Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 08 mayo |
San Agustín Roscelli
home iconEspiritualidad
line break icon

Cuando Cristo revivió en mi interior

Mateus Lunardi Dutra CC

Aurora Conde - publicado el 26/11/20 - actualizado el 26/11/20

Un viaje espiritual del hinduismo al catolicismo que permitió que Dios viviera

Hay itinerarios espirituales progresivos que son como suaves caminos con pequeños altibajos y algunas piedras que sortear. Otros en cambio, incluyen grandes caídas y peligros, saltos, equivocaciones y sorpresas. El mío ha sido de estos segundos.

Aurora Conde

Cuando era pequeña las monjas de mi colegio me enseñaron lo básico del cristianismo. Recibí mi Primera Comunión, pero Cristo no permaneció vivo en mi interior.

Y es que al crecer sólo quedó un nebuloso recuerdo tapado por las preocupaciones por sacar adelante a mi familia.

Hasta que llegué a una situación de estrés extremo que mi cuerpo no pudo resistir. Recibí tratamiento médico pero mi corazón necesitaba algo más que pastillas.

Entonces un guía espiritual me ofreció una propuesta sincretista que recogía mucho del hinduismo y un poco de varias religiones. Me metí de lleno. Pude dejar las medicinas y me sentía reconocida dentro del grupo.

Pero volvieron las preguntas. Hasta que un día…

Del vacío a la luz

De repente estaba allí, conduciendo, sintiéndome como si esta tierra no fuera mi lugar, preguntándome: ¿qué hago yo aquí, si este mundo no me gusta, si no me gusta la gente, si ni siquiera me gusto yo?

WOMAN CAR
PEXELS

Creo que ese silencio, de todo, fue el tocar fondo desde el cual la voz de Dios se apropió de mi corazón.

Aquellas dudas no me dejaban vivir: yo era Dios y todas las religiones eran lo mismo, ¿cómo podía ser eso?

Las explicaciones del gurú no me convencían. Afirmar que yo era Dios me parecía soberbia. Y del cristianismo de la escuela recordaba un Jesús humilde. ¿Cómo la humildad y la soberbia pueden ser distintos caminos que conducen a la misma meta?

No me parecía coherente.




Te puede interesar:
Para y descubre que yo soy Dios … ¡es decir, cállate un minuto!

La respuesta en la Biblia

Ante mi insistencia, mi guía me dijo que leyera la Biblia y me daría cuenta de que él tenía razón, pero sobre todo me recalcó que leyera el Evangelio de san Juan.

Me sentía bien en el hinduismo y aquellas eran buenas personas, así que me decidí a hojear la Biblia buscando la respuesta que yo esperaba (que todas las religiones eran lo mismo) y así podría seguir en el hinduismo con la conciencia tranquila.

manusapon kasosod | Shutterstock

Pero no encontraba lo que yo esperaba. Sin embargo, cuando me decidí a leer sin ideas preconcebidas y sin esperar nada, con la  curiosidad y la inocencia de un niño, sucedió que encontré el tesoro.

Una irradiación de amor

Repentinamente desde mi interior, brotó un amor increíble, no humano, que me llenó por dentro y se irradió hacia fuera de mí.

Fue como si yo fuera una bombilla que se encendió en un momento, que se llenó de luz y esta luz se irradió hacia fuera.

Era impresionante, y entendí en un segundo que era el amor de Dios por mí. Supe que era Dios, creí y le amé en un instante.

Sentía una gran necesidad de compartir aquello que me estaba sucediendo, quería gritarlo y compartir aquel amor que no era mío. Amar con el amor de Dios en mí.

GRATITUDE PRAYER
Di sun ok - Shutterstock

Esta experiencia duró tres días y cambió mi vida radicalmente. Nací de nuevo y volví a la vida como el hijo pródigo.

Dios está en mí, ¿pero cómo?

Poco a poco, el Espíritu Santo me ha dado algunas pistas sobre lo que ocurrió aquel día.

