Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 26 octubre |
San Witta (Albino) de Bürberg
Aleteia logo
home iconEspiritualidad
line break icon

Nada sale mal si se hace con Dios

Antonio Guillem | Shutterstock

Carlos Padilla Esteban - publicado el 17/06/21

Es posible que hieras a los demás o que otros te hieran, pero está en tu mano convertir las dificultades en oportunidades para amar

La vida se juega en esos momentos en los que decido soñar y volar alto. Cuando las preocupaciones diarias dejan de ser un problema y se convierten en una oportunidad para vivir más a fondo.

Cuando aparto con delicadeza la tristeza que me acaricia para que no se enturbie mi ánimo y sonrío.

¿Por qué a veces mi mirada me hace ver ofensas donde no hay nada? ¿Por qué me comparo tanto con los demás si lo único que consigo con ello es sufrir yo más?

Abro un espacio en el cielo por el que puedan entrar la alegría, la luz de Dios y la esperanza en el ánimo.

No permito que la soledad empañe el corazón, porque sé que nunca estoy solo, Jesús va conmigo.

Depende de mí

Confío en que la vida se juega en mi actitud de cada día, de cada hora, cuando decido echarme la vida al hombro y comenzar a caminar.

Es ahora cuando elijo quién quiero ser y hasta dónde pretendo llegar con mi esfuerzo y la gracia de Dios.

Quizás fracase en el intento pero lo habré dejado todo en el camino, no me habré guardado nada y no habré escatimado esfuerzos.

Pasado, presente y futuro

Leía el otro día:

«Estamos convencidos de que el tiempo es infinito y lo derrochamos sin medida; olvidamos el pasado, descuidamos el presente y tememos mirar y afrontar el futuro, y así se pasa la vida, y de repente un día te das cuenta de que no tienes nada, ni tiempo, ni futuro, ni siquiera presente, tan sólo un pasado que ya no puedes cambiar».

Paloma Sánchez-Garnica, Mi recuerdo es más fuerte que tu olvido

No quiero vivir así, lamentando los días pasados, echando de menos el ayer dormido.

El hombre que no aprende de su pasado nunca será sabio. El que olvida lo ocurrido no aprenderá de sus errores.

Tengo que aceptar que no puedo cambiar lo que ya fue. Es pasado y por eso queda atrás.

Elegir con responsabilidad

Pero sé que sí puedo construir un futuro diferente.

«La única libertad está en poder elegir lo que quieres hacer, asumiendo siempre las consecuencias».

J. Kentenich, Lunes por la tarde,Tomo 2: Caminar con Dios a lo largo del día
WALK, CHOICE, DIRECTION

Elijo con libertad lo que quiero ser y cómo quiero vivirlo. Mi rostro, mi sonrisa, mis maneras. Las palabras educadas, la sinceridad en los labios, la tranquilidad para enfrentar la vida.

Elijo mis acciones haciéndome responsable de aquello por lo que opto, de aquello que descarto y dejo atrás.

Por eso no me ofusco cuando no resulta todo como yo quiero. Asumo la posibilidad de dejar escapar las oportunidades.

Y me levanto siempre de nuevo, sabiendo que el nuevo día es mío y yo soy su dueño.

Aprovechando el momento

No tengo un tiempo infinito ante mis ojos, todo es finito en esta vida. Todo está limitado por el tiempo que se escapa y los días pasarán rápidamente ante mis ojos.

Yo decido con qué hondura quiero vivir la vida. Puedo vegetar en la superficie de todo lo que me sucede. O puedo meditar en lo hondo de mi corazón cada acontecimiento que enfrento.

Siempre puedo decidir lo que voy a hacer con cada hora.

Aceptar las cosas como son

RAIN

Opto por una manera sencilla de enfrentar los contratiempos. Y vivo feliz y alegre en medio de las tormentas y turbulencias de este tiempo que encaro.

No tengo necesidad de que todo resulte como yo quiero. Tampoco me provoca ansiedad lo que aún desconozco.

Abrazo la vida como es, en toda su belleza, y descanso en su presencia que me invade.

Con la seguridad de que Dios me ama

Llevo dibujada en la piel la marca de los hijos más amados por Dios. Él me quiere y no me va a dejar nunca solo.

Yo quiero responderle con la misma moneda, con mi amor inmenso, aunque finito.

Por eso le hablo a Dios como a un amigo, alguien que va a mi lado al que no es necesario explicárselo todo para que me entienda. Decía el Padre Kentenich:

«¿Entienden qué significa orar de forma personal? Yo considero que a Dios le gusta más eso que si se reza una docena de rosarios.

Y tienen que grabárselo: si queremos pasar el día con Dios, tenemos que aprender a hablar personalmente con él.

Y cuanto más espontáneo y auténtico sea, tanto mejor. Cuanto más desafectado y natural, tanto mejor.

Es Dios mismo el que me inspira ese hablar en mi interior. No tengo que imitar cómo lo hace esta o aquella persona».

Juntos tal como somos

PREGHIERA

Así es como quiero caminar con Dios, de su mano, amando de forma personal, contándole de forma auténtica todo lo que hay en mi corazón.

No me escondo detrás de frases bonitas, de poesías llenas de hondura e imágenes.

Le hablo con palabras claras y sencillas y le cuento todo lo que me sucede. Lo que siento, lo que temo, lo que amo, lo que sueño.

Y Él me mira conmovido, me ama como soy y sonríe. Le gusta mi forma de hacer las cosas.

Con Él, todo va bien

Elijo a ese Dios tan grande que decidió hacerse niño para habitar en mis manos. Y sigo sus huellas aunque no entienda mucho.

Sólo sé que una actitud positiva y alegre lo cambia todo. Dejo la envidia atrás. Y hago que mi egoísmo se convierta en entrega. Dejo a un lado los miedos y me visto de valentía.

Y abrazo a Dios confiando que nunca va a salir mal nada de lo que emprenda a su lado.

Así es posible el perdón salvador

MOM HUGS SON,

Permanezco fiel a las personas que me han confiado. No dudo de ellas incluso cuando he sido traicionado.

Perdono las ofensas, porque guardar rencor me enferma y vuelve negra mi alma. Acepto los errores de los demás igual que asumo los míos.

Puedo herir sin quererlo y puedo ser herido, pero el perdón es lo que siempre me salva.

Tags:
amoresperanzaperdonpresente
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa cuenta que vio un milagro por intercesión de la Virgen de...
2
QUIÑONEZ
Pablo Cesio
Álex Quiñónez, una muerte cargada de violencia que vuelve a enlut...
3
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lectores en la misa
4
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
5
Aleteia Brasil
¡Cuidado con las oraciones de sanación y liberación!
6
newborn
Mathilde De Robien
15 nombres de niña cuyo significado conecta con Dios
7
EUCHARIST
Philip Kosloski
Esta hostia eucarística fue filmada sangrando y latiendo como un ...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.