Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 21 octubre |
Santa Laura Montoya
Aleteia logo
home iconEspiritualidad
line break icon

77 maneras de ser feliz y llevar esperanza

LeaDigszammal | Shutterstock

Carlos Padilla Esteban - publicado el 22/07/21

Puedo decidir ser bondadoso o cruel con los demás. Puedo perdonar o guardar rencor, elijo la felicidad

Hacer el bien o hacer el mal. Ser paciente o impaciente. Perdonar y pasar por alto o resaltar todos los errores. Ser bondadoso o cruel. Humilde o vanidoso. Misericordioso o vengativo y lleno de rencor. Puedo elegir siempre entre dos opciones:

Los demás, ¿obstáculo o ayuda?

Los demás son la oportunidad que tengo para crecer, para amar, para ser más de Dios o más niño. En la película Cruella dice la protagonista:

«No puedes preocuparte por los demás. Todos ellos son obstáculos. Si te importa lo que quieren o sienten, estás muerta. Si algo o alguien me hubiera importado, podría haber muerto como muchas mujeres brillantes, con un cajón repleto de genialidades invisibles y un corazón lleno de triste amargura».

Elijo a mi prójimo, no quiero pensar así. No quiero ser cruel condenando a los demás que parecen ser un obstáculo en mi camino de felicidad.

Quiero elegir el perdón antes que la venganza. Consolar antes que seguir produciendo dolor en la herida.

Quiero ayudar al que sufre y no dejarlo perdido en medio del camino. No paso de largo ante el que me suplica.

Hacia el corazón del hermano

No elijo el poder por encima de todo. Y si llega a mis manos pediré sabiduría para ejercerlo. Sin dañar al débil, sin ofender a mi hermano.

La misericordia es un don que no siempre duerme en mi alma. Quiero abrazar al que está solo y consolar al que llora.

Nunca los demás son el obstáculo en mi carrera al éxito. No pienso ponerme de rodillas ante los hombres suplicando misericordia. Pero sí seré instrumento del perdón cuando alguien me lo pida.

Me preocupo de aquel al que amo y del que me ama. De aquel que no tiene nada y vive sufriendo.

Me preocupo de los que están solos y no encuentran a nadie en su camino. Me preocupo de los que viven sin nada y se sienten abandonados.

Soy la esperanza en medio de la noche para los que viven sin luz. Me pongo en camino hacia el corazón de mi hermano.

Es el camino más largo, salir de mí mismo, de mis proyectos, de lo que deseo por encima de todo.

El amor a los demás y a Dios es el mismo

En ocasiones mis pretensiones en la vida pueden apartar a los que me rodean. Pueden alejarlos porque son un obstáculo, una barrera que no me deja avanzar.

Pero no es así. Mi prójimo es Cristo. Viene a mi encuentro para que yo crezca, no para que pierda o disminuya.

El amor de Dios me lleva a amar a mi hermano. Está siempre unido. No puede ser un obstáculo el prójimo en el camino a Dios. Francisco de Sales escribe:

«Es uno y el mismo amor el que suscita los actos de amor a Dios y amor al prójimo. Es el mismo amor el que nos eleva a la unión de las almas con Dios y el que nos guía hacia una amorosa comunión con el prójimo. El amor a Dios no sólo manda, sino genera también en el corazón humano el amor al prójimo».

King, Herbert. King Nº 2 El Poder del Amor

Si digo amar a Dios no puedo despreciar a mi hermano. Si digo que estoy dispuesto a todo por amor a Él, no puedo vivir quejándome de aquel que me pide mi tiempo y mi generosidad.

No puedo vivir anclado en Dios sin amor humano pegado a mi piel. Los demás no son obstáculos. Son puentes que me llevan al cielo y me dejan tocar a Dios.

Se trata de decidir

Cuando sólo pienso en mí me amargo. Cuando sólo quiero que los demás me sirvan y ayuden, dejo de aspirar a lo más grande para mi vida.

Puedo elegir entre el bien y el mal. Entre el amor o el olvido. Puedo decidir ser bondadoso o cruel con los demás. Puedo perdonar o guardar rencor.

Tomo mi vida en mis manos y decido comenzar de nuevo con un corazón limpio. Dios sabe más y me ama como soy. Eso me consuela.

Olvido así todo lo malo que me sucede y me centro en lo bueno que tengo. Amo a los que me tratan bien y rezo por los que no lo hacen.

La vida es demasiado corta para ser otra cosa que feliz. Es mi única opción, mi camino.

Tags:
amorfelicidadlibertadServicio
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Aleteia Brasil
¡Cuidado con las oraciones de sanación y liberación!
2
VENEZUELA
Ramón Antonio Pérez
Cuando la vida surge del atroz abuso a joven discapacitada
3
Francisco Vêneto
Los pasajeros aplauden a los pilotos después de un vuelo de 36 ho...
4
Ary Waldir Ramos Díaz
Un niño le da una lección al Papa Francisco en plena audiencia ge...
5
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa a los poderosos: “Quiero pedirles en nombre de Dios…”
6
newborn
Mathilde De Robien
15 nombres de niña cuyo significado conecta con Dios
7
Felipe Aquino
¿Hay pecados tan graves que no puedan ser perdonados?
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.