Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 26 septiembre |
San Cosme y san Damián
home iconEspiritualidad
line break icon

La Misericordia de Dios salvó mi vida

PIĘKNA KOBIETA

Unsplash | CC0

Claudio de Castro - publicado el 28/07/21

No te pierdas el fuerte testimonio de una lectora de Aleteia: "He renacido"

«¿Qué Dios hay como tú, que borra la falta y que perdona el crimen; que no se encierra para siempre en su enojo, sino que le gusta perdonar?”

Miqueas 7

Desde que coloqué mi e-mail en los escritos que publico, recibo cientos de testimonios de nuestros lectores.

En Aleteia nos sentimos muy agradecidos por el apoyo que ustedes nos brindan con sus oraciones, y con las bellas historias que nos comparten.

Esta mañana al abrir el correo encontré un testimonio diferente, fuerte y hermoso a la vez. Es edificante y me pareció que valdría la pena compartirlo contigo. La autora pensando en el bien que podría hacer, nos autorizó. Léelo con atención. Tocará tu alma.

Estimados hermanos:

Mi experiencia con Dios está basada en su  Misericordia. 

Él me ha dado miles de ocasiones para volver a su Corazón, pero el mío lo usaba como si Jesús y María fuesen una superstición sin verdadera fe, sin querer tener nunca un verdadero compromiso de amor. 

He faltado a casi todos los mandamientos, a casi todos, lo digo muy tristemente. Darme cuenta de que he crucificado a Jesús una y otra vez, una y otra vez…

Le veo orando por mí en el desierto, en el monte de los olivos, en su trabajo de carpintero, en medio de sus amigos y, sobre todo en Getsemaní y en la Cruz.

Le he hecho sudar sangre, le he golpeado, le he puesto una corona de espinas trenzada por mí, me he burlado de Él, le he crucificado.

Y siempre ha dicho: “Padre, ¡perdónala, porque no sabe lo que hace! Hija, ahí tienes a tu  Madre!”

Somos importantes para Dios

Yo que no soy nada, no puedo creer que sea tan importante para mi Dios. Pero, sin merecerlo lo soy.

Un día cualquiera, pensando que ya estoy restando tiempo a mi vida (tengo 60 años), sentí un enorme dolor y una gran necesidad de confesarme, no porque me fuera a morir que yo supiera. Era como un llamado interior, una urgencia a la gracia Divina.

Empecé a recordar mi vida y a escribir mis pecados. ¡Sentía una vergüenza tan grande!

También me di cuenta de que, a pesar de todo, Dios misericordioso me daba la oportunidad de reconciliarme con Él y yo ansiaba una paz que nunca había tenido, pero que presentía. 

Recordé el salmo 40 y oré con un fervor inusitado, desconocido, antes de entrar al confesionario. Tenía la certeza del amor infinito y la gran misericordia de Dios.

«¡Tú, Señor, no me niegues tu ternura, que tu amor y tu verdad me guarden siempre!»

Restaura tu amistad con Dios

Me confesé y comprobé que su perdón tocaba mi alma. Exclamé emocionada y agradecida:

“¡Gloria a Dios misericordioso y eterno! ¡Gloria al Dios del Amor!”

Jesús me ha tirado del caballo desbocado que ha sido mi vida. He renacido. Él me permitió afinar en los recuerdos pasados para no dejar ni una pequeña mancha en mi alma. 

Ahora sé conscientemente que, a pesar de todo, nunca jamás me ha abandonado. Él no ha querido que muriese sin conocer la verdadera Vida. 

Hacer Su Voluntad es lo más delicioso que he probado nunca. 

Todos los días, a todas horas le suplico que me permita amarle. Quiero amarle sobre todas las cosas. Con su Amor en mí, no volveré a hacerle daño de ningún modo.

Oración

¡Dios mío, quiero morir de amor!

¡Sólo deseo abrazarte en Tu pasión, dame tu dolor que nos salva,

 el dolor de tu Madre, el de san Juan y las santas mujeres!

¡Todo es poco para compensar tu Amor!

¡Dame el don de lágrimas!

Confesarse para volver a Dios

MEDJUGORJE

Veo mi alma como la ve Jesús, que a pesar de eso me ama y me atrae. 

Confesar toda una vida es duro. Pero es más duro ser consciente de las consecuencias, no sólo en mí, sino en mi prójimo y en mi Dios. 

Por eso a todos les recomiendo una buena confesión sacramental para que restauren su amistad con Dios y se llenen de una renovada esperanza que cambiará sus vidas.

 Gracias por leer mi testimonio.

¡Dios les bendiga!

Tags:
confesionconversionmisericordiareconciliacion
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Claudio de Castro
El purgatorio y la misteriosa alarma de las 3 a.m.
2
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
3
lobo cordeiro fumaça
Gelsomino del Guercio
«El humo de Satanás entró en la Iglesia»: ¿qué quiso decir el Pap...
4
Aleteia Brasil
La pareja que festejó su matrimonio dando de cenar a 160 personas...
5
O Catequista
La polémica sobre el cuerpo incorrupto del Padre Pío
6
Maria Paola Daud
Cuando la Virgen María detuvo la lava del volcán Etna
7
ANMOL RODRIGUEZ
Domitille Farret d'Astiès
Atacada con ácido cuando era bebé, Anmol Rodriguez supera e inspi...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.