Aleteia logoAleteia logoAleteia
jueves 09 diciembre |
San Juan Diego
Aleteia logo
Actualidad
separateurCreated with Sketch.

Alegría por los 100 años de Don Orione en Argentina

DON ORIONE

donorione.org.ar

Esteban Pittaro - Aleteia Argentina - publicado el 15/11/21

El 13 de noviembre se cumplieron 100 años del arribo de Don Orione, fundador de la Pequeña Obra de la Divina Providencia, a la Argentina. Un viaje del que, como se relata en el libro Don Orione, Latinoamérica y Argentina, de Enzo Giustozzi, volvió distinto.

Quien hoy la Iglesia venera como San Luis Orione arribó por primera vez a América en agosto de 1921, a Brasil, en su primer viaje misionero a Latinoamérica. Había sido Brasil el primer país fuera de Italia en el que la familia fundada por Don Orione había fundado una comunidad, Mar de Espanha, en 1913. Como escribió en una carta al padre Sterpi, quien había quedado a cargo de la Obra en Italia, “no tenía apuro en volver”.

El 14 de noviembre, ya desde Buenos Aires a la que había arribado un día antes, escribe a dos de sus colaboradores que estaban surgiendo muy buenas propuestas. A ellos los invita a sumarse a la misión latinoamericana. Y les adelanta que en esos primeros días en la Argentina peregrinaría para celebrar “a los pies de la prodigiosa Virgen de Luján”.

«Aquí hay para elegir»

Había llegado a suelo argentino convocado por un conocido suyo de Italia, Maurilio Silvani, secretario de la Nunciatura Apostólica, y por el obispo electo de La Plata Francisco Alberti, quien le financió el viaje desde Brasil. “Aquí hay para elegir”, le decía monseñor Silvani: “Se habla de ofrecerle un orfelinato en Mar del Plata, una colonia agrícola en Pergamino… pero venga, venga pronto, en noviembre, que en Argentina es el mes de la Virgen María y de las flores. Aquí no hay nada para los pobres, no hay nada para los niños abandonados, para los desamparados”.

Ya el 17 de noviembre, cuando monseñor Alberti le ofrece una capellanía en Victoria y Don Orione ve que en ella hay una imagen de Nuestra Señora de la Guardia, comprende que allí debía empezar su misión en estas tierras.

“Una de las razones por las que preferí Victoria a otros lugares bajo varios aspectos mucho mejores, fue precisamente porque éste se me presentó como un pueblo completamente abandonado. Algunos padres arrancaron de las manos de sus hijos las medallitas que les hemos regalado nosotros. Hasta hoy no tengo dinero, pero la Virgen Santísima lo mandará, porque eso también es necesario y Ella lo proveerá. Dios no nos abandonará, si somos suyos y si vivimos humildes y pobres”, escribió.

Orione estaría en Buenos Aires por tres semanas, y luego volvería en 1922 durante tres meses para poner en marcha las fundaciones.

Las casas

Las casas fueron abriéndose y las manos convocándose de las ya limitadas en Europa. Sobrevive de esa época el entrañable intercambio entre Orione y el Padre Serpi, quien rogaba a Orione que deje de quitarle vocaciones en Italia ya que las necesidades de la obra eran muy grandes. En un momento, como rescataba el padre Santiago Solavaggione en un curso dado en la Universidad Católica Argentina en 2017 sobre la Santidad de Don Orione, Sterpi llegó a escribirle a Don Orione: “Recibo en este momento su última carta. Aunque sus cartas me resulten muy queridas, le ruego que no me escriba más, porque dándome noticias de casas nuevas, me mata”.

En 1934 volvería durante tres años. Y al tiempo diría: “Quiero decirles a todos y asegurarles que en Argentina he encontrado para siempre mi segunda patria y que con la ayuda de Dios volveré a ella, vivo o muerto, porque quiero que mis cenizas descansen en el Pequeño Cottolengo Argentino de Claypole”.

Alegría por los 100 años

La familia orionita en la Argentina celebra estos cien años con renovado impulso misionero, consciente de lo que fue el santo inicio de su presencia en estas tierras. La profesora Fernanda Coronel, del Grupo de Estudios Orionitas, escribe para el portal creado por los orionistas en su sitio para este aniversario:

“Don Orione continúa anhelando llegar a nuevas tierras. Quiere seguir sembrando a Jesús en el corazón de los hombres. Sigue buscando nuevas orillas donde desembarcar: hoy las orillas son los márgenes donde están los olvidados, los mirados con desconfianza, los que no tienen oportunidades, los que necesitan que alguien les pregunte sobre sus dolores, que alguien los acompañe, que camine a su lado y confíe en ellos».

100 años después, sólo en la Argentina, la familia de Don Orione tiene presencia en 19 ciudades, en las cuales se llevan adelante 12 obras asistenciales para personas con discapacidad con el formato de cottolengo u hogar, una obra asistencial para niños y adolescentes, 15 parroquias, 6 obras parroquiales, tres santuarios, al menos 14 obras educativas para nivel inicial, primario o secundario. También 6 obras educativas de educación especial, un profesorado, una escuela profesional de mujeres, un instituto filosófico para la formación religiosa, una residencia para religiosos mayores, tres radios, 5 casas de retiros, 4 ferias solidarias, entre otras actividades.

Nota de redacción: En otros países del continente como Uruguay también se celebraron los 100 años de la llegada de Don Orione, quien también visitó el lugar y dejó una huella muy profunda.

Tags:
america latinaargentinacentenariosantos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.