Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 19 octubre |
San Juan de Brébeuf y compañeros mártires
Aleteia logo
home iconCultura e Historia
line break icon

El baile o lo que puede salir mal

IRENE NEMIROVSKY

Public domain

Manuel Ballester - publicado el 19/09/21

Irene Némirovsky una autora que merece la pena conocer. Asistimos actualmente a un justo redescubrimiento de esta autora.

Irene Némirovsky (Kiev, 1903-Auschwitz, 1942), único escritor que ha obtenido el Premio Renaudot a título póstumo, en 2004, por su novela inacabada Suite francesa que ha conocido también una adaptación al cine.

Su familia se instala en París huyendo de la revolución comunista (1917). Su primera obra (David Golder, 1929) le otorgó cierta notoriedad y muy pronto (1930) se hicieron adaptaciones para el teatro y el cine. También en 1929 publica El baile en Les Œuvres libres bajo el pseudónimo de Pierre Nerey y con su nombre en 1930, ya célebre gracias a su David Golder.

De familia judía, en 1939 recibe el bautismo junto a su marido y sus dos hijas en la abadía Sainte-Marie de Paris, lo cual no evitó que fuese internada en Auschwitz donde murió.

Igual suerte corrió su marido; sus hijas sobrevivieron y conservaron sus manuscritos. Asistimos actualmente a un justo redescubrimiento de esta autora.

Vamos a referirnos a su segunda obra, El baile. Se trata de un relato ágil, breve, que se desarrolla en pequeños capítulos. La historia, como indica el título, tiene que ver con un baile.

Se trata del baile que van a organizar los Kampf, unos nuevos ricos. La perspectiva dominante es la de Antoinette, la hija de la familia, una chica de catorce años, una adolescente. Con esos elementos, Irene Némirovsky construye una narración fantástica.

Un baile es una celebración, una ocasión de disfrutar, de mostrarse y encontrar amigos y admiradores. Pero caben otras perspectivas: es también un negocio y medio de influjo social: no tanto para mostrarse personalmente cuanto de exhibir el poder económico y social…

La autora nos presenta a los personajes. No es difícil comprender que la visión del baile de la adolescente no es la misma que la de sus padres. Y ahí tenemos un aspecto importante sobre el que girará el relato.

La chica «era una jovencita alta y plana de catorce años […], senos que ya pujaban bajo el estrecho vestido de colegiala, incomodando al cuerpo endeble, aún infantil; pies grandes y dos largos caños rematados en manos rojas, de dedos manchados de tinta, que un día tal vez se convertirían en los brazos más bellos del mundo; nuca frágil y cabellos cortos, sin color, secos y finos…» y, como no puede faltar en una adolescente, tenía unos modales que desesperaban a sus padres y educadores. Y ella les corresponde: «a veces odiaba tanto a las personas mayores que querría matarlas, desfigurarlas, o bien gritar».

Se anuncia el baile. ¿Asistirá Antoinette? Ella piensa que sí: Tiene la edad exacta de Julieta, como sabe Romeo. Sus padres ¡inconcebiblemente! la consideran una niña y ella implora: «¡Te lo suplico, mamá, te lo suplico! Tengo catorce años, mamá, ya no soy una niña…».

En ese contexto tiene lugar un acto trivial motivado por una rabieta infantil que sólo el lector conoce. A partir de ahí los personajes siguen realizando haciendo sus planes, organizando, soñando… pero el lector ya prevé el desenlace y contempla con el corazón encogido los pasos que les encaminan al precipicio, ve los anhelos que ya son imposibles.

El lector sabe pero los personajes no y por eso viven con tintes trágicos lo que no entienden, lo que no puede ser real pero está ocurriendo ante sus narices: «ha ocurrido algo, un accidente, un malentendido, una confusión […], ¡yo qué sé! […]- repitió con desesperación».

Y así es la naturaleza humana: había unas expectativas y no se cumplen. ¿Por qué?, ¿Por qué no han salido bien las cosas? ¿Dónde está el fallo? ¿Quién es el culpable? Y también la vivencia de la desgracia.

Pero, lo hemos dicho antes, cada uno tiene su perspectiva. Lo que era el anhelo y la felicidad desde un punto de vista, apenas es nada visto desde otros personajes. Por eso, Antoinette ve sufrir a los adultos y se asombra al ver que «las personas mayores también sufrían por cosas fútiles y pasajeras».

Irene Némirovsky es, en definitiva, una autora para descubrir. Quienes tengan reparos ante las más de 500 páginas de Suite francesa, pueden empezar a explorar El baile o cualquiera de sus relatos breves.

Tags:
arteAuschwitzculturaliteratura
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
VENEZUELA
Ramón Antonio Pérez
Cuando la vida surge del atroz abuso a joven discapacitada
2
THERESA
Maria Paola Daud
¿Santa Teresa de Ávila fue la inventora de las papas fritas?
3
Gelsomino del Guercio
Carlo Acutis habló de un regalo que le hizo Jesús, ¿de qué se tra...
4
Henry Vargas Holguín
¿Cuál es el pecado contra el Espíritu Santo?
5
squid game
Dolors Massot
¿Qué ocurre con la serie «El juego del calamar» (Squid Game)?
6
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa a los poderosos: “Quiero pedirles en nombre de Dios…”
7
CARLO ACUTIS, CIAŁO
Gelsomino del Guercio
«Cerró los ojos sonriendo»: así murió Carlo Acutis
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.