Aleteia logoAleteia logoAleteia
miércoles 08 diciembre |
La Inmaculada Concepción
Aleteia logo
Música
separateurCreated with Sketch.

Los instrumentos musicales de la Biblia: platillos (5/7)

Philip Bird LRPS CPAGB / Shutterstock

Philippe-Emmanuel Krautter - publicado el 09/04/21

Los címbalos o platillos, unos instrumentos musicales que aún se usa en nuestros días, se mencionan en varias ocasiones a lo largo de la Biblia. Sin embargo, los nombres empleados para designarlos son múltiples y abarcan en realidad en el relato bíblico dos instrumentos distintos

Una diversidad de instrumentos. El salmo 150 describe los platillos en estos términos de alabanza llena de júbilo: “¡Alábenlo con platillos sonoros, alábenlo con platillos vibrantes!”. Los platillos o címbalos ocupan un lugar privilegiado por su sonoridad en el concierto bíblico. Este mismo salmo subraya también que hay dos tipos de platillos en tiempos bíblicos denominados con dos términos hebreos diferentes: Tseltselim y Metsillayim.

Los primeros se hacían la mayoría de las veces de metal, sobre todo de bronce, o incluso de madera, y tenían un lugar privilegiado en la liturgia. El címbalo, de la familia de los instrumentos de percusión, se componía de dos discos cóncavos que se entrechocaban con ambas manos mientras se sostenían cada uno por sendos asideros de cuero. Según ciertos mosaicos romanos antiguos, parece que su tamaño podía ser más pequeño que el de nuestros platillos actuales, de 3 a 12 cm. Con este pequeño tamaño se llaman crótalos y, a pesar de todo, tenían una gran sonoridad.

Los otros címbalos, diseñados como para los dedos, se acercaban más a nuestras actuales castañuelas. Se componían también de dos pequeñas conchas de metal o madera que se sostenían con una sola mano y se chocaban entre sí empleando los dedos y produciendo un sonido más agudo.

Un instrumento de alabanza y de alegría

Los címbalos percutidos con ambas manos producían sin duda un sonido mucho más rotundo y potente que los distinguía de las castañuelas más pequeñas. El segundo libro de Samuel da una idea de la fuerte impresión que debía producir este cortejo musical en el que los címbalos o platillos ocupaban un lugar prominente: “David y toda la casa de Israel hacían grandes festejos en honor del Señor, cantando al son de cítaras, arpas, tamboriles, címbalos y platillos” (2 Sam 6, 5). Por su impresionante potencia, los címbalos estuvieron desde entonces muy presentes en las liturgias, donde su fuerza sonora era sinónimo del fervor e intensidad de la oración y de las alabanzas.

Un testimonio arqueológico

Rara vez los instrumentos de la época de la Biblia han sobrevivido hasta nuestros días. Sin embargo, unos pequeños címbalos, próximos a nuestras castañuelas, se descubrieron en tumbas del antiguo Egipto. Sin embargo, cabe señalar en particular el descubrimiento de un conjunto excepcional de dos címbalos extraídos en una cavidad cerca de Jerusalén que ofrece rica información sobre sus detalles. En efecto, cada uno se componía de un disco plano de bronce con un centro bombeado y perforado por donde pasar un asa o correa. Estos raros y preciosos testimonios, que probablemente se remontan a la época del rey David, revelan el papel esencial que desempeñaban los címbalos en el abanico de instrumentos musicales.

Tags:
arqueologiabibliaculturamúsica
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.