Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 02 diciembre |
San Habacuc
home iconDesde Roma
line break icon

Meditación que conmovió al Papa, Vía crucis de cura acusado injustamente

Maundy Thursday

ALESSANDRO DI MEO / POOL / AFP

Ary Waldir Ramos Díaz - publicado el 10/04/20

Francisco envío un mensaje a los protagonistas del Vía Crucis 2020 por las meditaciones escritas desde la cárcel de Padua, Italia

El papa Francisco ha enviado hoy un mensaje de agradecimiento a los fieles de la parroquia de la Casa de Reclusión «Due Palazzi» de Padua, a quienes ha confiado la preparación de los textos de las meditaciones y oraciones propuestas este año para las estaciones del Vía Crucis del Viernes Santo en el parvis de la basílica de San Pedro.

«Así, en el Via Crucis prestarán sus historias a todos aquellos en el mundo que compartan la misma situación», escribió Francisco en la misiva. Entre las meditaciones del Vía Crucis de este año figura la tocante meditación escrita por un sacerdote que fue acusado y que ha sido absuelto definitivamente por la justicia, tras ocho años de proceso ordinario. 

En efecto, al parecer, esa historia conmovió profundamente al Papa. El Jueves Santo, en el Altar de la Cátedra, de la basílica de San Pedro, al celebrar la misa «en la Cena del Señor», Francisco recordó en su homilía espontánea y sin hojas en la mano a los «sacerdotes calumniados»: «Les llevo en mi corazón y les llevo al altar».

Sacerdotes acusados injustamente. «Hoy, tantas veces, no pueden salir a la calle porque les dicen cosas malas, en referencia al drama que hemos vivido con el descubrimiento de los sacerdotes que han hecho cosas malas. Algunos me decían que no pueden salir de la casa con el clergyman porque los insultan; y ellos siguen», dijo el Jueves Santo.

Las meditaciones de esta año fueron escritas por catorce personas que meditaron sobre la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo, actualizándola en su propia vida. A continuación, la meditación completa del sacerdote acusado y después absuelto:

«Cristo clavado en la cruz. Como sacerdote, muchas veces medité esta página del Evangelio. Y cuando un día me pusieron en una cruz, sentí todo el peso de aquel madero: la acusación estaba hecha de palabras duras como clavos, se me hizo muy cuesta arriba, el padecimiento se me grabó en la piel.

El momento más oscuro fue ver mi nombre colgado fuera de la sala del tribunal; en ese instante comprendí que era un hombre que estaba obligado a demostrar su inocencia sin ser culpable. Estuve colgado en la cruz durante diez años, fue mi vía crucis, lleno de legajos, sospechas, acusaciones, injurias. Cada vez que iba a los tribunales buscaba el Crucifijo allí colgado; lo miraba fijamente mientras la ley investigaba mi historia.

La vergüenza me llevó por un instante a la idea de pensar que era mejor acabar con todo. Pero luego decidí seguir siendo el sacerdote que siempre había sido. Nunca pensé en aligerar la cruz, ni siquiera cuando la ley me lo concedía. Elegí someterme al juicio ordinario; lo debía a mí mismo, a los jóvenes que eduqué durante los años de Seminario, a sus familias. Mientras subía mi calvario, los encontré a todos a lo largo del camino; se convirtieron en mis cirineos, soportaron conmigo el peso de la cruz, me enjugaron muchas lágrimas.

Junto a mí, muchos de ellos rezaron por el joven que me acusó; nunca dejaremos de hacerlo. El día que fui absuelto de todos los cargos, descubrí que era más feliz que diez años atrás; pude tocar con mi mano la acción de Dios en mi vida. Colgado en la cruz, mi sacerdocio se iluminó». 

Tags:
abusos sexualespapa franciscosacerdotevia crucis
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
COVID
Rodrigo Houdin
COVID-19: Murió aferrado a su rosario y con u...
WEB2-IRAN-CAPTURE
Zoe Romanovsky
Cineasta de 20 años gana premio por la podero...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.