Aleteia

El oxígeno llega a Arequipa de la mano de “Respira Perú”

RESPIRAPERU
respiraperu.com.pe
Comparte

La campaña impulsada por la Conferencia Episcopal Peruana, la Universidad San Ignacio de Loyola y la Sociedad de Industrias comienza a salvar vidas en medio de la pandemia del coronavirus que golpea de manera especial a América Latina

La misión era que ningún peruano volviera a morir por falta de oxígeno debido a la crisis del coronavirus. Y ahora, en Arequipa, región peruana muy castigada por este aspecto, la campaña «Respira Perú» comienza a tener efectos a través de la entrega de una planta de oxígeno y la financiación de la compra de otra en Yurimaguas.

En ese sentido, en las últimas horas se anunció, desde la Iglesia en Perú, que «se ha iniciado la adquisición de equipamiento médico y de emergencia que ayude a atender la grave situación que se vive en muchas zonas de Perú».

«Hoy podemos confirmar la adquisición de una planta de oxígeno de 60 metros cúbicos, que llegará al puerto del Callao desde China el próximo 11 de agosto y cuyo destino final será el Hospital Carlos Seguín Escobedo – EsSalud, en la ciudad de Arequipa. Esta planta se entregará en la modalidad de cesión de uso mientras dure la emergencia en esta región, luego podrá desplazarse a otra zona del país que lo requiera», se informa.

Por otro lado, también se informó que esta planta tendrá una capacidad de producción de oxígeno de 124 balones de 10 metros cúbicos al día y que además del uso para pacientes del hospital también se podrá abastecer a zonas alejadas de Arequipa e inclusive a Tacna y Moquegua.

 

 

Resplado a Yurimaguas

También habrá un apoyo financiero para el Vicariato Apostólico de Yurimaguas a través del cual se logrará comprar de manera conjunta una planta de oxígeno de 15 metros cúbicos, se agrega.

“Asimismo, Respira Perú confirmó la adquisición 960 respiradores de un solo uso a una empresa de los Estados Unidos que serán destinados a los centros de salud del país, los cuales llegarán en los próximos siete días al Perú. Se han comprado también 880 balones de oxígeno de 10 metros cúbicos a proveedores de China y el Perú, cuyo uso coordinará la Conferencia Episcopal con los lugares en donde se necesiten con urgencia”, se agrega.

De esta manera, el compromiso para llenar de oxígeno a Perú sigue intacto y de alguna manera también honra a los «mártires» de la pandemia, como se los mencionó en el Te Deum del 28 de julio, personas como Mario Romero, «El Ángel del Oxígeno«, que murió con coronavirus, pero luchando para que la gente pudiera adquirir lo necesario para respirar a un precio justo.

 

 

 

 

 

 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.