Aleteia logoAleteia logoAleteia
jueves 02 diciembre |
Beato Carlos de Foucauld
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

La regla del 80/20 para evitar los reproches en pareja

KŁÓTNIA

Africa Studio | Shutterstock

Edifa - publicado el 09/10/20

Las pequeñas disputas ordinarias pueden poner en peligro a la pareja. La clave es expresar las emociones con moderación.

“Mi marido me dice que siempre le hago reproches y que ya no lo aguanta más”, confiesa Éva. “Pero están justificados”, prosigue, “porque me parece que él se deja ir”. Chloé, por su parte, sufre los reproches de su esposo –“¡me grita!” – y no sabe qué actitud tener, entre la culpabilidad de lastimar y la tristeza de decepcionar. Sentimientos a los que se suma el de no ser reconocida como persona amable.

Estos pequeños rifirrafes ordinarios, entre los que se pueden encontrar los reproches continuados, minan la relación y pueden llegar a etiquetar, precipitadamente, al agresor/a como “perverso narcisista” y, por tanto, al agredido/a como “la” víctima. Esta fórmula en forma de condena podría evitar vislumbrar nuestra parte de responsabilidad por haber aceptado esos comportamientos. Sin embargo, es importante recordar la regla del 80/20 aplicada a la comunicación. Es decir, un umbral mínimo de cuatro intervenciones positivas para pronunciar una intervención negativa.

Un camino de ternura y de humildad

¿Son inevitables los reproches en la pareja? ¿Cómo salir de esas espirales mortíferas en las que nadie encuentra, evidentemente, su espacio de bienestar conyugal? El descubrimiento del otro, diferente de la imagen que teníamos de él o ella, provoca un cierto número de sentimientos mezclados y a menudo negativos: ira por haber sido “engañado/a” o por haberse equivocado, exasperación por que las cosas no vayan como se querría, pero también decepción, con el otro y con uno mismo, por no lograr adaptarse a esas diferencias que surgen.

Sin embargo, es precisamente la aceptación de esta realidad donde está el desafío de la vida de pareja. Sí, mi cónyuge es diferente, aunque compartamos una serie de valores que nos resultan fundamentales. ¡No me he casado con mi clon, por fortuna! Y va a ser necesario que nos adaptemos el uno al otro, que tengamos en cuenta nuestras formas de funcionar (¡y esto en todos los ámbitos!), para construir ese “nosotros” que caracterice a la pareja. Detrás de los reproches se despliegan generalmente cuestiones de poder: «sé lo que nos conviene, quiero controlar la situación».

Para evitar estancarse en relaciones destructivas, la idea clave es expresar las emociones con moderación. Hablar de “yo” y no de “tú”. Poner límites, serenamente, a la violencia expresada. Y si los comportamientos no consiguen mejorar, será útil que la pareja recurra a un tercero, neutral, para que les ayude a dar con lo que se oculta tras esas pequeñas peleas ordinarias.

“Señor, haz de mi un instrumento de tu paz. (…) Que allá donde hay discordia, yo ponga la unión”, nos propone san Francisco. Un camino de ternura y de humildad.

Marie-Noël Florant


MARRIAGE TROUBLE

Te puede interesar:
Cómo ayuda un mediador familiar a una pareja en crisis

Tags:
comunicacioncrisismatrimoniopareja
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.