Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 23 septiembre |
San Pío de Pietrelcina
home iconEspiritualidad
line break icon

Descubre la luz de Cristo en la sombra

Shutterstock

Carlos Padilla Esteban - publicado el 11/08/21

Por las grietas entra la claridad en mi alma, quiero comenzar de nuevo cada mañana y emprender la aventura audaz de intentar ser yo mismo

Me gustan los días de sol, no esos días grises que contagian nostalgia y tristeza.

Soy de esos que desean seguir a Cristo. De los que tienen una decisión tomada en el alma, aunque luego cueste ser fiel o mantenerse en lo decidido.

Soy un poco volátil, como esos vientos que llevan la hoja caída en otoño donde quieren, sin respetar sus deseos.


HOPE

Te puede interesar:
Educa tus deseos

No soy quien quiero ser

A veces no sé quién habita dentro de mí y parece desear lo que yo mismo no deseo. Lo que digo que quiero parece que no quiera hacerlo. Y me veo viviendo como quien no quiero. Y pensando como no quiero pensar.

Esa doble realidad en mi propia alma me escandaliza. Somos dos habitando la misma piel.

O tal vez mi yo verdadero no es capaz de mantenerse en pie ante la presión del mundo.

Y cae de repente sobre la tierra desbaratado en mil deseos confusos e hirientes.

Soy quien desea a Dios

Quisiera que amaneciera siempre el sol en mi alma. Y reconocerme a mí mismo en ese deseo inconfundible de seguir siempre a Jesús por los caminos.

Es lo que más quiero. Es lo que deseo. El alma vive apasionada por un fuego que arde en ella.

Y de repente la conducen fuegos pequeños que la confunden. Y no soy yo mismo el que sigue al Señor, sino que sigo otras cosas que no son Él, aunque me gustaría que lo fueran.

Pero me engaño. Digo que quiero una cosa y hago justamente la contraria. Tanta confusión de mi alma me incomoda.

Quisiera ser más cuerdo y sereno. Más firme en mis pensamientos y menos voluble.

Atisbo al final del día una luz que no me engaña, estoy hecho para la vida, no para la muerte.

Es el amor la fuerza que mueve mi ser en todos los sentidos. No he nacido para el odio ni para vivir anclado en la ira.

Tampoco soy un depravado que sólo desee la muerte y tan solo busque el interés propio. No soy tan egoísta ni tan falso.

Pero yo mismo me sorprendo haciendo lo que no quiero, soñando lo que no deseo y viviendo la vida que no he buscado.

La grandeza de las grietas

Tantas incongruencias me afectan. Quizás en mi pasado hay grietas que han dejado incompleta mi historia.

O tal vez el demonio con su oscuridad ha pretendido acabar con mi paciencia. Como dice una canción: «Hay una rajadura en todo; así es como entra la luz».

Por esas grietas entra la luz en mi alma. Y sostienen mi caminar confuso por la vida.

Me crearon para el cielo

Ahora sólo sé que quiero comenzar de nuevo cada mañana y emprender la aventura audaz de intentar ser yo mismo.

Fiel a la luz que surge de mi alma. Fiel a la melodía que yo mismo entono sin saberlo. Es tan cálido el día en el que sé que soy amado que vuelvo siempre a él para no olvidarme.

Estoy hecho para el cielo y la luz de la Pascua guía mis pasos oscuros. Pero creo que busco egoístamente a Dios.

Busco el consuelo de Dios y no busco al Dios del consuelo. Es muy diferente. Busco sentir la luz, busco tocar el calor y eso no siempre ocurre. Comenta el padre José Kentenich:

«Dios huye, nos retira sus consuelos, se cubre de oscuridad. Es como si realmente huyera de nosotros. Viéndolo con claridad hemos de reconocer que se trata de la huida del amor. El saborear con gran sentimiento su amor se hace así menos frecuente y más breve. Nuestra alma se ve sumergida en desconsuelo. Por esa razón, se encuentra en el peligro y la tentación de volver la espalda a Dios, que ya no se deja ver ni sentir, y de acabar pronto la relación con Él».

King, Herbert. King Nº 2 El Poder del Amor

No quiero ser egoísta en mis búsquedas. No pretendo sentir siempre y tocar esa consolación que sacia mi alma intranquila.

¿Oscuridad?

En mi oscuridad camino por el desierto. Dios sabe lo que me conviene, lo que me hace falta. Dios sabe lo que me hace bien, lo que me sirve. Eso me basta.

No necesito la consolación para seguir caminando. Soy hijo de la luz, hijo del día.

Y paso por la noche con la esperanza grabada en la frente, en una forma de cruz de ceniza. Y me recuerda ese beso de Jesús que soy suyo y le pertenezco.

¿Por qué tengo tanto miedo a veces? Como si todo dependiera de mí, la vida y la muerte. La perfección y los fracasos. La virtud y los pecados. Como si todo estuviera en mi mano y yo fuera el dueño de esta vida tan frágil.

Esos sentimientos me llenan de oscuridad y acaban con la luz. En una lucha torpe por llegar al cielo.

La luz oculta en mis sombras

Tengo claro que es Él quien me conduce, me salva y me levanta. Es Él quien construye aunque no sienta nada, aunque no logre encontrar el sentido a todo lo que me pasa.

Dios es la luz que se esconde en mis sombras. Aunque no encuentre los consuelos que busco desaforadamente.

Amanecen días grises y el sol escondido entre las nubes me inquieta. Pero no me importa, yo confío, creo en esa luz de Pascua que lucha por imponerse al final del camino.

Siempre hay una luz que anuncia el final de algo y un nuevo comienzo.

Sé que estoy hecho para cosas grandes aun sintiendo que no puedo hacer ni lo más pequeño. Me basta su gracia, su luz y su sombra cubriendo mi alma. Me tiene Dios guardado en el hueco de su mano.

SPARROW
Tags:
amorconsuelodificultadesperanzaidentidad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
JIM CAVIEZEL
J.P. Mauro
El impactante tributo de Jim Caviezel a la Virgen María
2
Ary Waldir Ramos Díaz
Papa Francisco: Puede que yo merezca insultos, pero la Iglesia no
3
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa Francisco afirma que la ideología de género es «diabólica...
4
crisis man
Marzena Wilkanowicz-Devoud
Los poderosos consejos de 3 monjes para vencer la desgana
5
ANMOL RODRIGUEZ
Domitille Farret d'Astiès
Atacada con ácido cuando era bebé, Anmol Rodriguez supera e inspi...
6
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
7
Christine Stoddard
5 pequeñas oraciones para disminuir el estrés y tener paz
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.