Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 07 diciembre |
San Ambrosio
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

¿Las normas morales sirven igual en pandemia o cambian?

vectorlab2D | Shutterstock

Carlos Padilla Esteban - publicado el 23/04/21

En los momentos difíciles me confronto con el mandamiento universal al que me aferro y veo que no logro estar a la altura: ahí está la gran oportunidad

Es muy fácil hacer generalizaciones, sacar teorías, deducir principios con valor universal.

Intento aferrarme a universalizaciones que me den seguridad. Quiero que me digan lo que vale siempre, lo que se impone en toda circunstancia sin importar quién está detrás, sin que valga lo que estoy viviendo.

Escucho algo y aplico la norma general, lo que siempre está detrás de la palabra que escucho.

Condeno y juzgo sin importarme las circunstancias atenuantes, ni valorar lo que se esconde en cada caso particular.

Es como si me asustara lo subjetivo, lo que está sujeto a la interpretación de las personas.

Tal vez por eso me gusta más ese mandamiento absoluto, sin excepciones, en el que me siento protegido.

Detrás de la regla universal se me escapan los detalles, pero no importa.

Ante la incertidumbre que rodea esta vida mortal lo universal es un paraguas que me protege en la tormenta.

Jesús no generaliza

WOMAN

Pero luego me detengo ante Jesús. Y veo que Él actúa a través de las circunstancias, trata a las personas de forma diferente dependiendo de su historia y procedencia.

Jesús se detiene al lado de cada uno tratando de responder a lo que sufre, calmar su sed concreta y original, secar su llanto único y lleno de dolor.

Jesús no pasa por alto las circunstancias, por muy diversas que estas sean. No generaliza, no juzga a todos por igual.

Jesús condena al pecado y salva al pecador. Y en la precariedad del hombre herido tiene una respuesta para cada uno.

Veo entonces que Jesús viene a mi vida en todas mis circunstancias. Salvando todas las barreras y sin sacarme normas generales a ver si yo las cumplo.

Él no aplica conmigo normas universales. No se queda en lo que debería ser, así, llanamente.

Mira mi corazón como es en toda su hondura y no lo condena. Sabe de dónde proceden mis lágrimas y no me rechaza cuando he caído porque Él es capaz de sacar vida incluso de mi pecado.

El mal como oportunidad

Dios me está llamando a través de los signos concretos de mi vida. A través de mi historia de salvación.

A través de mi debilidad que se impone y no me deja alcanzar la norma objetiva y absoluta que pretende regir mi vida.

Me mira conmovido y ante mi miseria reconocida y asumida sólo me puede mirar con infinita misericordia.

De la misma forma Jesús me permite ver en la pandemia que ahora sufro una oportunidad, no sólo una desgracia y un mal para los hombres.

Este tiempo convulso me revela la fragilidad que vivo. Descubro cosas que estaban ahí y no veía. Esta pandemia ha puesto una lente de aumento sobre mi propia vida.

Ahora veo esas fragilidades mías que antes podían pasar desapercibidas pero que ahora duelen con fuerza.

Me confronto con el mandamiento universal al que me aferro y me veo indigno. No logro estar a la altura de lo que espero de mí, o los demás esperan.

Y compruebo que mi carne herida puede llegar a dañar a otros, a los próximos, a los que amo.

Mi pequeño defecto se ha convertido en pecado grave, en falta de caridad.

En tiempos difíciles, menos seguridades

Ya no generalizo conmigo, ni con mi prójimo. No me fío tanto de lo que escucho, de las palabras con las que condenan a otros. Guardo mi condena, no la expreso.

Antes que condenar, perdono. Antes que juzgar, paso por alto. Antes que interpretar, miro la realidad buscando la verdad, sin fiarme de lo que parece.

En medio de esta tormenta no me voy a los extremos. No pretendo tener seguridades en tiempos tan movidos.

Cuando todo se tambalea no pretendo asirme a normas generales que me den seguridad.

Iglesia hogar

MIŁOŚĆ

La Iglesia en la que creo no busca juzgar y condenar continuamente lo que hace el hombre. Decía el padre José Kentenich:

«La Iglesia toma conciencia de que ella debe ser el principio de vida, el alma del mundo de hoy, de este mundo hostil a la Iglesia, hostil a Dios, de este mundo que huye de la Iglesia y huye de Dios. Por eso ella no debe ser una reliquia de concepciones antiquísimas, sino una realidad viva«

Es una realidad viva que se convierte en lugar de descanso para el hombre, en hogar, en tierra fértil en la que echar raíces.

Creo en esa Iglesia que mira al hombre como Jesús, con misericordia. No lo condena con juicio rápido. No pone por delante la norma que tiene que cumplir.

Creo en una Iglesia que es fuente de vida, donde todos encuentran su lugar y saben que allí pueden calmar la sed y beber hasta apaciguar todos los miedos.

Me gusta esta Iglesia donde no están los puros e intachables, sino los que han sufrido en el camino de la vida y están heridos.

Han visto la hondura de su pecado y han acariciado la mano misericordiosa de Jesús en su alma. Creo en ese camino de vida que me muestra Dios para salvarme.

Tags:
dificultadleymisericordiamoralpandemia
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.