Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 14 mayo |
San Matías
home iconEstilo de vida
line break icon

No sabía que era imposible así que lo hizo

formules mathématiques sur un tableau

© ChristianChan - shutterstock

Pierre d’Elbée - publicado el 19/01/21

Nadie está obligado a cosas imposibles, es cierto. Pero ¿acaso la ignorancia de la dificultad de una tarea no ha hecho que algunos inventores lograran mover montañas?

La historia empieza mal. Estamos en 1939 en la Universidad de Berkeley en California. George llega veinte minutos tarde a su clase de estadística. Su profesor, Jerzy Neyman, ya había escrito dos problemas en la pizarra y había comenzado su exposición. Avergonzado, el tardón ocupa un lugar en el anfiteatro tan discretamente como puede, copia los ejercicios en su cuaderno y escucha atentamente la continuación de la clase. Al regresar a casa, echa mano a los ejercicios, que encuentra “un poco más difíciles de lo habitual”. Varios días más tarde, el doctorando entrega por fin la copia de la tarea al profesor disculpándose por el retraso. Jerzy Neyman lo guarda en su maletín sin prestarle atención. Luego, sin novedades. George espera los resultados de su trabajo con cierta inquietud.

Seis semanas después, recibe la visita de su profesor, muy emocionado: los “ejercicios” para los que había encontrado solución eran en realidad dos famosos problemas de estadística que aún no habían sido resueltos. Como había llegado tarde, George no había entendido que si Jerzy Neyman los había escrito en la pizarra al comienzo de la clase era para presentarlos a los estudiantes como un reto. Sin embargo, las soluciones que encontró George en tan poco tiempo eran tan elegantes que su profesor consiguió que una de ellas se publicara en una prestigiosa revista de matemáticas.

«“Si hubiera sabido que los problemas no eran deberes, sino dos famosos problemas sin resolver en estadística, probablemente nunca habría pensado en positivo”.»

Lo más notable de esta historia es esta confesión de George Dantzig años más tarde, cuando ya se había convertido en un matemático reputado: “Si hubiera sabido que los problemas no eran deberes, sino dos famosos problemas sin resolver en estadística, probablemente nunca habría pensado en positivo, me habría desanimado y nunca los habría resuelto”. Una forma de comprender mejor la famosa frase de Mark Twain: “No sabían que era imposible, así que lo hicieron”. Esta historia nos hace preguntarnos sobre el origen de ciertos éxitos. ¿El proceso que permitió a George resolver sus problemas es absolutamente particular o tiene un alcance más universal? Está claro que George Dantzig ya era un estudiante excepcional. Sin embargo, parece útil revisar una de las condiciones que le permitieron este sorprendente resultado.

«Por fortuna, los mayores empresarios no conocían las dificultades que debían atravesar antes de llegar a su objetivo.»

Todo es parte de un malentendido, de un error de interpretación. ¿Dónde está el origen de una inteligencia superior? George no tenía ningún prejuicio sobre la dificultad de los ejercicios. Su perspectiva es nueva y “positiva”, como él mismo dijo. Primera paradoja, que nos instruye sobre la parte que ocupa la ignorancia en el origen de nuestras proezas: por fortuna, los mayores empresarios no conocían las dificultades que debían atravesar antes de llegar a su objetivo. La ignorancia no tiene que ver con la competencia, sino con lo que está en juego: para trabajar serena y eficazmente, George necesitó de ese malentendido.

Enero de 2021. ¿Y si, ante este nuevo año, estuviéramos, igual que George, ante un ejercicio “un poco más difícil de lo habitual”? Los más realistas ven claro que las consecuencias socioeconómicas de la pandemia nos superan ampliamente. Nos queda imitar la actitud positiva de George para lograr sacar lo mejor de la situación, con libertad y sin prejuicios, sin temer que sea imposible, sino con la convicción íntima de que la victoria está al alcance de la mano.


SADNESS

Te puede interesar:
¿Cómo transformar las frustraciones en momentos de superación personal?

Tags:
cienciacoronavirusesperanzalibertadmatemáticasuperación
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Lucía Chamat
Una curiosa foto de «Jesús» que conmueve a Colombia
2
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
3
Philip Kosloski
5 revelaciones sorprendentes del «tercer secreto» de Fátima
4
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa cuenta que vio un milagro por intercesión de la Virgen de...
5
POPE FRANCIS
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa instituyó el ministerio del catequista en la Iglesia
6
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
7
Ramón Antonio Pérez
María de San José y su ayuno total: “Durante diez años solo consu...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.