era que la bebé, de unos tres días, se congelara y no pudiera sobrevivir.

BBC

Entre los muchos detalles llamativos de esta historia, hay que incluir la oscuridad. El riesgo de muerte era muy alto (aquí está el toque liviano y poderoso del ángel de la guarda, se podría decir). Además del frío despiadado que había alcanzado los -20 grados, también la llegada de la noche. A un paso de la oscuridad, la luz de los celulares de los 5 adolescentes se convirtió en providencia. ¿Y quién habría tenido una imaginación tan audaz como para organizar esa situación?

Niña abandonada en el frío siberiano, parece un guion con final trágico ya escrito. Pero no. Podemos contarles esta historia a nuestros hijos, les recordamos que dónde están y cómo están marcan la diferencia. Nuestra sola presencia hace la diferencia.

La pieza que falta en la historia, la madre

Sin embargo, hay una parte de la historia que permanece en la oscuridad. La policía investiga quiénes son los padres del bebé. Pero, ¿qué madre tendría el coraje de dejar a una hija recién nacida tan frágil y expuesta al frío glacial? Esta es la pregunta que todos nos hacemos. No sabemos la respuesta y debemos abstenernos de formular conclusiones instintivas. Siempre hay un abismo de silencio entre nosotros y los demás.

NEWBORN, HOSPITAL, CARE

El silencio ante el misterio que somos no es silencio sino espera de un encuentro real, más allá del instinto de la primera reacción. No sabemos -por ahora- nada de quienes abandonaron a la bebita. Un gesto manifiestamente cruel. ¿Cómo se llega a esa frialdad antinatural hacia una criatura pequeña y frágil? Esta pregunta muda de respuesta plausible es un silencio fecundo, que nos libera de muchas presunciones y al mismo tiempo nos desgarra de dolor.

La prisa por la adopción

Al llegar al hospital, un médico atendió de inmediato a la niña, calentándola mediante un suave masaje en brazos y piernas. […] La tez de la bebita se sonrosó y ahora descansa tranquila en la sala de pediatría donde la atienden.

Ibídem.

Esta pequeña criatura debe ser reconocida por tener un temperamento fuerte. Resistir y recuperarse de la exposición al frío casi polar es una increíble prueba de fuerza. Pero los bebés nos han acostumbrado a romper con nuestros estereotipos sobre su fragilidad. La vida es capaz de sorpresas, a pesar de los cálculos cada vez más fríos que se hacen a costa de los frágiles y los débiles.

El último elemento providencial de esta historia fue la disposición con la que la familia intervino prontamente en el rescate, igualmente dispuesta a solicitar la adopción de la pequeña. Los esposos Litvinov ya tienen tres hijos. Uno de ellos está entre los chicos protagonistas del sensacional descubrimiento. Inmediatamente expresaron su deseo de adoptar a la niña.

BOYS, SNOW, WALK

Por ahora, el trámite de adopción está pendiente porque se intenta encontrar a la familia del niño, en un intento de localizar a algún pariente biológico.

Se suponía que era una historia fría, pero el calor humano desborda. No es obvio, pero refleja profundamente nuestras expectativas. En medio del camino de todos, cuando todo habla de oscuridad y muerte, nos espera un encuentro que revierta el curso de los acontecimientos.

Tags:
ayudabebésolidaridad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.