Después de aquello, me resultaba difícil entender que Jesús está en todos los hombres, porque no lograba verle en mi vida pasada, vida de pecado.

Pero un día lo entendí: Jesús sí que estuvo en mí, pero mi pecado lo tenía crucificado y enterrado en mi corazón de piedra que le hacía de sepulcro.

Y, aquel día, en aquella experiencia, Cristo resucitó en mí, y resucitando Él en mí yo empecé a resucitar en Él. Fue increíble para mí sentirlo así. Era precioso.

Eduardo Montivero | Cathopic CC0

Entendiendo…

Escuchaba, pasado un tiempo, videos sobre la Sábana Santa. Me encantaban y me introducían en un ambiente de espiritualidad y cercanía de Dios profunda. Entonces todavía no sabía por qué.

Un día escuchando en uno de ellos que la imagen de Cristo quedó impresa en el lienzo por irradiación, lo vi: eso fue lo que sucedió aquel día que me enamoré de Cristo de tal forma que ocupó en mi corazón el trono de Rey que le correspondía.

Fue lo que sucedió en aquella irradiación de amor que se desbordó en mí y desde mí, en aquel resucitar de Jesús en mi corazón.

SHROUD OF TURIN
Secondo Pia | Public Domain

Que su imagen quedó impresa en mi alma para siempre por irradiación tal cual había quedado en la Sábana Santa en aquel sepulcro de Jerusalén.

Este era el tesoro del que habla la Biblia. Y el campo, mi corazón. Y no cambio esto por nada de este mundo.

Morir para resucitar

Y ahora entiendo cuando san Pablo dice que sólo puede gloriarse de su pecado. Y es que en este campo hay sembrada una semilla divina, que es Jesús, que tiene que morir para crecer en nosotros y dar fruto a través de nosotros.

Muere con nuestro pecado para que brote la vida de su interior, en nuestro interior.

Golden wheat
Di irin-k

Me parecía que nada podía superar aquel entendimiento que el Espíritu Santo infundía en mí; nada más lejos de la verdad.

Dios no tiene límites y, si nos abrimos a Él, no deja de sorprendernos y enamorarnos más y más con sus revelaciones.

Una misa toda mi vida

Un día estaba escuchando un podcast sobre el Antiguo Testamento. Decían que nuestro corazón es un altar y que en él depositamos nuestras obras y sacrificios diarios.

Que en misa estas pequeñas ofrendas se unen al sacrificio eterno de la cruz de Cristo y que, aunque este sacrificio es único, en cada actualización de cada misa se hace presente, ya no sólo en Cristo, sino con todos nosotros, con la Iglesia, su esposa.

TATJANA SPLICHAL | DRUŽINA

Me encantó esta explicación y estaba contemplándola cuando el Espíritu Santo me hizo un regalo de entendimiento sobre mi experiencia de conversión que superaba todo lo que me había revelado hasta ese momento.

Recordé aquel día: yo leyendo el Nuevo Testamento, Jesús crucificado por mis pecados durante tantos años en el altar de mi corazón, su resurrección del sepulcro de piedra donde le tenía enterrado en mi interior,…

Y de pronto me di cuenta: Cristo, sacerdote eterno, había celebrado una misa, en el altar de mi corazón, durante toda mi vida.

Ahí estaba yo, conduciendo, sintiéndome forastera en este mundo. Y es que lo soy. Porque mi mundo es un campo y mi tesoro es su Rey.

Tags:
amorcambiocatolicismoconversionhinduismoluzresurrección
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
MOTHER OF ALL ASIA
Redacción de Aleteia
Inaugurada en plena pandemia la estatua de María más grande del m...
2
Lorena Moscoso
El mundo se conecta a estos santuarios en mayo para el Rosario
3
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa: El catequista será parte de los ministerios de la Iglesi...
4
SARAH VOSS
Dolors Massot
Las gimnastas alemanas cubren sus piernas contra la sexualización
5
Jesus Colina
¿Milagro en Israel? Marcha de madres cristianas, musulmanas y jud...
6
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
7
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.