Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 02 diciembre |
San Habacuc
home iconEstilo de vida
line break icon

Tips para vivir duelos emocionales y sanar relaciones

Cecilia Zinicola - publicado el 07/08/20

Algunas de nuestras relaciones han cambiado en la pandemia, te ayudamos a adaptarte

La pandemia ha cambiado mucho nuestra interacción con el mundo físico al pasar más tiempo en casa, dejar de frecuentar ciertos lugares e incluso quitar otros de nuestra vida de manera casi definitiva.

Hemos tenido oportunidad no solo de cambiar nuestros espacios al movernos, sino de hacerle modificaciones.

Muchos hemos aprovechado a ordenar nuestras casas, mover cosas de lugar y desprendernos o quitar otras que no íbamos a ocupar más.

El proceso de la pandemia también ha impactado de un modo similar en el mundo emocional influenciando nuestras relaciones y generando cambios.

Nos ha permitido poder darnos cuenta de quiénes son los que están siempre y en quiénes confiamos. Han aparecido personas que han sido una gran compañía, otras que ahora están de otro modo o se han alejado.


FACETIME

Te puede interesar:
Cómo mantener fuertes las amistades en el confinamiento (¡y por qué deberías hacerlo!)

La pandemia está generando muchos duelos emocionales, pero al mismo tiempo está permitiendo hacer una suerte de limpieza en los vínculos que nos ayuda a ser más reales: darnos cuenta que tal vez uno quiere más que el otro, que tenemos que despedirnos para poder avanzar, soltar relaciones afectivas que no son tan saludables y crear otras nuevas.

Nos ha permitido visualizar en qué espacios se encuentran nuestros vínculos dentro de una nueva dinámica social y en cierto sentido, aceptar que algunos se han ido o ya no están con nosotros como antes.

Ante este tipo de pérdida emocional que no es fácil y puede ser muy dolorosa, se requiere vivir un proceso de sanación en el que aprendamos a relacionarnos de nuevo dejando de lado falsas expectativas y rescatando lo aprendido.

Aprender a relacionarnos con las personas desde otro lugar

EMBARRASSING
Shutterstock | Giulio_Fornasar

El que alguna vez ha perdido su móvil, sabe lo que se siente al perder los contactos. Todos estaban allí. Es posible que se puedan recuperar, pero lo más probable es que a la semana los que hayan regresado sean los más importantes.

Algunos vendrán más tarde y otros se irán para siempre o habrán cumplido una “misión” en un momento determinado.

Cuando comenzaron los tiempos de confinamiento las personas comenzaron a reubicarse.

Muchos se movieron para encontrarse con sus seres queridos y permanecer con ellos, mientras que otros tuvieron que marcharse o separarse y aún siguen sin verse.

Perder contactos pueden hacernos sentir decepción, tristeza o nostalgia.

Un primer paso de sanación es poder identificar cuáles son hoy nuestros vínculos más importantes, estando lejos o cerca, y visualizar cómo estamos gestionando los cambios en nuestras relaciones con ellos para aprender a interactuar desde el lugar que nos toca.




Te puede interesar:
El coronavirus separó a su familia pero la oración por Skype pudo más

Evitar juicios o falsas expectativas

Hoy no podemos solo guiarnos por nuestros juicios sabiendo que el contacto con los demás se ha convertido en un desafío para muchos.

Respetuosamente debemos aceptar una situación que no es la habitual y en la que al final la gente hace lo que puede para afrontar los cambios en sus vidas con la poca información disponible.

Mirar con recelo por actuar de manera diferente, es algo negativo. Cuando asumimos que sabemos lo que le está sucediendo al otro, no solo mostramos una falta de empatía sino también de humildad al pensar que sabemos lo que es mejor para todos.

El juzgar nos pone en una posición de decisión sobre los demás cerrando el corazón.




Te puede interesar:
¿Por qué me resulta tan difícil no juzgar a los demás?

Para poder sanar los vínculos es necesario comprender que en el modo de interactuar «hacer lo correcto» puede ser algo diferente según las percepciones de la realidad o situaciones particulares, incluyendo qué y cómo pensamos, cómo vemos nuestro mundo y cómo percibimos los peligros.

Es sano reubicar a las personas donde las expectativas sean más adecuadas y nuestra forma de relacionarnos con ellos sea sin esperar conductas que no se van a dar.

Las personas tienen diferentes valores y percepciones y «hacer lo correcto» se ve completamente diferente en un contexto tan cambiante como en el que estamos.

Poner gratitud en el vínculo y rescatar lo aprendido

LOOKING AT HOLIDAY PHOTOS
Vadim Georgiev | Shutterstock

Intenta poner gratitud en los vínculos que generen dolor y rescatar lo aprendido en ese momento. Recuerda que tal vez esa persona, sea porque no quiere o porque no puede, porque ha pasado a otra etapa, porque necesita algo más incluyendo tiempo, en este momento no está en el modo que estaba antes.

Presta atención activamente y observa las cosas positivas. Muchos de nosotros tenemos una tendencia natural a estar «alerta» para señalar sólo los signos negativos que nos rodean.

Pero es mucho más beneficioso fortalecer el recuerdo de un vínculo que ha sido amoroso destacando y conservando lo bueno en él.


Polaroid Pictures

Te puede interesar:
Recordar me lleva a Dios

Cuando elegimos volvernos conscientes en el momento presente, aumentamos las posibilidades de notar lo positivo, experimentar sentimientos de aprecio y de gratitud que nos motivarán a valorar a esas personas que han sido parte de nuestra vida y a tratarlas bien aunque sea con un pensamiento, una oración o una anécdota.

Tags:
amistadcoronavirusduelo
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
COVID
Rodrigo Houdin
COVID-19: Murió aferrado a su rosario y con u...
WEB2-IRAN-CAPTURE
Zoe Romanovsky
Cineasta de 20 años gana premio por la podero...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.