Aleteia logoAleteia logoAleteia
miércoles 17 agosto |
Santa Beatriz de Silva
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

¿Vives con miedo a hacer daño?

shutterstock_542847979.jpg

Shutterstock

Carlos Padilla Esteban - publicado el 02/12/21

Mira cómo tu debilidad, tu maldad, tu pecado puede convertirse en abono en el campo espiritual

No me quiero sorprender cuando no estoy a la altura de lo esperado por mí o por otros. Cuando no doy la talla a la que quería llegar. Cuando no cumplo con aquello con lo que me había comprometido.

Mi pecado me asusta tan a menudo… Me desconozco en mi debilidad. Quiero decir que no y acabo cediendo. Quiero negarme a caer, pero caigo. ¿Cómo puedo caer tan bajo?

Comenta el padre José Kentenich:

«¿No les había dicho que no debo extrañarme? ¡Que semejante inmundicia se esconda en mí! Nunca supe que, interiormente, era tan sucio. Ya lo ven: es mi naturaleza. Es una naturaleza enferma, totalmente enferma. Debo ser desprendido de mí mismo. Ahora ya no me echo incienso, no digo más: ¡Cielos, qué lejos que he llegado! No, no, no. Ahora noto que soy capaz de todo«.

King, Herbert. King Nº 2 El Poder del Amor

Me asusto de mí

CZYSTOŚĆ

Soy capaz de lo mejor y también de lo peor.

Puedo dejar que el odio venza en mí llenando de ira mis gestos y palabras. Puedo dejar que mis adicciones se adueñen de mi voluntad, veo que es todo tan frágil.

Entonces me sorprendo al mirar dentro de mí. ¿Cómo puede estar Dios contento conmigo?

Lo pienso a menudo, a Dios no le ofende mi pecado. Sólo le produce dolor verme infeliz o perdido, lejos de Él caminando sin rumbo.

Aun así, me miro y me asusto. Con el tiempo puedo llegar a acostumbrarme. Y me dejo llevar por la corriente de las tentaciones.

Pienso que ya no puedo hacer nada para cambiar, para mejorar. Creo que es tanto el daño que hago que ningún bien que intento compensará la pérdida.

¿Para qué arrepentirme si vuelvo a caer?

depressed young

Me equivoco al preguntarme: ¿Qué sentido tiene la confesión? ¿Para qué me valen los golpes de pecho con ánimo contrito?

Cuando veo con dolor que nada cambia en mí después de mil decisiones previas de hacer el bien y mejorar.

He decidido muchas veces hacer las cosas bien. Me he propuesto levantarme por encima de mis cenizas una y otra vez, volver a nacer para nunca más volver a caer.

Me he mantenido firme sobre el alambre de la vida, arriesgándolo todo, amenazado por los vientos.

Pero he caído de nuevo. Cuando menos lo esperaba me he dejado llevar por la corriente.

Lo peor de mí

Lo peor que hay en mí ha salido a la luz. Mi envidia, mi egoísmo, mi rabia, mi rencor, mi impureza, mi dejadez, mi desidia.

Todas mis tentaciones se han vuelto poderosas. ¿Cómo puedo hacer frente a ese mal que me incita a dejarme llevar?

La tentación me presenta siempre verdes praderas, caminos anchos, placeres hondos, verdades a medias y una felicidad verdadera que se antoja muy lejana.

Y yo quiero ser feliz aunque sólo sea por un momento, por un rato.

Mi miseria puede servir

shutterstock_1403641859.jpg

Miro mi corazón y siento que no quiero sobrevivir sino vivir con un sentido. Quiero alzar la mirada y aspirar a las estrellas.

Me miro con honestidad, algo inquieto: ¿de qué me sirven mis pecados en toda esta batalla?

Siento que sólo son retrocesos que me llevan al comienzo del camino. Me decido a ser mejor. Añade el Padre Kentenich:

«La santidad no consiste en que no cometa ningún pecado. La santidad consiste en que logre llevar bien el «estiércol» a mi campo. Ante Dios invoco la misericordia del Padre y mi miseria personal. ¡Pero tienen que entender cuán verdadero es esto! Ninguno de nosotros puede entenderlo porque ninguno de nosotros ha sido un verdadero niño».

J. Kentenich,Lunes por la tarde,Tomo 2: Caminar con Dios a lo largo del día

El camino a la salvación

CHORA KOBIETA

Hay que ser niño para entender que mi debilidad y mi pecado no me hacen peor persona, simplemente me ensucian por dentro y me vuelven mendigo de amor por las calles.

Y me muestran que lo único que me salva en esta vida es la misericordia de Dios, no mis méritos.

Porque mi miseria es manifiesta. Por eso no me escandalizo cuando peco. Tomo mi pecado en mis manos, mi suciedad, mi miseria y se la entrego a Dios como ofrenda.

¿Qué hará Él con ella? Yo tengo claro lo que haría. La escondería, la apartaría de mí, la alejaría de mi presencia para parecer perfecto a los ojos de Dios y del mundo.

No me gusta verme débil. Prefiero la perfección que no poseo. Hacerlo todo bien es la meta imposible de mis sueños.

No pecar nunca para no tener que reconocer con humildad que no puedo con mi fragilidad.

Estoy roto y no lo acepto. La mirada de Jesús es la que me salva y levanta. Es su voz la que me recuerda que no tengo que temer nada.

No son mis méritos los que me salvan. Y la felicidad no me la da hacerlo todo bien, sino amar.

De la vergüenza y el miedo a la confianza

Aunque me hiera cuando amo, aunque sufra y no todo salga bien al amar y dar la vida, aunque lo pierda todo en ese momento en el que creo que me estoy entregando por entero.

Dios conoce mi fragilidad y no se asusta, me ama. No le sorprenden mis debilidades, las acepta. No se escandaliza al ver lo lejos que puedo llegar y lo bajo que puedo caer.

Y me dice que me quiere estando sucio, sin méritos y sin logros. Desde lo hondo de la cueva en la que me escondo para que Dios no me vea, Él me llama. Y me rescata para sacarme de mis miedos.

No quiere que viva con vergüenza ni temor. Quiere que confíe en Él y desea que crea que mi pecado le pueda servir a Él como abono del campo de mi alma, como semilla para que surja una planta nueva y preciosa.

Así es Dios, logra hacer milagros dentro de mí.

Tags:
confianzadiosmiedomiseriamisericordiapecadosalvacion
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.