Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 24 julio |
San Chárbel
home iconHistorias que inspiran
line break icon

Perdonamos al asesino de nuestros hijos, rezamos por él

LEILA GEAGEA ABDALLAH

Facebook-Leila Geagea Abdallah

Paola Belletti - publicado el 18/06/21

Danny y Leila Abdallah, marido y mujer católicos maronitas de origen libanés, hace más de un año perdieron trágicamente a tres de sus seis hijos en un incidente en Sydney. Los niños fueron atropellados por un joven que conducía en estado de ebriedad y bajo el efecto de las drogas. Rotos por el dolor pero no vencidos, le ofrecieron a Samuel Davidson su perdón y oraron por él.

Hace aproximadamente un año del incidente de Sydney que sacudió al mundo

Sydney, domingo en la tarde. Era un caluroso primero de febrero de 2020 cuando un joven completamente borracho y bajo el efecto de la cocaína y otras drogas se estrella a toda velocidad con su furgoneta en una acera donde algunos niños, de 13 años para abajo, caminan para ir a comprar un helado.

Se trata de Samuel Davidson, el hombre, entonces con veintinueve años, que atropelló a siete niños, matando a cuatro en el acto e hiriendo a los otros tres, uno de los cuales con daños cerebrales permanentes.

Samuel sale ileso.

La sentencia para el loco del volante

Hace unos días la sentencia le impuso una pena de 21 años de prisión; en 2041 podrá disfrutar de la libertad condicional. Ni siquiera una sentencia de 100 años podría devolvernos a nuestros hijos, dice Danny, el padre.

Pero no es para confesar una sed de venganza insatisfecha; es la verdad del corazón de un padre desgarrado. Quién dice la verdad y la dirá hasta las últimas consecuencias.

El incidente sucedió alrededor de las 20h locales, en Bettington Road en Oatlands. El joven que lo ocasionó salió ileso, la policía de inmediato se apresuró a someterlo a un control de alcoholemia y se encontró con un nivel tres veces superior al límite legal.

Today.it

El recuerdo de esa terrible tarde no queda sin esperanza

Los niños fallecidos eran tres hermanos y una prima. Dos familias que quedaron destrozadas por el dolor; estaban juntas, en ese caluroso día de verano, para festejar un cumpleaños. Los padres de los tres hermanos que fueron atropellados junto a su prima son una pareja católica de origen libanés.

Danny y Leila Abdallah: una fe en dos

Danny y Leila Abdallah recuerdan el shock absoluto que sintieron esa tarde cuando recibieron la llamada que les anunciaba la tragedia; cuando llegaron al hospital, 4 sacerdotes se les acercaron para decirles que sus hijos y sobrina habían muerto. Acababan de dar permiso a tres de sus seis hijos para salir a comprar helados. El camino era corto y por la acera.

Un permiso razonable que se basa en la confianza igualmente razonable de que quienes viajan por la calle con vehículos de motor respetarán las reglas y que es bueno dejar cierta autonomía a los hijos a medida que crecen. Los padres lo hacemos, con una amplia sonrisa en el rostro para poder tapar ese velo de miedo que siempre llevamos encima: sabemos que sus vidas son valiosas y están expuestas a peligros. Sin embargo, tienes que hacerlo, eso bueno que sea así.

Vidas rotas, no perdidas

Pero la de Antony, 13 años, Angelina, 12 años y Sienna Abdallah, 9 años junto a su prima, Veronique Sakr de 11 años se cruzaron con la vida del joven Samuel; una vida mal gastada, capaz de llevarse a los demás sin otro motivo que el autodescuido, el abandono a sustancias capaces de alterar el sentido de la realidad y la percepción del peligro. Sin embargo, una vida a su vez digna de la redención de Cristo.

El dolor y el no aceptar la pérdida cayeron sobre estos padres, pero Danny y Leila son cristianos y saben que cada cosa, en Cristo, asume un sentido, por muy misterioso que sea. Se prepararon de alguna manera para una prueba muy grande, siempre han sabido que sin la fe de Cristo nada resistiría el impacto de la vida.

En una entrevista a EWTN recogida por CNA , esta pareja recuerda que todo en su vida, incluso cuando se conocieron, giraba alrededor de la fe. Desde el principio, se sintieron atraídos por la fe del otro. «La primera pregunta que Danny me hizo fue: ‘¿Rezas?’ Y esa fue la señal por parte de Dios», dice Leila.

