Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 16 junio |
Santa María Micaela
home iconActualidad
line break icon

Cuando el “sueño americano” queda a 300 pasos

REYNOSA

@TheImmCoalition

Jaime Septién - publicado el 15/05/21

Kevin y su madre, junto con otras 400 personas (la mayoría mujeres y niños pequeños) viven, desde hace un par de meses en la plaza pública de la ciudad de Reynosa (Tamaulipas)

Como miles de centroamericanos, buscaron entrar a Estados Unidos. No pudieron. Fueron detenidos y deportados a México. Con lo que traían puesto.

El llamado Título 42, emitido en marzo de 2020 por los Centros de Control y Prevención de las Enfermedades (CDC) del país del norte –por la covid-19—justificó la medida.

Ahora, madre e hijo se encuentran varados en una de las ciudades más peligrosas de México, donde el secuestro y la violencia ejercida por los grupos de narcotraficantes imponen la ley. No hay muchos visos de que la situación cambie pronto.

REYNOSA

Nadie se hace cargo

Ni las autoridades mexicanas ni los consulados centroamericanos se hacen cargo de estas mujeres y niños que se encuentran viviendo en la plaza pública. Esperan una solución, una ayuda. ¿Regresar a Honduras, a El Salvador, a Guatemala? No está en sus planes.

La ONG Médicos sin Fronteras (MSF), a través de sus voceros en la frontera norte de México afirma que «(Los migrantes están) vulnerables al secuestro y la violencia y sin bienes básicos de primera necesidad como agua potable, refugio, así como servicios sociales o de salud».

El título 42 emitido por los CDC (para evitar la propagación del contagio de coronavirus en Estados Unidos) faculta a la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza a devolver a México a los migrantes que entren de forma irregular a este país, sin oportunidad de solicitar asilo o protección.

REYNOSA

Muy cerca del sueño

Miles de familias centroamericanas han tenido que abandonar sus hogares por desesperación. La pobreza, la sequía, los huracanes, las pandillas y la pandemia, aunada a la pandemia y a la corrupción política, se van a Estados Unidos como último recurso. Como única alternativa.

Muchos, como Kevin y su madre, no pasan. Se quedan a vivir por meses en este lado de la frontera. Ellos se encuentran en la Plaza de la República de Reynosa.

Desde ahí, caminando, llegan a la orilla del Río Bravo, el río que divide a Estados Unidos con el resto de los países al sur del continente.

Mientras algo pasa, los refugiados en México, que se cuentan por miles, tienen que comer, tener servicios de higiene, servicios de salud.

Son las ONG como MSF Fronteras las que velan por ellos. Tan solo en el campamento de Kevin y su madre proporcionan proporcionan cerca de 150 servicios médicos, psicológicos sociales y de promoción de la salud diarios.

REYNOSA

¿Qué sigue para estos migrantes?

Las deportaciones desde Estados Unidos no se han detenido. Cierto que hay quienes desisten de llegar al “sueño americano”, pero la mayoría intenta pasar una y otra vez. Las imágenes tomadas en el cruce del Río Bravo hacen patente la angustia de familias enteras, con niños pequeños, cruzando como pueden “al otro lado”.

En Reynosa, como en Matamoros, Nuevo Laredo, Piedras Negras, Ciudad Juárez, Mexicali, Tecate o Tijuana, la cantidad de personas deportadas sigue aumentando diariamente. Y los servicios con los que cuentan, disminuyen en la misma proporción.

Desde marzo de 2020, se han llevado a cabo aproximadamente 618.000 deportaciones bajo el Título 42 y solo en marzo de 2021, cerca de 104.000 personas fueron deportadas, según MSF.

Preguntas sin respuesta

La pregunta que el continente americano en su conjunto debería estarse haciendo es: ¿cómo evitar esta crisis humanitaria que se extiende a lo largo de los años y que parecería no tener solución?

Mientras la responden, si es que la responden, Kevin y su madre seguirán durmiendo al raso, en la Plaza de la República, a 300 pasos del Puente Internacional Reynosa (Tamaulipas)-Hidalgo (Texas).

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
PASSION OF THE CHRIST
Cerith Gardiner
7 pruebas y tribulaciones que Jim Caviezel enfrentó al interpreta...
2
Histórias com Valor
Después del coma, un niño asustó a su madre al decirle que conoci...
3
MIRACLE
Maria Paola Daud
Mateo se perdió en el mar… ¡y apareció en brazos de papá!
4
Ramón Antonio Pérez
María de San José y su ayuno total: “Durante diez años solo consu...
5
SAINT DOMINIC SAVIO
Philip Kosloski
¿Te preocupa tu adolescente rebelde? Aquí tienes a tu santo patró...
6
Lucía Chamat
Una curiosa foto de «Jesús» que conmueve a Colombia
7
SOS DESAPARECIDOS
Alvaro Real
Olivia, Anna y el mal: ¿Por qué? Nos queda llorar y rezar
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.