Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 22 septiembre |
San Mateo
home iconEstilo de vida
line break icon

El secreto para superar la autocrítica insana

Michael Rennier - publicado el 08/03/21

Una mirada honrada hacia nosotros mismos es diferente a no amarnos a nosotros mismos como lo hace Dios

En algún lugar, escondida en el disco duro de mi computadora, hay una novela fallida que escribí hace unos 15 años. No me importaría mucho si se perdiera para siempre, pero sin embargo, lo sentiría como una pérdida tremenda. Sí, la escritura y la trama son terribles y no es una buena novela, pero es mi novela.

Escondida en su cajón digital acumulando polvo, su existencia es similar a sacar una navaja y grabar mi nombre en el tronco de un árbol para demostrar que estuve aquí. Viví. Escribí. Aunque me de vergüenza enseñarla.

Mi novela es la peor, pero la razón por la que la menciono es porque, cuando pienso en ella, siento una necesidad abrumadora de criticarme a mí mismo. ¿Cómo pude haber escrito eso? ¿Sé siquiera escribir? Si la gente supiera que existe, ¿volverían a leer mis ensayos?

Tuve que aceptar estas preguntas y ponerlas en perspectiva. Hay una delgada línea entre admitir honradamente que la novela no es muy buena y criticarme constantemente, lo que me lleva a una ansiedad y a dudas continuas.

La autocrítica es una parte necesaria del autoconocimiento y del conocimiento de nuestras limitaciones. Nadie quiere engañarse sobre lo que se le da bien y lo que no. Sin embargo, no es inusual que la autocrítica se vuelva vergonzante e hipercrítica. Nos paraliza. ¿Y si esa novela fallida hubiera iniciado un ciclo interminable de vergüenza que me convenciera de que nunca sería un escritor aceptable?

Cuando la crítica nos paraliza

Veo que la autocrítica se apodera de mis hijos. Llegan a creer una cierta idea sobre sí mismos, que son malos para las matemáticas o que no pueden tocar el piano, y eso los sabotea. Como padre, es frustrante porque sé que la idea que han llegado a creer sobre sí mismos es falsa. Lo veo con tanta claridad y, sin embargo, soy como ellos.

Muchos otros que conozco son de la misma manera, porque internalizamos narrativas críticas sobre nosotros mismos que distorsionan nuestra autocomprensión. Nos hemos dicho tantas veces «eres malo en esto», o «no puedes hacer aquello», que ahora lo creemos casi con fervor religioso. Es un proceso que solo puede terminar en parálisis. Si no se puede hacer nada bien, es mejor no intentar nada en absoluto.

Eso es exactamente lo que la autocrítica descontrolada nos motiva a lograr: nada en absoluto. La verdadera vergüenza es que el guión constante que se desarrolla en nuestras mentes y que señala todas nuestras deficiencias y defectos es poco imaginativo. Asume la peor interpretación posible de un mundo en el que nada funciona del todo, cada partida de ajedrez termina en tablas, cada esfuerzo es un vergonzoso fracaso. No queda emoción, ni sueños ni ambiciones. Es aburrido.

También es seguro. Curiosamente, creo que es por eso que nos volvemos adictos a la autocrítica. A veces es casi placentero. Nos hace sufrir, pero también nos protege de la desilusión. La autocrítica es limitante, pero cómoda. Casi me pregunto si tenemos miedo, miedo de luchar, miedo de celebrar nuestras victorias.


SELF ESTEEM

Te puede interesar:
Claves para vivir con autoestima

Misericordia con uno mismo

Recuerdo la primera vez que escribí un ensayo y se lo envié a un editor. Estaba convencido de que el editor leería la primera línea, se reiría y la borraría. Ese sería el comienzo y el final de mi carrera como escritor. Pero armé mis nervios y me arriesgué a fracasar. Y sí, querido lector, fracasé. Ese ensayo no se publicó.

Luego escribí otro y se publicó. He publicado ya cientos de ensayos, pero cada vez que hago clic en el botón enviar en mi correo electrónico para enviar uno a un editor, estoy convencido de que será rechazado por completo. O que los lectores se reirán de mí. O que obtendré comentarios desagradables en respuesta.

Esas cosas a veces suceden, pero lo que he aprendido es que la mayor parte de la reacción negativa anticipada está en mi cabeza, y los editores y lectores son indefectiblemente generosos y amables.

Esta bondad me ha revelado el secreto para superar la autocrítica adictiva y malsana. El secreto es pensar en mí mismo de la forma en que otras personas piensan en mí. Por alguna razón, somos más duros con nosotros mismos que con otras personas. Cuidamos a otras personas mejor de lo que nos cuidamos a nosotros mismos. Estamos más inclinados a extender la misericordia y el perdón a los demás.

Es un error negarse a tener piedad. No, no eres perfecto. Yo tampoco. Sé misericordioso de todos modos. Sé compasivo. Si es todo lo que puedes hacer, oblígate a saber que hay personas que te aman mucho y un Dios que te ama mucho. ¿Quiénes somos para decirle a Dios que está equivocado? ¿Quiénes somos para decirles a todos los que nos quieren que, no, de hecho, no tenemos talento y que están todos equivocados?

Así que sé misericordioso contigo mismo y acepta tanto la victoria como la derrota. La autocrítica constante nos frena. Es hora de que lo dejemos atrás y saltemos a la vida con entusiasmo. Tal vez algún día sea lo suficientemente valiente como para escribir una nueva novela.

Tags:
autoestimaautoimagencomprensiónmiedovirtud
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
JIM CAVIEZEL
J.P. Mauro
El impactante tributo de Jim Caviezel a la Virgen María
2
Gelsomino del Guercio
Los asombrosos diálogos entre el diablo y un exorcista del Vatica...
3
HERALDOS
I.Media
La Santa Sede intenta cerrar las escuelas de los Heraldos del Eva...
4
PAURA FOBIA
Cecilia Pigg
La oración corta que puede cambiar un día estresante
5
DEVIL,THUMBS UP
Marcello Stanzione
Así avanza la propaganda satanista en internet
6
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
7
EUCHARIST
Philip Kosloski
Esta hostia eucarística fue filmada sangrando y latiendo como un ...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.