Del mismo modo, Danny asegura que la fe de Leila era muy importante para él. «Siempre digo que la decisión más importante que tomas en tu vida es casarte, y se que una mujer que ama y teme a Dios estará contigo en los momentos más oscuros», dijo.

La realidad de un perdón humanamente imposible

Esta fe les permitió lograr algo humanamente inaceptable pero que en cambio es la única forma verdadera de liberad: perdonaron a Samuel y rezan por él.

Más tarde descubrieron más detalles sobre esa gran tragedia. Fue entonces cuando se enteraron de que un joven de 30 años bajo los efectos del alcohol, la cocaína y otras drogas había perdido el control de su automóvil, chocó contra la acera a gran velocidad y atropelló a los niños. Al llegar al hospital, cuatro sacerdotes fueron a encontrarse con Danny y Leila y les dieron la noticia: Antony (13), Angelina (12), Sienna (9) y su sobrina Veronique (11), no sobrevivieron. En ese momento «yo estaba gritando, diciendo ‘no, no, no están muertos’”, explica Leila.

Il Timone

Agrandar el corazon

El perdón es una actitud para la que se prepara con pequeños actos continuos, con un agrandamiento progresivo del corazón hasta el punto de hacerlo capaz de un perdón semejante al de Cristo; incluso en la cruz pide que quien lo torturó y ahora lo quiere muerto reciba el perdón del Padre.

Y, sin embargo, a pesar de su tremendo sufrimiento, los Abdallah nunca odiaron al conductor, que recientemente fue condenado a 21 años de cárcel. «Lo siento por él», dice Danny, y «rezo por él. El diablo lo usó como un títere».

Además, en una decisión que ha sacudido a los medios de comunicación australianos, Leila lo perdonó públicamente. «El perdón es algo que practicas, es algo que practicas toda la vida. Por lo que al final puedes llegar a perdonar a un nivel más amplio», explica. «Y tú no perdonas porque los demás merecen ser perdonados, sino porque mereces estar en paz», explica. Su fe les permitió hacerlo. «Si Jesús puede perdonarme, entonces, naturalmente, puedo perdonar al conductor. Si Jesús murió por mí en la cruz, entonces, obviamente, puedo rezar por ese conductor. Nuestro cristianismo, nuestra fe me hicieron perdonar», añade Leila.

(Religoinedlibertad)

Bonum diffusivum sui

Perdonaron tanto ellos como la familia de Veronique. Lo hicieron por su bien, por el bien de sus familias, por el bien de la comunidad y por la verdad que como cristianos creen fírmamente: amar hasta el don de sí, amar incluso a los enemigos.

Incluso sorprendieron al primer ministro del país; ver vivir profundamente las palabras de perdón que el mismo Jesús nos enseña en el Padrenuestro es chocante, incluso para los primeros cargos del Estado.

Ofrecer a los demás su misma esperanza

Seguramente no lograron que esta brasa ardiente de dolor por la pérdida de sus hijos se apagara, pero saben con certeza que no es sin propósito ni objeto. Tienen claro en la mente y el corazón que para sus tres hijos ya fallecidos como para los otros tres y ellos mismos, el único horizonte digno de ser considerado es la vida eterna, la verdadera vida: sin lágrimas, preocupaciones, luto.

Por eso, además de no haber sucumbido a la desesperación y la rabia y haber perdonado íntima y públicamente al verdugo de sus hijos, se dedican a ayudar a otros padres afectados por lutos similares.

Díganme ustedes si algo así no es de locos. O de verdaderos cristianos…

(…) desde su experiencia intentan ayudar a otras personas que sufren:  «recuerda que si Jesús llevó su cruz, nosotros debemos llevar la nuestra y seguirlo. Y en esta tierra mientras vivimos gocen cada momento, abracen fuerte a su familia, besen a sus hijos, no den nada por sentado, porque todo puede cambiar en un abrir y cerrar de ojos».

Ibidem

Tags:
accidenteasesinatocristianismoniñosperdon
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
SEPARATION,
Ks. Michał Lubowicki
Lista de causas de nulidad matrimonial (más habituales de lo que ...
2
Ks. Michał Lubowicki
Lista de impedimentos para casarte (hay más razones de las que cr...
3
Magdalene
Miguel Pastorino
La verdad sobre María Magdalena: ¿fue una prostituta?
4
MONICA ASTORGA
Esteban Pittaro
Una monja carmelita logró la casa propia para 12 personas trans
5
MEXICO
Jesús V. Picón
Quería ser sacerdote para demostrar que Dios no existía
6
WATER
Philip Kosloski
¿Por qué el sacerdote se lava las manos durante la misa?
7
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.