Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 01 agosto |
San Alfonso María de Ligorio
home iconEstilo de vida
line break icon

Superé la adicción gracias a la fe

NADZIEJA

KieferPix | Shutterstock

Orfa Astorga - publicado el 27/04/21

Testimonio anónimo de un hombre que sufría a causa de las disfunciones de su personalidad

Padecía una neurosis provocada por mi libido exacerbada. Solo recuperaba cierta paz cuando la vivencia del sufrimiento era tan profunda que lograba contenerme por un tiempo. Mas luego recaía sumergiéndome de nuevo en un angustioso ciclo.

Un día, un buen amigo alcohólico y yo, asistimos a una institución de ayuda a personas con adicciones. Los escuchamos hablar en primera persona y frente a un grupo acerca de cómo su vulnerabilidad los había invadido en su totalidad. Luego los asistentes recibieron orientación acerca de medicamentos para desintoxicación, de terapias psicológicas, disciplina, y de redes de apoyo de compañeros de infortunio.

Algo que me llamó la atención

Me llamo poderosamente la atención el que a aquellos seres depauperados se les propusiera apelar a las fuerzas del espíritu, como compañeras insustituibles en su lucha contra su mal.

Eso me recordó una voz, que, en mis escasos momentos de serenidad, susurraba en mi interior diciéndome: “Creo en ti… persevera”.

Solo que, entonces, no lograba distinguir si era solo un diálogo conmigo mismo o con un “alguien” como real y misteriosa presencia en mi interior… luego lo comprendería.

Cada vez estaba más consciente de que padecía disfunciones en mi personalidad que podían etiquetarse como complejos, baja autoestima, malos hábitos… Sumado a todo ello había en mí un incontrolable impulso por el placer, que me hundía en un aturdimiento y narcotización sexual.

Y fui comprendiendo, que mis complejidades y la proliferación de mi libido sexual, se alimentaban mutuamente forjando la angustia de mis angustias, y que, si no pedía ayuda, sería finalmente derrotado.

Luchar contra mi vergüenza para vencer la adicción

Por ello, venciendo mi vergüenza, volví a aquella institución y hablé delante de todos, siendo escuchado con respeto, para luego recibir la ayuda psicoemocional de experiencias compartidas.

Aun así, seguía con derrotas, más me levantaba para pedir perdón y recuperar la calma interior para poder escuchar la suave voz, con la que me comprometía a recomenzar una y otra vez.

Y se me fue dando autoconocimiento. Eso me proporcionaba cada vez más armas para luchar contra mi adicción. Era un proceso en el que, paradójicamente, era capaz de sentir cada vez más vergüenza sin desesperarme.

Sabía que le iba ganando terreno al mar.

Una terrible noticia acerca de mi amigo

Fue cuando me enteré de que aquel buen amigo, que padecía de alcoholismo, se había quitado la vida, dejando una nota en la que reconocía haber perdido familia, trabajo, amigos… y se había encontrado sin fuerzas.

Me contaron que lo había matado la desesperanza, pues se había confiado solo a los medios humanos. En ese momento, habiendo vivido en el filo de la navaja, yo comenzaba a creer en mí y en mi recuperación, porque escuchaba la voz de ese “alguien” que jamás me había abandonado.

Me descubrí pensando que un enfermo compulsivo como lo era yo le hubiera querido decir a mi amigo que siempre existe la posibilidad de encontrar cómo agradecer el don de la vida, y volver a empezar. Que, por encima de las negras nubes de la tormenta, seguía brillando el sol.

 Y que con humilde disposición podría escuchar en el silencio de su interior una voz diciéndole: «Creo en ti… persevera».

Mi amigo era un buen hombre, que, como yo, había sido tocado por la debilidad, y ahora rezo por él confiando en la infinita misericordia de Dios.

Paso a paso voy saliendo de la adicción

En mi nuevo presente voy conquistando nuevos espacios de paz y libertad interior, en una lucha conmigo mismo, en la que voy aprendiendo a vencer mis sentidos y a no perder la paz cuando las circunstancias externas imponen cierta dificultad.

A edificar mi templanza y fortaleza, sin confiar solo en mis propias fuerzas.

Con todo, sé que mi enfermedad estará siempre latente, y el demonio no descansa, pero he vuelto a mi fe, para escuchar siempre esa voz que en el silencio me habla, y que solo es posible escuchar con el espíritu en paz.

La voz de Alguien que cree en mí.

Consúltanos escribiendo a: consultorio@aleteia.org

Tags:
adiccion
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
KEVIN CORDON
Pablo Cesio
Kevin Cordón, el deportista que entrenó en el salón de una iglesi...
2
Redacción de Aleteia
Un sacerdote católico acompañó a Lady Di la madrugada de su muert...
3
HIDILYN DIAZ
Cerith Gardiner
Atleta filipina comparte con todo el mundo su Medalla Milagrosa t...
4
PRINCESS DIANA AND MOTHER TERESA
Mathilde De Robien
¿Sabías que la princesa Diana fue enterrada con un rosario?
5
PRO LIFE FLAG PROJECT
Zelda Caldwell
Recién adoptada la bandera internacional pro-vida
6
Esteban Pittaro
La última canción de Jairo a su esposa, fallecida tras 50 años de...
7
NORWAY
Dolors Massot
La selección de balonmano playa de Noruega ya no quiere usar biki...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.