Aleteia

¡Misión cumplida!: La alegría de salvar a un bebé abandonado

ECUADOR
Facebook | Gobernación Santo Domingo
Comparte

El proyecto “Cuna de Vida” del centro Valle Feliz en su máxima plenitud. Recibió por primera vez en su puerta a un recién nacido que fue dejado por su madre, hecho que colma de esperanza a Ecuador

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

¿Cómo no emocionarse con el siguiente mensaje y estas fotos?

El 29 de junio no fue uno más para las monjas benedictinas a cargo del proyecto «Cuna de Vida» del denominado centro Valle Feliz en Santo Domingo de los Tsáchilas (Ecuador). Ese lugar se trazó un único objetivo: salvar del abandono a menores y en situación de riesgo.

Eso, que a priori era una misión, se acaba de cumplir ese día tras recibir por primera vez a un bebé que fue dejado a las puertas del hogar por su madre con unos siete días de nacido –quien no la ha dejado en la calle-  y siguiendo los protocolos sugeridos para tales fines.

Según consignan medios como El Comercio, la mujer dejó dentro de una cubeta al pequeño cerca de las 7 am del lunes. Fue ahí cuando los llantos se transformaron en “señal de alarma” e hicieron acudir a las monjas de manera inmediata.

El niño lucía con ropa adecuada. Rápidamente fue trasladada para una valoración médica en el hospital Santo Domingo y se mantuvo en observación hasta este martes 30 de junio. Para las autoridades, prosigue el medio local, lo sucedido puede ser considerado una “buena nueva” debido a que, si no existiera este centro de acogida, la posible vulnerabilidad -ante un eventual abandono en calle- se ha visto reducida.

“Con sentimientos encontrados puedo decir que hemos salvado una vida, nuestro objetivo es salvaguardar a los recién nacidos en estas circunstancias”, expresó a ese medio la directora del hospital Santo Domingo, Lorena Baque.

 

ECUADOR
Facebook | Gobernación Santo Domingo

Acoger niños en situación de riesgo

La Congregación de las Hermanas Benedictinas Misioneras tiene su origen en Biala Cerkiew (Ucrania) y fue fundada por la madre Edvigues Josefa  Kulesza, benedictina de claustro, recuerda la web de Valle Feliz. Precisamente, entre las principales preocupaciones de estas religiosas siempre estuvo la situación de los niños sin hogar, sin familia, pobres y abandonados.

En 2019, en Ecuador, sucedió otro hecho que las llevó a dar un nuevo giro en ese país, recuerda este medio local. Sucedió tras encontrar entre cartones a una bebé y que estaba a punto de ser llevada por un camión recolector.  Aquello conmovió a las religiosas, suceso que terminó inspirando el actual proyecto «Cuna de Vida».

Se puede conocer más aquí a través del aporte de Radio Macarena:

 

Una vez más la clave, para este tipo de iniciativas, radica en no juzgar a la madre, pues en definitiva es difícil saber qué la ha llevado a tomar tal decisión (para eso hay un protocolo establecido, dado a conocer en diversas oportunidades por la actual directora de Valle Feliz, Ewa Pilarska, e incluso ofrece la posibilidad de que quien deja a su hijo en el hogar lo vuelva a recuperar).

En épocas donde muchas veces lo más fácil es el “abandono irresponsable” –más en medio de una brutal crisis sanitaria con grandes efectos en lo económico-  o prácticas más tremendas como el propio aborto, bien vale la pena celebrar la posibilidad de que los recién nacidos puedan tener la esperanza de tener una familia.

Un último dato, este pequeño le cambió la vida a este proyecto un 29 de junio y aún no se le había dado nombre. ¿Y si lo llamaran Pedro o Pablo? ¿Con qué nombre lo bautizarías?

 

 

 

 

Cinco historias de menores que impactan: 

 

 

 

 

 

 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.